Arantxa Sán­chez Vi­ca­rio bus­ca re­fu­gio en su fa­mi­lia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Mul­ta des­de 2009

Pa­ra Arantxa Sán­chez Vi­ca­rio, Mia­mi ha pa­sa­do de ser un pa­raí­so, una vía de es­ca­pe a su guerra fa­mi­liar y a su ex­po­si­ción pú­bli­ca en Es­pa­ña, a con­ver­tir­se en un mal sue­ño. Lle­gó a la ciu­dad del sol ha­ce cua­tro años con su es­po­so Jo­sep San­ta­ca­na y al ca­bo de dos años em­pe­za­ron los pro­ble­mas de pa­re­ja. Des­de en­ton­ces has­ta aho­ra han vi­vi­do se­pa­ra­dos, en dos ba­rrios dis­tin­tos, se­gún ha di­cho a EL PAÍS una per­so­na cer­ca­na a San­ta­ca­na, y la re­la­ción se ha ido de­te­rio­ran­do has­ta es­ta­llar. El pro­ce­so de di­vor­cio es­tá en mar­cha en un juz­ga­do de Mia­mi con los dos hi­jos de la pa­re­ja, Arantxa y Leo, de nue­ve y sie­te años, en el cen­tro del hu­ra­cán.

Por fuen­tes pró­xi­mas a la fa­mi­lia de la te­nis­ta ha tras­cen­di­do que San­ta­ca­na ha pe­di­do la cus­to- dia de los ni­ños ale­gan­do que su ma­dre pa­de­ce pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos que la in­ca­pa­ci­tan pa­ra aten­der­los. A su vez, en un in­ter­cam­bio de gol­pes, ella ha de­man­da­do a San­ta­ca­na por lle­var­se par­te de su pa­tri­mo­nio, in­clui­dos tro­feos, y el juez or­de­nó su de­vo­lu­ción la se­ma­na pa­sa­da. Fuen­tes del en­torno de San­ta­ca­na han di­cho a es­te pe­rió­di­co que el ma­ri­do y ex­ges­tor fi­nan­cie­ro y pa­tri­mo­nial de la de­por­tis­ta nie­ga que se ha­ya lle­va­do na­da. Ayer es­ta­ba pre­vis­to que se ce­le­bra­se una nue­va au­dien­cia so­bre el ca­so en el tri­bu­nal de Mia­mi. EL PAÍS ha tra­ta­do de re­ca­bar la ver­sión de la te­nis­ta, pe­ro no ha re­ci­bi­do res­pues­ta.

La vi­da de Arantxa en Mia­mi ha si­do dis­cre­ta, cen­tra­da en sus hi­jos y en su tra­ba­jo en una academia de tenis o dan­do cla­ses ma­gis­tra­les par­ti­cu­la­res a clien­tes adi­ne­ra­dos. San­ta­ca­na se ha de­di­ca­do a sus ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les y so­lía pa­sar tem­po­ra­das de tra­ba­jo en Bar­ce­lo­na. Hoy la pa­re­ja es­tá des­tro­za­da y dis­tin­tas fuen­tes pró­xi­mas a am­bos, con­sul­ta­das por es­te pe­rió­di­co, coin­ci­den en se­ña­lar que la te­nis­ta se ha vuel­to a acer­car a su her­mano Emi­lio, que vi­ve en Flo­ri­da. Ro­to su ma­tri­mo­nio y con­ver­ti­do en enemi­go su alia­do, Arantxa es­tá re­cu­pe­ran­do ne­xo con los su­yos, pe­se a que en 2012, ya ca­sa­da con San­ta­ca­na, acu­só a sus pa­dres en su li­bro ¡Vamos! de arrui­nar­la.

Pa­ra­le­la­men­te a sus pro­ble­mas per­so­na­les y pa­tri­mo­nia­les, en las úl­ti­mas ho­ras se ha co­no­ci­do que el Ban­co de Lu­xem­bur­go ha pe­di­do a Arantxa Sán­chez Vi­ca­rio y a Jo­sep San­ta­ca­na, que in­gre­sen en pri­sión pro­vi­sio­nal por una deu­da pen­dien­te de 7,5 mi­llo­nes, in­for­ma Je­sús Gar­cía. La en­ti­dad fi­nan­cie­ra se ha que­re­lla­do con­tra la pa­re­ja, en pro­ce­so se­pa­ra­ción, por al­za­mien­to de bie­nes y frau­de. El ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 4 de Bar­ce­lo­na ten­drá que de­ci­dir si acuer­da la me­di­da o la des­es­ti­ma, se­gún fuen­tes ju­di­cia­les.

En 2009, el Su­pre­mo con­de­nó a Sán­chez Vi­ca­rio a pa­gar una mul­ta por frau­de fis­cal que, con los in­tere­ses, as­cen­dió a 5,2 mi­llo­nes. Ha­cien­da co­bró esa can­ti­dad gra­cias a un aval del Sa­ba­dell que, a su vez, re­cu­pe­ró el di­ne­ro me­dian­te un con­tra­aval sus­cri­to con el Ban­co de Lu­xem­bur­go.

La en­ti­dad lu­xem­bur­gue­sa cum­plió con la ga­ran­tía y des­de 2010 in­ten­ta en vano re­cla­mar la can­ti­dad a la te­nis­ta. Es­ta ale­ga que des­co­no­cía su pa­tri­mo­nio por­que ha­bía si­do ma­ne­ja­do por su pa­dre. El ban­co ini­ció en­ton­ces un pro­ce­di­mien­to ci­vil y la jus­ti­cia le dio la ra­zón. La can­ti­dad su­pera la fi­ja­da en la sen­ten­cia y as­cien­de a los 7,5 mi­llo­nes por los in­tere­ses. La en­ti­dad, sin em­bar­go, no ha lo­gra­do re­cu­pe­rar es­ta ci­fra mi­llo­na­ria y ha de­ci­di­do ini­ciar un pro­ce­di­mien­to pe­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.