Venezuela, aho­ra

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

pue­de reivin­di­car Venezuela es el de ofre­cer un ejem­plo aca­ba­do de ló­gi­ca po­li­va­len­te apli­ca­da a la reali­dad y es­ca­la de to­do un país, sos­tén de una ideo­lo­gía ba­sa­da en la abo­li­ción de los prin­ci­pios de no con­tra­dic­ción y ter­ce­ro ex­clui­do, muy útil cuan­do lo que se pre­ten­de es di­vor­ciar le­gi­ti­mi­dad y le­ga­li­dad para li­qui­dar la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va y sus­ti­tuir­la por la pro­ta­gó­ni­ca y par­ti­ci­pa­ti­va, ple­bis­ci­ta­ria y ma­lea­ble a pla­cer. Aho­ra que la de­mo­cra­cia po­li­va­len­te del cha­vis­mo ha he­cho de Venezuela un país don­de el sis­te­ma ju­di­cial re­po­sa en la pro­vi­sio­na­li­dad de los jue­ces y el pe­ni­ten­cia­rio es­tá en ma­nos de los re­clu­sos más vio­len­tos, don­de el es­ta­do de ex­cep­ción es la nor­ma­li­dad del ejer­ci­cio del po­der eje­cu­ti­vo, con una Asam- blea ele­gi­da me­dian­te un pro­ce­so in­cons­ti­tu­cio­nal y frau­du­len­to que con­vo­ca elec­cio­nes en las que se es po­si­ble vo­tar pe­ro no elegir. Un país con una opo­si­ción ofi­cial que pa­re­ce una ca­ri­ca­tu­ra del ga­to de Schrö­din­ger, que se opo­ne y no se opo­ne, que dia­lo­ga y finge que no ne­go­cia, y que no ha du­da­do en co­la­bo­rar con el cha­vis­mo y ha­cer ju­go­sos ne­go­cios. Un país con las ma­yo­res re­ser­vas de pe­tró­leo del mun­do que tie­ne que im­por­tar pe­tró­leo y ga­so­li­na, con una eco­no­mía pro­duc­ti­va des­trui­da por una ma­ra­ña de re­gu­la­cio­nes y con­tro­les es­ta­ta­les que pro­mue­ven el ar­bi­tra­je en­tre fi­nan­cie­ros ren­tis­tas y fun­cio­na­rios co­rrup­tos.

Aho­ra que to­do es­to, ade­más de sa­bi­do, es re­co­no­ci­do y de­nun­cia­do por las de­mo­cra­cias no po­li­va­len­tes, aho­ra que por fin so­lo ca­llan y mi­ran a otro la­do los men­guan­tes com­pa­ñe­ri­tos de la izquierda reac­cio­na­ria, esa que has­ta an­tea­yer ala­ba­ba al cha­vis­mo o se ne­ga­ba a de­nun­ciar sus des­ma­nes por lo de siem­pre, por no dar ar­gu­men­tos a los mal­va­dos ca­pi­ta­lis­tas, por­que el enemi­go de mi enemi­go es mi ami­go y de­más as­tu­cias le­ni­nis­tas, por no de­cir na­da de los que se be­ne­fi­cia­ron de las lar­ges­ses del cha­vis­mo en sus años de bo­nan­za para fun­dar par­ti­dos po­lí­ti­cos o fi­nan­ciar pro­yec­tos an­tim­pe­ria­lis­tas.

Aho­ra, no por­que ya ha­yan muer­to y por des­gra­cia ten­gan que mo­rir mi­les de ve­ne­zo­la­nos, sino por­que la tra­ge­dia de ese país ha des­bor­da­do sus fron­te­ras y afec­ta a sus ve­ci­nos, aho­ra tal vez, con un po­co de suer­te, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal bus­que vías y con­cier­te es­fuer­zos para pro­cu­rar las dos con­di­cio­nes, si no su­fi­cien­tes, al me­nos ne­ce­sa­rias al ce­se de la tra­ge­dia de Venezuela: sa­car del Go­bierno a la ma­fia de ase­si­nos y la­dro­nes que tie­ne se­cues­tra­dos a sus ha­bi­tan­tes, y or­ga­ni­zar elec­cio­nes li­bres, lim­pias, im­par­cia­les. En ese or­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.