El Go­bierno acu­sa al PSOE de tra­tar de tor­pe­dear la can­di­da­tu­ra al BCE

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Es pro­ba­ble que la de­ci­sión de abs­te­ner­se del PSOE se que­de en mi­no­ría den­tro del gru­po de los so­cial­de­mó­cra­tas eu­ro­peos. Los so­cia­lis­tas por­tu­gue­ses o es­lo­va­cos ya se han mos­tra­do a fa­vor de apo­yar a Guin­dos, pe­ro has­ta la ho­ra de la vo­ta­ción no se ve­rá la pre­fe­ren­cia de ca­da gru­po nacional.

Tras la co­mi­sión del mar­tes, el vo­to se tras­la­da­rá al pleno del Par­la­men­to Eu­ro­peo que se ce­le­bra­rá el 13 de mar­zo. Diez días des­pués, los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno ha­rán ofi­cial el nom­bra­mien­to en una cum­bre, in­for­ma Ál­va­ro Sán­chez.

Ra­joy aún no ha de­sig­na­do sus­ti­tu­to ni ha plan­tea­do un ca­len­da­rio pa­ra el re­le­vo del mi­nis­tro, pe­ro es par­ti­da­rio de li­mi­tar la obli­ga­to­ria cri­sis de Go­bierno al ne­ce­sa­rio nom­bra­mien­to de un nue­vo ti­tu­lar de Eco­no­mía. Ayer to­dos los mi­nis­tros se des­pi­die­ron con un “has­ta el vier­nes”, se­gún fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les, ya que el pre­si­den­te Ra­joy no les ha da­do nin­gu­na in­di­ca­ción de cuán­do ha­rá el cam­bio y, mu­cho me­nos, so­bre quién se­rá el sus­ti­tu­to.

Sin em­bar­go, los cam­bios en el Eje­cu­ti­vo no se­rán la úni­ca con­se­cuen­cia de la mar­cha del mi­nis­tro de Eco­no­mía. Fuen­tes de la di­rec­ción de Ciu­da­da­nos ad­mi­ten que con su sa­li­da pier­den a su me­jor in­ter­lo­cu­tor en La Mon­cloa. vo. El se­gun­do hit se­ma­nal ha si­do su ve­to eu­ro­peo a la com­pa­ñe­ra Ele­na Va­len­ciano, de­mos­tran­do la cla­se de PSOE uni­for­me al que as­pi­ra y en­vian­do un men­sa­je de “con­mi­go o con­tra mí” a los dís­co­los. Ya en su úl­ti­ma vi­si­ta a Se­vi­lla —don­de aca­ba de au­to­in­vi­tar­se al 28-F, ter­cer hit de la se­ma­na— evi­den­ció la in­cli­na­ción a su­plir su de­bi­li­dad ex­te­rior ex­hi­bien­do su man­do in­te­rior.

Pa­ge o Lam­bán han acer­ta­do a mar­car­le la reali­dad a El In­creí­ble Lí­der In­vi­si­ble: li­de­rar, sí, pe­ro a la so­cie­dad. De no ser así, aca­ba­rá sien­do in­vi­si­ble no él sino el elec­to­ra­do. La iner­cia no va por ahí. Po­cos días atrás, el son­deo de Me­tro­so­co­pia de­pa­ra­ba un ti­tu­lar que era to­do un up­per­cut a su men­tón: “Los vo­tan­tes del PSOE no creen en el pro­yec­to del par­ti­do”. El Nue­voPSOE de Sán­chez ve huir ca­si un mi­llón de vo­tos ha­cia Ciu­da­da­nos, sin que eso le rin­da por la iz­quier­da. En de­fi­ni­ti­va, arras­tra un pro­ble­ma de bul­ga­ri­dad: aun­que él den­tro sa­que apoyos del 100%, el pro­yec­to ha per­di­do im­por­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.