La di­vi­sión po­lí­ti­ca en Ita­lia pro­vo­ca ten­sión en las ca­lles

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ba­ño de ma­sas

Sal­vi­ni se da­ba su pri­mer ba­ño de ma­sas de la cam­pa­ña. El lí­der de la Li­ga Nor­te es quien ha sa­li­do be­ne­fi­cia­do de la ten­sión so­cial desata­da por el su­ce­so de Ma­ce­ra­ta ha­ce 20 días, al­go que ex­pli­ca el cli­ma de con­fu­sión de Ita­lia. Fue un ex­can­di­da­to de su par­ti­do, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, quien el 3 de fe­bre­ro dis­pa­ró des­de la ven­ta­ni­lla de su co­che a cin­co ni­ge­ria­nos pa­ra ven­gar el ase­si­na­to de una to­xi­có­ma­na. Pe­ro en me­dio del exal­ta­do de­ba­te so­bre la cri­sis mi­gra­to­ria —más 600.000 des­em­bar­cos en la úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra—, Sal­vi­ni vol­vió a dar­le la vuel­ta al dis­cur­so y ape­nas le ha per­ju­di­ca­do. Su­bió al­gu­nas dé­ci­mas en las úl­ti­mas en­cues­tas y as­pi­ra a arre­ba­tar­le el li­de­raz­go de la coa­li­ción de cen­tro­de­re­cha a Sil­vio Ber­lus­co­ni. Un due­lo que ayer pu­do ya ver­se en las pa­la­bras de lí­der xe­nó­fo­bo.

En la pla­za del Duo­mo de Mi­lán, Sal­vi­ni es­tu­vo es­col­ta­do por al­gu­nos ba­ro­nes del par­ti­do, co­mo el go­ber­na­dor del Vé­ne­to, Luca Zaia, y el can­di­da­to de la Li­ga en Lom­bar­día, At­ti­lio Fon­ta­na, au­tor de una in­quie­tan­te lla­ma­da a de­fen­der la ra­za blan­ca. Él, que nun­ca ha si­do ele­gi­do en unas ur­nas, qui­so dar ya por ase­gu­ra­da su vic­to­ria en una de las so­bre­ac­tua­cio­nes que tan­to gus­tan a sus vo­tan­tes y en la que, in­clu­so, ci­tó a Pa­so­li­ni. So­bre un Evan­ge­lio, un rosario y una Cons­ti­tu­ción, es­ce­ni­fi­có una ju­ra de car­go. “Me com­pro­me­to a ser fiel a mi pue­blo, a 60 mi­llo­nes de ita­lia­nos, a ser­vir­lo con ho­nes­ti­dad y co­ra­je, ju­ro apli­car la Cons­ti­tu­ción ita­lia­na de ver­dad y ju­ro ha­cer­lo res­pe­tan­do las re­glas de es­te sa­gra­do Evan­ge­lio”. Los úl­ti­mos son­deos le dan so­lo el 13% de los vo­tos, cua­tro pun­tos me­nos que a For­za Ita­lia, que to­da­vía no ha de­sig­na­do can­di­da­to. que se man­tie­ne a la vis­ta del cre­ci­mien­to elec­to­ral que los son­deos au­gu­ran a la Li­ga.

La cam­pa­ña de la Li­ga, mar­ca­da por un lenguaje ca­da vez más ra­di­cal, bron­co y xe­nó­fo­bo, cho­có con la reali­dad cuan­do un ex­mi­li­tan­te del par­ti­do dis­pa­ró con­tra seis in­mi­gran­tes afri­ca­nos en Ma­ce­ra­ta. Pe­ro ello no ha im­pe­di­do que la Li­ga con­ti­núe apo­yán­do­se en gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha pa­ra cre­cer y ha­cer vi­si­ble su po­der de con­vo­ca­to­ria y mo­vi­li­za­ción. Co­mo se­ña­la el pro­fe­sor Mar­co Tar­chi en una en­tre­vis­ta a L’Es­pres­so, la ex­tre­ma de­re­cha y el po­pu­lis­mo no de­ben con­fun­dir­se. No com­par­ten una mis­ma tra­di­ción po­lí­ti­ca y di­ver­gen ra­di­cal­men­te, por ejem­plo, en su va­lo­ra­ción de la de­mo­cra­cia. Sin em­bar­go, am­bas cul­tu­ras po­lí­ti­cas coin­ci­den en una opo­si­ción ra­di­cal a la in­mi­gra­ción. Y es­te es el con­sen­so so­bre el que Mat­teo Sal­vi­ni es­tá cons­tru­yen­do el nue­vo rol de la nue­va Li­ga en la po­lí­ti­ca ita­lia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.