La ca­ri­ca­tu­ra que mol­dea el Bre­xit

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Pre­sión cons­tan­te

Fue­ra de su cha­let en el ex­clu­si­vo ba­rrio lon­di­nen­se de May­fair o de su man­sión del si­glo XVII en la bu­có­li­ca cam­pi­ña in­gle­sa, a Ja­cob Rees-Mogg no se le ha vis­to con otro atuen­do que no sea tra­je —cru­za­do— y cor­ba­ta, ca­si siem­pre de lu­na­res. En oca­sio­nes es­pe­cia­les, co­mo el fu­ne­ral de Mar­ga­ret That­cher, re­ma­ta su look con un som­bre­ro de co­pa.

Em­pe­zó a in­ver­tir en Bol­sa an­tes in­clu­so de en­trar en la eli­tis­ta es­cue­la de Eton. A los 11 años, to­mó la pa­la­bra en una jun­ta de ac­cio­nis­tas de Ge­ne­ral Elec­tric pa­ra can­tar las cua­ren­ta al con­se­jo, don­de se sen­ta­ba su pa­dre, por los “pa­té­ti­cos” di­vi­den­dos de la com­pa­ñía.

Gra­cias a una breve ca­rre­ra en la ban­ca pri­va­da, ama­só una con­si­de­ra­ble for­tu­na, va­lo­ra­da hoy en más de 100 mi­llo­nes de eu­ros, que com­ple­tó al con­traer ma­tri­mo­nio con una ri­ca he­re­de­ra. Pi­dió su mano en un sa­lón de­co­ra­do con me­dia do­ce­na de van dycks y, en 2007, se ca­sa­ron en la ca­te­dral de Can­ter­bury, en una ce­re­mo­nia en la­tín.

Cuan­do el ve­rano pa­sa­do na­ció su sex­to hi­jo, Six­to Do­mi­ni­co Bo­ni­fa­cio Cris­tó­bal, Rees-Mogg re­co­no­ció que no ha­bía cam­bia­do un pa­ñal en su vi­da. Eso, di­jo, lo ha­cía ma­ra­vi­llo­sa­men­te bien la nanny, la mis­ma que le cui­dó a él de ni­ño y que le acom­pa­ñó a in­ter­ac­tuar con el vul­go du­ran­te la cam­pa­ña de las elec­cio­nes de 1997, en su pri­mer in­ten­to fa­lli­do de ob­te­ner un es­ca­ño en el Par­la­men­to por el Par­ti­do Con­ser­va­dor.

En 2010, a pe­sar de la opo­si­ción de Da­vid Ca­me­ron, que lo veía co­mo la an­tí­te­sis de su pro­yec­to mo­der­ni­za­dor del par­ti­do, se pre­sen­tó por ter­ce­ra vez y lo- gró en­trar en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes. En­tre sus ges­tas co­mo dipu­tado fi­gu­ran el ha­ber so­li­ci­ta­do un hu­so horario di­fe­ren­te al del res­to del país pa­ra su cir­cuns­crip­ción elec­to­ral de Som­mer­set, así co­mo el ha­ber pro­nun­cia­do una pa­la­bra de 29 le­tras, floc­ci­nau­ci­nihi­li­pi­li­fi­ca­tion, la más lar­ga es­cu­cha­da ja­más en la Cá­ma­ra. La de­fi­nió en la BBC co­mo “la ac­ción o há­bi­to de va­lo­rar al­go co­mo inú­til”, y di­jo que era apli­ca­ble a los jue­ces del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de Jus­ti­cia. La fo­bia a la UE es­tá en su ge­né­ti­ca, cor­te­sía de un pa­dre, ex­di­rec­tor de The Ti­mes, que fue uno de los fun­da­do­res del mo­vi­mien­to an­ti­eu­ro­peo.

Ja­cob Rees-Mogg, de 48 años, es una ca­ri­ca­tu­ra de las tra­di­cio­nes in­gle­sas. “Una ca­bi­na te­le­fó­ni­ca ro­ja he­cha car­ne”, le des­cri­bió The Eco­no­mist. Has­ta ha­ce po­co era un ex­cén­tri­co dipu­tado sen­ta­do al fon­do de las ban­ca­das con­ser­va­do­ras. Hoy, co­sas del es­per­pen­to en que se ha con­ver­ti­do la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca, es el fa­vo­ri­to en las ca­sas de apues­tas pa­ra su­ce­der a The­re­sa May, y uno de los bri­tá­ni­cos que más in­flu­yen en el rum­bo del Bre­xit.

En las elec­cio­nes de ju­nio del año pa­sa­do le ofre­cie­ron la opor­tu­ni­dad de bri­llar co­mo un co­lo­ri­do par­che en el man­to gris con el que May cu­brió a los con­ser­va­do­res. El pa­ti­na­zo de la pri­me­ra mi­nis­tra con­vir­tió a Rees-Mogg en un po­ten­cial con­tra­pun­to tory al la­bo­ris­ta Je­remy Corbyn. Un guar­dián de las esen­cias ca­paz de ca­bal­gar la ola de la an­ti­po­lí­ti­ca.

Na­cía el cul­to a la per­so­na­li­dad de Rees-Mogg. Se acu­ñó el tér­mino mogg­men­tum, un gui­ño al mo­vi­mien­to que sus­ten­ta el corby­nis­mo. El dipu­tado, que res- que la es­tri­den­cia es la úni­ca ma­ne­ra de so­bre­sa­lir en la po­lí­ti­ca 2.0. Ese con­ser­va­du­ris­mo ran­cio que enar­bo­la, di­fí­cil­men­te se­du­ci­rá al vo­tan­te me­dio, pe­ro pro­por­cio­na a Rees-Mogg una pri­vi­le­gia­da trin­che­ra des­de la que ata­car la or­to­do­xia li­be­ral y a la éli­te glo­ba­li­za­do­ra. Pa­ra sus crí­ti­cos, sus ex­qui­si­tos mo­da­les y su fino sen­ti­do del hu­mor, no exen­to de au­to­pa­ro­dia, ocul­tan a un pe­li­gro­so fa­ná­ti­co. No so­lo en lo que res­pec­ta al Bre­xit, sino en asun­tos co­mo la eco­no­mía, el cam­bio cli­má­ti­co o el abor­to, que no aprue­ba ni en ca­so de vio­la­ción. pon­de a los vo­tan­tes de su cir­cuns­crip­ción elec­to­ral por car­ta, se abrió cuen­tas en Twit­ter e Ins­ta­gram. Em­pe­zó a li­de­rar las en­cues­tas de po­ten­cia­les su­ce­so­res de May y fue la estrella del con­gre­so anual del Par­ti­do Con­ser­va­dor en oc­tu­bre. El pa­sa­do enero ha­lla­ba el ins­tru­men­to pa­ra ca­na­li­zar su po­der. Fue ele­gi­do pre­si­den­te del Eu­ro­pean Re­search Group (ERG), un opa­co ór­gano de dipu­tados ul­tra­eu­ró­fo­bos. Rees-Mogg y el ERG ejer­cen una pre­sión cons­tan­te pa­ra evi­tar que el Go­bierno se ale­je del ca­mino a una rup­tu­ra lim­pia con la UE.

So­lo es­ta se­ma­na, man­da­ron una car­ta a May en la que le re­cor­da­ban su com­pro­mi­so con el Bre­xit du­ro y, por si se le vol­vía a ol­vi­dar, Rees-Mogg se lo re­cor­dó en un ar­tícu­lo en The Te­le­graph. Su po­der ra­di­ca en que cuen­ta con su­fi­cien­tes dipu­tados co­mo pa­ra ha­cer al Go­bierno per­der una vo­ta­ción en la Cá­ma­ra, o in­clu­so pa­ra pro­vo­car una mo­ción de cen­su­ra a May.

Al nom­brar mi­nis­tros a Bo­ris John­son y a Mi­chael Go­ve, so­me­tién­do­los a la res­pon­sa­bi­li­dad co­lec­ti­va del Ga­bi­ne­te, May ha neu­tra­li­za­do a quie­nes eran sus más po­pu­la­res eu­ró­fo­bos. Eso ha de­ja­do a dis­po­si­ción de Rees-Mogg el trono del Bre­xit du­ro.

Él nie­ga cual­quier in­ten­ción de com­ple­tar tan pron­to los tres ob­je­ti­vos que se im­pu­so a los 11 años. Pue­de que ten­ga ra­zón. Ja­cob Rees-Mogg tie­ne la ven­ta­ja de que su ob­se­sión coin­ci­de con el te­ma del mo­men­to: el Bre­xit. Y quién ne­ce­si­ta su­frir en el po­der si pue­de mol­dear­lo a su me­di­da des­de los már­ge­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.