El Ejér­ci­to bra­si­le­ño anun­cia mano du­ra con las fa­ve­las de Río

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El Ejér­ci­to bra­si­le­ño ya sa­be có­mo va a so­bre­vi­vir en las aguas in­cier­tas en las que le zam­bu­lló el Go­bierno el pa­sa­do vier­nes, cuan­do to­mó la de­ci­sión iné­di­ta de en­tre­gar­le el con­trol de la se­gu­ri­dad de Río de Janeiro. Se­gún lo que se va co­no­cien­do de la es­tra­te­gia, es­ta de­li­ca­da ope­ra­ción obe­de­ce­rá a un so­lo prin­ci­pio: con­tem­plar las me­no­res du­das po­si­bles. El mi­nis­tro de De­fen­sa, Raul Jung- mann, ha anun­cia­do que es­tá pre­pa­ran­do ór­de­nes de re­gis­tro pa­ra ba­rrios en­te­ros. Con es­tos pa­pe­les los mi­li­ta­res son libres de en­trar en cual­quier ca­sa del dis­tri­to en cues­tión —por ejem­plo, la pro­ble­má­ti­ca fa­ve­la de Ro­cin­ha, que tie­ne 70.000 ha­bi­tan­tes—, con o sin sos­pe­chas de que se ha­ya co­me­ti­do al­gún de­li­to. La in­ti­mi­dad de los ve­ci­nos pa­sa­rá a de­pen­der de la opi­nión de ca­da agen­te.

El anun­cio ha es­can­da­li­za­do a quie­nes ya tenían sus du­das so­bre la in­ter­ven­ción del Go­bierno. En un país que so­lo se li­bró de la dic­ta­du­ra mi­li­tar más re­cien­te en 1988, ce­der aun­que sea un ápi­ce de po­der a las tro­pas pa­re­ce un pa­so con di­fí­cil mar­cha atrás. “Es una de las vio­la­cio­nes más gra­ves de de­re­chos ci­vi­les que Bra­sil en­fren­ta desde la dic­ta­du­ra”, pro­tes­tó en Twit­ter la ex­pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff. De po­co ser­vi­rá la que­ja. El de­cre­to que el pre­si­den- te, Mi­chel Te­mer, fir­mó el vier­nes fue ra­ti­fi­ca­do el lu­nes por el Con­gre­so, con unos aplas­tan­tes 340 vo­tos a fa­vor y 72 en con­tra. Aho­ra so­lo que­da el vis­to bueno en el Se­na­do, don­de po­cos es­pe­ran lle­var­se una sor­pre­sa.

Pe­ro si la hu­bie­se, o si se com­pli­ca­se la ba­ta­lla le­gal que la opo­si­ción le pro­me­te al Go­bierno con ca­da de­ta­lle de este tema, no se­rían ma­las no­ti­cias pa­ra Te­mer. Al pre­si­den­te no le vie­ne na­da mal que la aten­ción y la in­dig­na­ción del pú­bli­co es­tén cen­tra­das en Río de Janeiro y no en sus ma­ni­fies­tas di­fi­cul­ta­des pa­ra que las Cá­ma­ras aprue­ben su pro­yec­to es­tre­lla, la im­po­pu­lar reforma de las pen­sio­nes. El Go­bierno te­nía que so­me­ter es­ta en­mien­da cons­ti­tu­cio­nal a una enési­ma vo­ta­ción en el Con­gre­so ayer: era vox po­pu- li que, una vez más, no ha­bía con­se­gui­do apo­yos su­fi­cien­tes. Y la Cons­ti­tu­ción prohí­be que se vo­ten en­mien­das mien­tras es­té ocu­rrien­do una in­ter­ven­ción co­mo la que el Go­bierno fir­mó, muy con­ve­nien­te­men­te en opi­nión de mu­chos ana­lis­tas po­lí­ti­cos, la se­ma­na pa­sa­da. Tí­mi­da­men­te, Te­mer ha pro­pues­to sus­pen­der la in­ter­ven­ción un día, que no ha de­ter­mi­na­do, pa­ra vo­tar la reforma.

En las ca­lles de Río, mu­chos se pre­pa­ran pa­ra lo peor. Los ve­ci­nos de Ro­cin­ha re­cuer­dan que las Fuer­zas Ar­ma­das ya se hi­cie­ron con el con­trol de la fa­ve­la du­ran­te una trau­má­ti­ca tem­po­ra­da. Cuan­do vol­vió la po­li­cía, lo hi­zo con tan­ta agre­si­vi­dad que los ve­ci­nos pre­sen­ta­ron 35 que­jas de abu­sos e irre­gu­la­ri­da­des por par­te de los agen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.