La bon­dad co­mo ar­ma de des­truc­ción ma­si­va

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ue Mi­guel Ors, je­fe de la sec­ción de De­por­tes del dia­rio Pue­blo y fa­mo­so co­men­ta­ris­ta de no­ti­cias en la pe­que­ña pan­ta­lla, quien pri­me­ro nos pre­sen­tó. Sus gran­des ga­fas de mio­pe y su gesto dis­traí­do re­cor­da­ban a los de un ni­ño apli­ca­do, un em­po­llón con as­pec­to de no ha­ber ro­to nun­ca un pla­to. Era em­plea­do de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la, mez­cla­dor de ima­gen o al­go pa­re­ci­do, y lle­gó a la re­dac­ción del pe­rió­di­co con un ma­no­jo de pa­pe­les bajo el bra­zo, “por­que lo de la te­le es para co­mer, yo lo que quie­ro ser es di­bu­jan­te”. En­se­gui­da co­men­zó a pu­bli­car, en la pá­gi­na de Her­mi­da e ilus­tran­do al­gu­nas no­ti­cias de­por­ti­vas has­ta su lan­za­mien­to es­te­lar, años des­pués, en el In­for­ma­cio­nes di­ri­gi­do por Je­sús de la Ser­na. Allí co­men­zó a desa­rro­llar un es­ti­lo tan per­so­nal y no­ve­do­so que acabó por con­ver­tir­le en re­pre­sen­tan­te de to­da una ge­ne­ra­ción.

Fren­te al des­ga­rro cáus­ti­co de Chumy Chú­mez, la so­brie­dad intelectual de Má­xi­mo o la sua­ve in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca de Min­go­te, An­to­nio Fra­guas apren­dió a uti­li­zar la bon­dad co­mo co­rro­si­vo so­cial, has­ta ca­si con­ver­tir­la en un ar­ma de des­truc­ción ma­si­va. Ja­más hu­bo amar­gu­ra en su plu­ma ni, que yo se­pa, en su vi­da. Su­po ser tra­vie­so sin ser hos­til. Re­tra­tó me­jor que na­die los per­so­na­jes de la Es­pa­ña ru­ral que se re­sis­tía a pe­re­cer y los del ma­ru­jeo fran­quis­ta que se em­pe­ña­ba en so­bre­vi­vir. Co­mo Ma­cha­do, nun­ca per­si­guió la glo­ria y cuan­do es­ta le atra­pó eli­gió ser que­ri­do an­tes que te­mi­do, con­tra lo que es ha­bi­tual en quie­nes de­nun­cian las fla­que­zas aje­nas. Por eso, aun­que na­die se li­bra en Es­pa­ña de la en­vi­dia de los me­dio­cres, ja­más se le co­no­cie­ron enemi­gos.

Co­men­zó su co­la­bo­ra­ción en Pue­blo, y tam­bién en Her­mano Lo­bo, evi­tan­do fir­mar con su nom­bre por te­mor a even­tua­les re­pre­sa­lias en Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la, y op­tó por uti­li­zar la ver­sión ca­ta­la­na de su ape­lli­do pa­terno. Forges se con­vir­tió así, con el tiem­po, en una mar­ca acre­di­ta­da y en un re­fe­ren­te so­cial mien­tras An­to­nio Fra­guas se afa­na­ba, con ta­len­to y de­di­ca­ción, en dar vi­da pro­pia a sus per­so­na­jes, el Cos­me, la Con­cha, los Bla­si­llos y tan­tos otros, para los que lle­gó a in­ven­tar un dia­lec­to pro­pio, con vo­ca­blos que en oca­sio­nes más tar­de re­co­ge­ría la Aca­de­mia.

Su mun­do era el de la cla­se me­dia es­pa­ño­la nin­gu­nea­da y des­pre­cia­da por el fran­quis­mo, al que pa­ra­dó­ji­ca­men­te ser­vía de ba­se. Era el hu­mor de la vi­da co­ti­dia­na, inun­da­do de nos­tal­gias, pe­ro siem­pre ama­ble, in­ca­paz de ha­cer da­ño, el hu­mor de la año­ran­za y la de­cep­ción, pe­ro nun­ca de la tris­te­za. Sus ar­gu­men­tos po­drían ha­ber­se ins­pi­ra­do en el tea­tro del ab­sur­do de Io­nes­co, y de se­gu­ro lo hi­cie­ron en los diá­lo­gos te­le­fó­ni­cos de Gi­la, pe­ro hun­dían fun­da­men­tal­men­te sus raí­ces en el co­no­ci­mien­to cer­cano y en­tra­ña­ble del com­por­ta­mien­to de la es­pe­cie hu­ma­na en torno a la me­sa ca­mi­lla. Si­guien­do las re­co­men­da­cio­nes de su pa­dre lo­gró que sus di­bu­jos fue­ran re­co­no­ci­dos a mu­chos me­tros de dis­tan­cia, de mo­do que lo que lle­gó a ser más iden­ti­fi­ca­ble de ellos fue el grue­so tra­zo de las nu­bes o bo­ca­di­llos en los que ins­cri­bía el texto. Es­tos acabaron por cons­ti­tuir su au­tén­ti­ca de­no­mi­na­ción de ori­gen.

Con An­drés Rá­ba­go (Ops, El Ro­to) y con Pe­ri­dis co­ro­na­ba el triun­vi­ra­to de una ge­ne­ra­ción irrepetible de di­bu­jan­tes de pe­rió­di­co. La cri­sis del pa­pel en la pren­sa es­cri­ta, la apa­ri­ción del ví­deo ani­ma­do y los me­mes dis­tri­bui­dos por In­ter­net, ame­na­zan la re­le­van­cia fu­tu­ra de una pro­fe­sión, la de di­bu­jan­te de pe­rió­di­cos, que na­ció con la pren­sa mis­ma tal y co­mo la co­no­ce­mos y ha lle­ga­do a nues­tros días. Char­les Dic­kens, sien­do di­rec­tor del Daily News de Lon­dres, en­car­gó al di­bu­jan­te Sey­mour que ilus­tra­ra su fo­lle­tín por en­tre­gas so­bre Los pa­pe­les pós­tu­mos del club Pic­wick y Hearst y Pu­lit­zer, los dos mí­ti­cos mag­na­tes del pe­rio­dis­mo ame­ri­cano del XIX, com­pe­tían en­tre sí a ba­se de uti­li­zar los men­sa­jes, mu­chas ve­ces ofen­si­vos, de las ti­ras có­mi­cas de Ye­llow Kid (el chi­co ama­ri­llo).

Co­no­ce­dor sin du­da de es­tos pre­ce­den­tes, aun­que Forges fue en mu­chos ca­sos un in­no­va­dor en las re­des so­cia­les y en el uso de la te­le­vi­sión, su desempeño co­mo au­tor de vi­ñe­tas era la de to­do un clá­si­co, lo que ha­rá que su men­sa­je per­du­re mu­chos años, y re­sis­ta me­jor que los hu­ma­nos la ero­sión del tiem­po. La emo­ción que la no­ti­cia de su fallecimiento ha cau­sa­do, no so­lo en­tre los pro­fe­sio­na­les del pe­rio­dis­mo y la cul­tu­ra sino en­tre la gran ma­sa de sus se­gui­do­res, iden­ti­fi­ca­dos has­ta el tué­tano con la vi­sión atri­bu­la­da y ri­sue­ña que de la vi­da es­pa­ño­la te­nía, po­ne de re­lie­ve la gran­de­za de su tra­yec­to­ria, ba­sa­da an­tes que na­da en la leal­tad. Leal­tad a su ofi­cio, a su fa­mi­lia y a sus ami­gos. Leal­tad a este pe­rió­di­co al que no se in­cor­po­ró en su fun­da­ción por­que él y yo qui­si­mos res­pe­tar el com­pro­mi­so por no­so­tros es­ta­ble­ci­do en los ini­cios de EL PAÍS de no de­bi­li­tar a In­for­ma­cio­nes arre­ba­tán­do­le a sus me­jo­res fir­mas…

Cuan­do se in­cor­po­ró a nues­tras pá­gi­nas des­pués de aquel pa­rén­te­sis pro­fe­sio­nal, que du­ró más años de los desea­dos y de los ne­ce­sa­rios, me en­tre­gó una no­ta en la que Bla­si­llo se re­go­ci­ja­ba por ha­ber vuel­to por fin a su ver­da­de­ra ca­sa. Su ca­sa era no so­lo ni prin­ci­pal­men­te la cons­trui­da por un equi­po de pro­fe­sio­na­les y ami­gos que ha­bía­mos es­ta­do jun­tos des­de el prin­ci­pio, sino la que han le­van­ta­do y le­van­tan a dia­rio cien­tos de mi­les, mi­llo­nes de lec­to­res, que du­ran­te décadas han par­ti­ci­pa­do de la son­ri­sa, la sor­na y la me­lan­co­lía que ema­nan de sus per­so­na­jes. Él sa­bía que en la fic­ción co­mo en la reali­dad los lec­to­res son quie­nes ver­da­de­ra­men­te in­ven­tan, pro­ta­go­ni­zan y desa­rro­llan las his­to­rias que otros per­ge­ña­mos tor­pe­men­te. Des­cu­brie­ron en Fra­guas la hu­mil­dad que ador­na a los maes­tros y la tras­cen­den­cia que anida en las co­sas apa­ren­te­men­te más sen­ci­llas. Por nues­tra par­te, aun­que la vi­da si­ga, nos que­da­rá el do­lor y el con­sue­lo de po­der ex­cla­mar con sus di­bu­jos ca­da ma­ña­na la in­ter­jec­ción mag­ní­fi­ca que él pa­ten­tó ins­pi­rán­do­se en los tex­tos de La­rra, vi­gen­te ca­da día más, para des­gra­cia nues­tra y de­ses­pe­ra­ción de tan­tos com­pa­trio­tas: “¡País!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.