CAR­TAS AL DI­REC­TOR

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Me en­cuen­tro en el me­dio si­glo de edad y pue­do de­cir que Forges me ha acom­pa­ña­do to­da la vi­da. Se va quien me en­se­ñó de ni­ño a co­no­cer este país con su His­to­ria for­ges­po­rá­nea, que aún guar­do. Se va Forges y que­do huér­fano de dos ele­men­tos que hoy co­ti­zan más ca­ros que nun­ca: el hu­mor y la in­te­li­gen­cia. Has­ta siem­pre, maestro.— An­to­nio Pa­mos. Un úl­ti­mo Gra­cias, con ma­yús­cu­las, a Forges, cu­yas vi­ñe­tas tan­to me ayu­da­ron a lo lar­go de los ochen­ta y los no­ven­ta en mis cla­ses de es­pa­ñol a fun­cio­na­rios eu­ro­peos de la Co­mi­sión y del Consejo de la UE en Bru­se­las. A tra­vés de ellas pu­de dar, ca­da ma­ña­na, una vi­sión muy acer­ta­da de lo que es­ta­ba pa­san­do en Es­pa­ña y, lo que es más di­fí­cil, a em­pe­zar la jor­na­da con una son­ri­sa, a ve­ces con una car­ca­ja­da. Y, co­mo mu­jer, otro enor­me gra­cias a For- La epi­de­mia de desechos de plás­ti­co es­tá lle­gan­do a unos ni­ve­les alar­man­tes, co­mo lo de­mues­tra el he­cho de que al­gu­nos paí­ses a los que al pa­re­cer ex­por­ta­mos es­ta ba­su­ra que aquí no re­ci­cla­mos ya no den abas­to, o la de­pri­men­te pre­sen­cia de ma­res de plás­ti­co en me­dio de los océa­nos. Des­de que se aban­do­nó la pro­ve­cho­sa cos­tum­bre de re­uti­li­za­ción de los en­va­ses de vi­drio y ges por su tierno fe­mi­nis­mo, por su ayu­da.— Do­lo­res So­ler-Es­piau­ba. Va­len­cia. Pien­so... lue­go es­tor­bo... me te­mo. Ese es el chis­te ori­gi­nal que ten­go de Forges en mi es­tu­dio. Des­pués una de­di­ca­to­ria de agra­de­ci­mien­to que ter­mi­na­ba con un “¡Pro­cla­mo!”. Un te­so­ro de un ge­nio del hu­mor, gran hu­ma­nis- se sus­ti­tu­yó por la in­sos­te­ni­ble y des­pil­fa­rra­do­ra prác­ti­ca de usar y ti­rar, el vo­lu­men de re­si­duos que ge­ne­ra­mos no ha he­cho más que cre­cer ex­po­nen­cial­men­te. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con la prác­ti­ca co­mer­cial abe­rran­te de la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da, que es­tá lle­nan­do hoy los ver­te­de­ros de Áfri­ca con la ca­cha­rre­ría tec­no­ló­gi­ca ca­du­ca­da pro­ve­nien­te del Pri­mer Mun­do. ta y fi­ló­so­fo. Se­gu­ro que ya es­tá di­bu­jan­do su pró­xi­ma vi­ñe­ta des­de la otra di­men­sión para que no nos fal­te nun­ca una son­ri­sa, aun­que cai­gan chu­zos de pun­ta.— Cé­sar Re­gle­ro Cam­pos. Ro­da de Be­rà (Ta­rra­go­na). Hoy me le­van­to con la no­ti­cia de que Forges se ha ido. No quie­ro acos­tum­brar­me a abrir el dia-

Es­tá cla­ro que la úni­ca so­lu­ción efec­ti­va a es­tos pro­ble­mas pa­sa por la in­ter­ven­ción y la prohi­bi­ción de es­tas prác­ti­cas no­ci­vas. En el ca­so de los en­va­ses, fo­men­tan­do la re­uti­li­za­ción de los en­va­ses de vi­drio en lu­gar de los desecha­bles de plás­ti­co o alu­mi­nio. Des­gra­cia­da­men­te, los in­tere­ses co­mer­cia­les y la vo­lun­tad po­lí­ti­ca no pa­re­ce que va­yan hoy por la sen­da de dar una so­lu­ción a al­go que de­be­ría ser una ur­gen­cia.— To­màs Navarro. Bar­ce­lo­na. rio y no en­con­trar su vi­ñe­ta, de ma­ne­ra que les su­gie­ro que no eli­mi­nen su re­cua­dro, que lo lle­nen ca­da día con una de sus an­ti­guas vi­ñe­tas. El maestro no es­tá, pe­ro su tra­ba­jo si­gue ahí, vi­gen­te des­pués de décadas, y no me­re­ce ser ol­vi­da­do.— An­drés Pozo Cue­to. (Bar­ce­lo­na). Ca­da ma­ña­na me arran­ca­ba una son­ri­sa la vi­ñe­ta de Forges, en un país don­de las no­ti­cias sue­len ne­ce­si­tar un po­co de hu­mor para asi­mi­lar­las. Ca­da día que pa­se le echa­ré de me­nos. Hoy to­dos so­mos un po­co Bla­si­llo o Ma­riano, esos per­so­na­jes que nos re­tra­ta­ban exac­ta­men­te. Sin ban­de­ra nin­gu­na, pe­ro los es­pa­ño­les más tí­pi­cos y reales. Mi sen­tir ha­cia su fa­mi­lia. Des­can­se en paz.— Ce­sar Mo­ya Vi­lla­san­te. Ma­drid. Con el mar más em­bron­ca­do que nun­ca, va y se nos apa­ga el fa­ro. ¡Ay! ¿Qué va a ser de los náu­fra­gos de la de­mo­cra­cia sin su sal­va­vi­das dia­rio?— Ro­bin Walker. Lie­res (As­tu­rias).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.