El lé­xi­co que ya es de to­dos

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

An­to­nio Fra­guas, Forges, cons­tru­yó un vo­ca­bu­la­rio pro­pio que mi­llo­nes de es­pa­ño­les han he­cho su­yo. Y la Aca­de­mia tam­bién. Por ejem­plo, hoy en día se pue­de oír la pa­la­bra “bo­ca­ta” en cual­quier bar, y des­pués ve­ri­fi­car su sig­ni­fi­ca­do en el Dic­cio­na­rio, por­que ahí fi­gu­ra des­de 1983.

En esa en­tra­da se acla­ra que el tér­mino se for­mó me­dian­te un acor­ta­mien­to de “bo­ca­di­llo” y la adi­ción del “su­fi­jo jer­gal” -ata (in­ven­ta­do por Forges en es­ta fun­ción). ¿Aña­de al­go “bo­ca­ta” res­pec­to a “bo­ca­di­llo”? Pue­de que sí: el bo­ca­ta es qui­zás más per­so­nal, más cer­cano; más de pan­di­lla. Más plu­ral que sin­gu­lar. Y ade­más ha pro­du­ci­do ya un de­ri­va­do: bo­ca­te­ría (o es­ta­ble­ci­mien­to don­de se ven­den bo­ca­tas).

Forges cons­tru­yó gran par­te de su vo­ca­bu­la­rio iden­ti­fi­ca­ti­vo a par­tir de los re­cur­sos pro­pios del idio­ma es­pa­ñol (es­pe­cial­men­te los su­fi­jos), y tam­bién in­ven­tó tér­mi­nos sin ori­gen co­no­ci­do.

He aquí una po­si­ble cla­si­fi­ca­ción de su lé­xi­co par­ti­cu­lar:

Es de­cir, tér­mi­nos que se for­man con la adi­ción de un su­fi­jo a la raíz. A la ya ci­ta­da “bo­ca­ta” se aña­den “dro­ga­ta”, “so­cia­ta”, “or­de­na­ta”, “cu­ba­ta”, “ju­bi­la­ta”, “se­gu­ra­ta”, “to­ca­ta”… De ellas, ya han en­tra­do en el Dic­cio­na­rio “cu­ba­ta”, “bo­ca­ta”, “dro­ga­ta” y “to­ca­ta”, co­mo alternativas co­lo­quia­les de “cu­ba­li­bre”, “bo­ca­di­llo”, “dro­ga­dic­to” y “to­ca­dis­cos”. Sin em­bar­go, no to­das son obra de Forges, se­gún con­tó él mis­mo a EL PAÍS en 2014: “Bo­ca­ta’ sí que lo in­ven­té yo, y ‘ to­ca­ta’ tam­bién. Pe­ro ‘ cu­ba­ta’ y ‘se­gu­ra­ta’ no”.

Tam­bién acu­dió Forges a otro su­fi­jo, el la­tino -érri­mus, que con­for­mó en esa len­gua ad­je­ti­vos su­per­la­ti­vos co­mo mi­sé­rri­mus, ce­le­bé­rri­mus o acé­rri­mus. El cas­te­llano adop­ta­ría exac­ta­men­te 11 de aque­llos su­per­la­ti­vos la­ti­nos. Y a na­die se le ha­bía ocu­rri­do crear pa­la­bras en es­pa­ñol con esas pie­zas. Has­ta que Forges em­pe­zó a es­cri­bir y de­cir “es­tu­pen­dé­rri­mo”, “ton­té­rri­mo”, “es­tu­pi­dé­rri­mo” o “mo­der­né­rri­mo”. De mo­men­to no han lle­ga­do al Dic­cio­na­rio, pe­ro quién sa­be.

Em­pleó igual­men­te el su­fi­jo -amen para sus crea­cio­nes. Este mor­fe­ma ar­ti­cu­la en es­pa­ñol pa­la­bras en las que se de­du­ce un sig­ni­fi­ca­do co­lec­ti­vo de lo que men­cio­na la raíz. Así te­ne­mos “ve­la­men” (con­jun­to de ve­las), “pe­la­men” (el con­jun­to del pe­lo) o “ma­de­ra­men” (con­jun­to de ma­de­ras). Forges iden­ti­fi­có pro­ba­ble­men­te el sen­ti­do de abun­dan­cia y ge­ne­ro­si­dad que se ocul­ta­ba en esos tér­mi­nos y for­mó por ana­lo­gía pa­la­bras co­mo “mus­la­men” o “po­rra­men”.

Por su par­te, el su­fi­jo -oi­de le sir­vió para for­mar un ad­je­ti­vo (“afa­noi­de”), que mues­tra una cer­te­ra in­tui­ción. Ese mor­fe­ma, se­gún la Aca­de­mia, “aña­de ma­tiz des­pec­ti­vo en ad­je­ti­vos de­ri­va­dos de otros ad­je­ti­vos”; por ejem­plo “fe­mi­noi­de”. En el ca­so de Forges, un “afa­noi­de” sue­le ser un con­ce­jal de Ur­ba­nis­mo.

En di­bu­jos más re­cien­tes en­con­tra­mos “gur­té­li­dos”, tér­mino que es­ta­ble­ce una ana­lo­gía con los nom­bres cien­tí­fi­cos que de­sig­nan fa­mi­lias o es­pe­cies ani­ma­les (mus­té­li­dos, anéli­dos, ca­mé­li­dos...). En este ca­so, se de­sig­na una es­pe­cie de bípe­dos aso­cia­dos a la tra­ma Gür­tel.

No los lla­ma­re­mos “an­gli­cis­mos” por­que no lo son ni lo quie­ren ser. Forges se reía pre­ci­sa­men­te de ese cul­to al in­glés y ha­cía de­cir a sus per­so­na­jes pa­la­bras co­mo “for­mi­déi­bol” o “in­aguan­téi­bol”, ade­más de “in­cré­di­bol”. ¿Por qué? “En mi épo­ca es­co­lar”, ex­pli­có Fra­guas, “to­dos es­tu­diá­ba­mos fran­cés. Pe­ro lle­ga­ron los su­per­pi­jos y se pu­sie­ron a es­tu­diar in­glés. Y en­ton­ces yo le to­mo el pe­lo de esa for­ma a ese es­tra­to so­cial, por­que em­pe­za­ban a de­cir pa­la­bras en in­glés sin sa­ber a ve­ces ni qué es­ta­ban di­cien­do”.

En el len­gua­je co­lo­quial, se sue­len for­mar pa­la­bras así, ins­pi­ra­das por Forges: “Es aco­jo­néi­bol”, “es­to fue im­pre­vi­séi­bol”.

Tam­bién in­ven­tó Fra­guas los in­gle­sis­mos “cu­ña­ding” (so­por­tar a un cu­ña­do) o “ej­cuer­ning” (de­por­te de riesgo), y el fran­ce­sis­mo “ji­li­po­yuá”, de sen­ci­lla tra­duc­ción para cual­quier es­pa­ñol.

La afé­re­sis (del grie­go afaí­re­sis, qui­tar) con­sis­te en su­pri­mir al­gún so­ni­do al prin­ci­pio de un vo­ca­blo. El Dic­cio­na­rio da des­de 1884 el ejem­plo de “no­ra­bue­na” por “en­ho­ra­bue­na”.

Forges cap­tó en el ha­bla po­pu­lar esas afé­re­sis que re­sul­tan gra­cio­sas y cas­ti­zas y en oca­sio­nes les aña­día un se­gun­do tér­mino, fu­sio­na­do: “Gen­san­ta”, “mo­san­da”, “ne­fec­to”, “sac­ta­men­te”, “so­di­cen”, “so­pa­re­ce”, “so­va­ser”, “jo­mío”, “ca­chis la mar”, “gní­fi­co”; a ve­ces con la su­pre­sión de fo­ne­mas en el me­dio de la ca­de­na de pa­la­bras: “Ton­tolcu­lo”.

El vo­ca­bu­la­rio pro­pio de An­to­nio Fra­guas in­clu­yó ade­más mu­chas in­ter­jec­cio­nes. Ex­cla­ma­cio­nes con afé­re­sis son “¡sór­de­nes!” o “¡dre­mía!”, co­mo tam­bién “¡va­diós!”. Y, por su­pues­to, “cie­lo san­to”, que ter­mi­nó en “¡lo­san­to!”.

A ellas se unen otras po­pu­la­res, co­mo el muy an­ti­guo “¡ve­lay!”, una con­trac­ción de “ve­lo ahí” que el Dic­cio­na­rio re­gis­tra so­la­men­te des­de 1984 co­mo in­ter­jec­ción po­co usa­da y que de­fi­ne así: “Úsa­se para dar por cier­to o ase­gu­rar lo que se di­ce, a ve­ces con re­sig­na­ción o in­di­fe­ren­cia”.

Ade­más de apli­car su buen oí- do a la len­gua co­lo­quial y ru­ral, Forges hi­zo pro­nun­ciar a sus di­bu­jos ex­cla­ma­cio­nes in­ven­ta­das por él, co­mo “¡re­con­jo­ñe­ta!” o “¡re­co­jo­nos­tió­jo­nos!”.

El ori­gi­nal di­bu­jan­te tam­bién po­pu­la­ri­zó el elo­gio “ma­ci­za”, que lle­ga al Dic­cio­na­rio en 1984 (“per­so­na de car­nes du­ras y con­sis­ten­tes”) des­pués de que Forges se lo ad­ju­di­ca­ra mu­cho an­tes a las exu­be­ran­tes mu­je­res de al­gu­nos de sus di­bu­jos. Y en ese mis­mo año se in­cor­po­ran “ma­ro­mo” (in­di­vi­duo, tío, fu­lano, no­vio) y ade­más otro tér­mino del lé­xi­co for­giano: “Chor­bo” (“per­so­na cu­yo nom­bre o con­di­ción se ig­no­ran o no se quie­ren de­cir”), de don­de él for­ma­rá “chor­be­río”.

La ge­nia­li­dad de An­to­nio Fra­guas se plas­mó ade­más en pa­la­bras in­ven­ta­das por él. Por ejem­plo, el ver­bo “es­na­frar­se”. El pro­pio Fra­guas con­tó el na­ci­mien­to de este neo­lo­gis­mo, que la Aca­de­mia no ha in­cor­po­ra­do… aún. “La eti­mo­lo­gía de ‘es­na­frar­se’ es que íba­mos mi ami­go An­to­nio y yo en una bi­ci­cle­ta, y se nos sol­tó el ma-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.