“Nues­tra batalla con­tra las ar­mas es para siem­pre”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Joa­quín Oli­ver Pa­dauy vi­vió 17 años y tu­vo tres na­cio­na­li­da­des. Ve­ne­zo­la­na por na­ci­mien­to, es­ta­dou­ni­den­se por arrai­go y es­pa­ño­la por he­ren­cia de su abue­la de Bil­bao, cu­ya fa­mi­lia hu­yó de Es­pa­ña a Amé­ri­ca du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. “Mi ma­dre re­cor­da­ba los bom­bar­deos”, di­ce Ma­nuel Oli­ver Urbano, 50 años, un pa­dre des­tro­za­do, en el pa­tio in­te­rior de su ca­sa. En sus pies lle­va cal­za­das las úl­ti­mas za­pa­ti­llas de ba­lon­ces­to que se com­pró Joa­quín, fa­lle­ci­do en la ma­tan­za de Par­kland (Flo­ri­da) el 14 de fe­bre­ro.

“A par­tir de aho­ra los pa­dres te­ne­mos que lle­var los za­pa­tos de nues­tros hi­jos para dar la batalla por ellos”, di­ce Oli­ver Urbano. “Te­ne­mos que con­ver­tir­nos en nues­tros hi­jos. A aque­llos que to­ma­mos la de­ci­sión de no de­jar de ser pa­dres el mis­mo día en que ocu­rrió es­to, que en­ten­de­mos que uno es­tá aquí por sus hi­jos has­ta el día que uno mue­re y no has­ta que el hi­jo se va, no nos que­da otra que unir­nos a los mu­cha­chos que pro­tes­tan con­tra las ar­mas y al­zar la voz. Ya es nues­tra batalla para siem­pre”.

“Ne­ce­si­ta­mos apo­yo y que el mun­do lo se­pa. Ne­ce­si­ta­mos que es­to se con­ta­gie, que si­ga es­ta lla- ma”, afir­ma Pa­tri­cia Pa­dauy, 51 años, ma­dre de Joa­quín, ves­ti­da de ne­gro y con un bro­che con la fo­to de su hi­jo en el pe­cho. “Llo­rar, va­mos a llo­rar, su­frir, va­mos a su­frir y tris­tes va­mos a es­tar, pe­ro te­ne­mos que ir más allá para que es­to no si­ga su­ce­dien­do”. La fa­mi­lia del chi­co es­tá re­ci­bien­do un alu­vión de apo­yos de ve­ci­nos y ami­gos de Joa­quín, y tam­bién del ex­tran­je­ro. Mi­les de per­so­nas acu­die­ron a dar­les el pé­sa­me en la fu­ne­ra­ria. A Pa­dauy le ha lle­ga­do has­ta un men­sa­je de una ni­ña que es­tu­dia en Sid­ney, en Aus­tra­lia.

La vi­vien­da uni­fa­mi­liar de los Oli­ver Pa­dauy es­tá en una ur­ba­ni­za­ción de la ciu­dad de Co­ral Springs, li­mí­tro­fe con Par­kland, a so­lo unos mi­nu­tos del lu­gar de la tra­ge­dia, el ins­ti­tu­to Stoneman Dou­glas. Es un ba­rrio que trans­mi­te so­sie­go, ar­bo­la­do, de su­per­fi­cies ver­des don­de Joa­quín cre­ció des­de ni­ño, di­ce Oli­ver Urbano, “su­ma­men­te fe­liz” has­ta ser el ado­les­cen­te “no­ble, con sen­ti­mien­tos a flor de piel y ca­ris­má­ti­co” que era cuan­do se cru­zó en su des­tino un per­tur­ba­do con un fusil de asalto.

En la es­cue­la era co­no­ci­do co­mo Guac, por­que a los cha­va­les de Par­kland no les re­sul­ta­ba fá­cil pro­nun­ciar Joa­quín. Era un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.