La fá­bri­ca ru­sa de las men­ti­ras

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La gue­rra y el “fas­cis­mo” en Ucra­nia, la “de­ca­den­cia” de Eu­ro­pa, los apu­ros fi­nan­cie­ros de Gre­cia; el pre­si­den­te de EE UU, Ba­rack Oba­ma, y la can­ci­ller ale­ma­na Án­ge­la Mer­kel. To­dos es­tos te­mas eran blan­co de los co­men­ta­rios crí­ti­cos que la “fá­bri­ca de men­ti­ras” de San Pe­ters­bur­go ge­ne­ra­ba cuan­do Ma­rat Min­di­yá­rov, de 43 años, pa­só por aquel en­gra­na­je, des­de el 15 de di­ciem­bre de 2014 al 15 de fe­bre­ro de 2015.

En un ca­fé de San Pe­ters­bur­go Min­di­yá­rov con­tó es­ta se­ma­na su ex­pe­rien­cia a EL PAÍS. Po­cos días an­tes, el de­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de EE UU di­fun­dió el in­for­me del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller so­bre las su­pues­tas in­je­ren­cias ru­sas en los pro­ce­sos po­lí­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos des­de 2014 has­ta hoy, in­clui­das las elec­cio­nes de 2016.

El in­for­me Mue­ller de­nun­cia a la Agen­cia de In­ves­ti­ga­ción de In­ter­net (AII) por la crea­ción y uso de cuen­tas con iden­ti­da­des fal­sas o aje­nas pa­ra com­prar anun­cios y pa­gar ser­vi­cios en EE UU, me­dian­te re­cur­sos téc­ni­cos ubi­ca­dos en aquel país y tam­bién de uti­li­zar a ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos aje­nos a su par­ti­ci­pa­ción en tra­mas de­lic­ti­vas di­ri­gi­das des­de la ca­lle Sá­vuch­ki­na nú­me­ro 55, en San Pe­ters­bur­go.

El prin­ci­pal in­vo­lu­cra­do en la lis­ta de 13 per­so­nas del fis­cal Mue­ller es Yev­gue­ni Pri­goz­hin, fun­da­dor de un po­de­ro­so im­pe­rio de ca­te­ri­ng gra­cias a sus bue­nas re­la­cio­nes con la cla­se di­ri­gen­te ru­sa. Pri­goz­hin es acu­sa­do de fi­nan­ciar me­dian­te di­ver­sas com­pa­ñías las in­je­ren­cias en la po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na y en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016.

Min­di­yá­rov, que tra­ba­ja ac­tual­men­te co­mo men­sa­je­ro, di­ce es­tar muy sa­tis­fe­cho del in­for­me de Mue­ller y cree que tras su pu­bli­ca­ción “ya na­da se­rá igual”. En la de­no­mi­na­da “fá­bri­ca de men­ti­ras”, nues­tro in­ter­lo­cu­tor fue so­lo una pe­que­ña pie­za en un apa­ra­to pro­pa­gan­dís­ti­co que, se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes del ser­vi­cio RBK, ha evo­lu­cio­na­do y se ha di­ver­si­fi­ca­do con el tiem­po has­ta lle­gar a for­mar un ver­da­de­ro im­pe­rio in­for­ma­ti­vo en el que se in­te­gran un mí­ni­mo de 16 me­dios de orien­ta­ción “pa­trió­ti­ca”. Esos me­dios, se­gún RBK, se aglu­ti­nan en torno a la lla­ma­da Agen­cia Fe­de­ral de No­ti­cias y ocu­pan po­si­cio­nes de ca­be­za en los bus­ca­do­res ru­sos.

En su for­ma ori­gi­nal, ne­ta­men­te pro­pa­gan­dís­ti­ca, la fá­bri­ca es par­te de una reac­ción a los mí­ti­nes de pro­tes­ta con­tra las irre­gu­la­ri­da­des en los co­mi­cios par­la­men­ta­rios y pre­si­den­cia­les de 2011 y 2012. “El Krem­lin se dio cuen­ta en­ton­ces de que ha­bía aban­do­na­do In­ter­net en ma­nos des­de el kios­ko y có­mo no se me caen los ani­llos por lle­var­les per­so­nal­men­te el pla­to a las ca­be­zas co­ro­na­das, cuan­do lle­gan a mí co­mo hués­pe­des”, ex­pli­ca­ba. Las em­pre­sas ali­men­ti­cias de Pri­goz­hin ac­túan a mo­do de car­tel, di­ce el pe­rio­dis­ta Ale­xandr Gorsh­kov, di­rec­tor de Fon­tan­ka.ru. “Siem­pre ga­nan to­dos los con­cur­sos a los que se pre­sen­tan y los con­tra­tos con la Ad­mi­nis­tra­ción le re­por­tan mi­les de mi­llo­nes de ru­blos que se gas­tan en el man­te­ni­mien­to de las com­pa­ñías mi­li­ta­res pri­va­das”. “La fá­bri­ca de men­ti­ras es par­te de un enor­me ice­berg”, opi­na Garsh­kov. de la opo­si­ción y los sec­to­res li­be­ra­les prooc­ci­den­ta­les y co­men­zó a sub­sa­nar­lo”, co­men­ta un di­rec­ti­vo del cam­po de la co­mu­ni­ca­ción muy bien in­for­ma­do, que pre­fie­re no ser ci­ta­do. La fuen­te di­ce des­co­no­cer cuál es el me­ca­nis­mo de vin­cu­la­ción en­tre la “fá­bri­ca de men­ti­ras” y las es­truc­tu­ras es­ta­ta­les ru­sas y re­cuer­da el po­co in­te­rés que Pu­tin ha­bía mos­tra­do por In­ter­net en el pa­sa­do.

Min­di­yá­rov lle­gó a la “fá­bri­ca de men­ti­ras” cuan­do es­ta­ba a pun­to de que­dar­se en pa­ro, pues el hos­tal don­de tra­ba­ja­ba iba a ce­rrar sus puer­tas. Uno de los clien­tes es­cri­bía co­men­ta­rios pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de la ca­lle Sá­vuch­ki­na y le ani­mó a pro­bar suer­te. Tras un exa­men de flui­dez ver­bal y or­to­gra­fía y un son­deo so­bre su orien­ta­ción ideo­ló­gi­ca, lo pu­sie­ron a es­cri­bir tex­tos. Tra­ba­ja­ba 12 ho­ras al día (dos días se­gui­dos y dos días li­bres), por un suel­do que os­ci­la­ba en­tre los 40.000 y 50.000 ru­blos (un eu­ro equi­va­le hoy a 69 ru­blos). Se­gún cuen­ta, for­ma­ba par­te de una “bri­ga­da” de unas 20 per­so­nas ins­ta­la­das en un des­pa­cho. En ca­da una de las cua­tro plan­tas del edi­fi­cio ha­bía en­tre ocho y diez des­pa­chos con análo­go nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res. Así que, se­gún Min­di­yá­rov, en el lo­cal tra­ba­ja­ban va­rios cen­te­na­res de per­so­nas.

Si­guien­do las di­rec­tri­ces por co­rreo elec­tró­ni­co de los tu­to­res, la bri­ga­da desa­rro­lla­ba el te­ma de turno. Oba­ma era “un fi­lón inaca­ba­ble”, se­gún nues­tro in­ter­lo­cu­tor. A ve­ces, “se lle­ga­ba a si­tua­cio­nes ab­sur­das”, co­mo sa­car­le pun­ta al mo­men­to en que Oba­ma se qui­tó el chi­cle de la bo­ca en una ce­re­mo­nia ofi­cial du­ran­te una vi­si­ta a In­dia. La bri­ga­da de Min­di­yá­rov “se in­ven­tó cua­tro o cin­co per­so­na­jes “que in­ter­ac­tua­ron en la red, uno de ellos a fa­vor del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.