Ma­ri­ne Le Pen in­ten­ta re­fun­dar el Fren­te Na­cio­nal fran­cés sin ce­der po­der

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Rom­per el ais­la­mien­to

“¡Ma­ri­ne! ¡Ma­ri­ne!”, gri­ta­ban el do­min­go cen­te­na­res de per­so­nas en un al­muer­zo en un pa­be­llón de pe­tan­ca en Laon, una ciu­dad de 25.000 ha­bi­tan­tes en el norte de Fran­cia. Reunio­nes co­mo es­ta son co­mo una te­ra­pia: pe­que­ños ba­ños de ma­sas tras los me­ses más di­fí­ci­les des­de que to­mó las rien­das del par­ti­do en 2011. Y tam­bién una cam­pa­ña para ase­gu­rar­se de que no pier­de el con­trol de una de­re­cha po­pu­lis­ta di­vi­di­da y des­con­cer­ta­da.

La ima­gen de Ma­ri­ne Le Pen que­dó mal­tre­cha tras las pre­si­den­cia­les, pe­se a cla­si­fi­car­se para la se­gun­da vuel­ta y ob­te­ner el me­jor re­sul­ta­do de la his­to­ria para el par­ti­do: 10,6 mi­llo­nes de vo­tos, ca­si un 34% de to­tal. Pe­ro el fias­co en el de­ba­te an­te Ma­cron —su es­tra­te­gia agre­si­va re­sul­tó sui­ci­da y una fuer­te mi­gra­ña mer­mó sus ca­pa­ci­da­des— que­bró la con­fian­za en la lí­der. Pro­ba­ble­men­te le afec­tó psí­qui­ca y fí­si­ca­men­te.

“No es un cam­bio cos­mé­ti­co. Es un cam­bio de fon­do”, di­ce Le Pen en el bar de la pis­ta de pe­tan­ca de Laon, ha­bi­li­ta­do co­mo sa­la de pren­sa. Laon es una de tan­tas ciu­da­des de la lla­ma­da Fran­cia pe­ri­fé­ri­ca, la Fran­cia de las pro­vin­cias, ale­ja­da de los prin­ci­pa­les nu­dos de co­mu­ni­ca­ción y de los cen­tros in­dus­tria­les, des­co­nec­ta­da de la glo­ba­li­za­ción. Por Ais­ne, el de­par­ta­men­to don­de se en­cuen- tra Laon, no pa­sa nin­gu­na lí­nea de tren de al­ta ve­lo­ci­dad. “Es co­mo si no estuviese en nin­gún lu­gar”, es­cri­be la pe­rio­dis­ta An­ne Ni­vat en su li­bro Dans que­lle Fran­ce on vit (En qué Fran­cia vi­vi­mos). La ta­sa de des­em­pleo, cer­ca­na al 13%, es cua­tro pun­tos su­pe­rior a la me­dia de Fran­cia. En la se­gun­da vuel­ta de las pre­si­den­cia­les, Le Pen de­rro­tó aquí a Ma­cron.

To­do les ale­ja, pe­ro al­go les une: Le Pen lle­va años pre­sen­tan- do un diag­nós­ti­co so­bre la po­lí­ti­ca fran­ce­sa si­mi­lar al de Ma­cron. La di­vi­sión en­tre izquierda y de­re­cha ha que­da­do ob­so­le­ta, sos­tie­nen am­bos, y aho­ra la batalla po­lí­ti­ca opo­ne a “mun­dia­lis­tas y na­cio­na­les”. El presidente usa­ría otro vo­ca­bu­la­rio pe­ro el sen­ti­do es pa­re­ci­do. “Em­ma­nuel Ma­cron en­tró por la puer­ta que abri­mos no­so­tros”, alar­dea an­te una de­ce­na de pe­rio­dis­tas la je­fa del FN.

Más tar­de, en el al­muer­zo con mi­li­tan­tes, di­ce: “En­tre no­so­tros y Ma­cron, no ha­brá na­die”. Si Ma­cron apa­re­ce, en las ca­ri­ca­tu­ras que ha­cen sus ri­va­les, co­mo el presidente de los ri­cos, ella se pos­tu­la co­mo la de­fen­so­ra de la cla­se me­dia.

La batalla no se re­sol­vió en las pre­si­den­cia­les. La he­ge­mo­nía ac­tual del li­be­ral y eu­ro­peís­ta Ma­cron pue­de in­du­cir a un es­pe­jis­mo: creer que el po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta per­dió de­fi­ni­ti­va­men­te. No es así: el FN —y sus ideas— si­guen te­nien­do una ba­se só­li­da.

Y, sin em­bar­go, la voz de Le Pen es hoy inau­di­ble. Los ocho dipu­tados en la Asam­blea Na­cio­nal lo con­vier­ten en un par­ti­do ca­si mar­gi­nal. El XVI Con­gre­so del FN, en Li­lle el 10 y el 11 de marzo, de­be con­sa­grar la re­fun­da­ción, que sig­ni­fi­ca re­nun­ciar a la im­po­pu­lar promesa de sa­li­da del eu­ro y de la UE. Tam­bién abrir­se a alian­zas. En sín­te­sis, rom­per el ais­la­mien­to que siem­pre de­ja a este par­ti­do a unos pa­sos del po­der.

“Ten­go la im­pre­sión de que el nom­bre aún pro­vo­ca reac­cio­nes”, di­ce Ma­rie-Chan­tal Blain, con­ce­ja­la enWat­tre­los, jun­to a la fron­te­ra bel­ga. “Veo a so­cia­lis­tas jun­tán­do­se con co­mu­nis­tas y con cen­tris­tas. No veo por qué no­so­tros se­gui­ría­mos so­los cuan­do mu­cha gen­te, otros par­ti­dos, pien­san co­mo no­so­tros”.

Le Pen ya tie­ne el nue­vo nom­bre en la ca­be­za, pe­ro no quie­re re­ve­lar­lo. La úl­ti­ma pa­la­bra la ten­drán los vo­tan­tes. “¿El FN pue­de cam­biar de na­tu­ra­le­za y abrir un nue­vo ca­pí­tu­lo, co­mo us­ted di­ce, con el nom­bre Le Pen?”, le pre­gun­ta un pe­rio­dis­ta. “Sí, lo creo. Por­que el nom­bre Le Pen lle­gó a la se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial con el vo­to de uno de ca­da tres fran­ce­ses”, res­pon­de. Es de­cir, el par­ti­do pue­de re­fun­dar­se sin cam­biar de lí­der. “Pe­ro este de­ba­te no es ta­bú”. La puer­ta es­tá en­tre­abier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.