Una his­to­ria de des­con­fian­zas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Fe­rran Ló­pez, ac­tual je­fe de los Mos­sos, y Jo­sep Lluís Tra­pe­ro, des­ti­tui­do de ese car­go por el Go­bierno cen­tral, siem­pre man­tu­vie­ron una re­la­ción dis­tan­te. Cuan­do Tra­pe­ro fue nom­bra­do, en ju­nio de 2017, má­xi­mo res­pon­sa­ble de la po­li­cía ca­ta­la­na por el con­se­je­ro Ra­mon Es­pa­da­ler, Ló­pez so­na­ba tam­bién pa­ra el pues­to. En­ton­ces ya era co­no­ci­do el tra­to frío en­tre am­bos, que as­cen­die­ron al pues­to de co­mi­sa­rio a la vez, en 2010. Pe­ro Tra­pe­ro lo man­tu­vo en la es­truc­tu­ra pi­ra­midal de la je­fa­tu­ra, co­mo res­pon­sa­ble de coor­di­na­ción cen­tral, jun­to al fa­lle­ci­do Da­vid Pi­qué. La fór­mu­la no re­sul­tó del to­do exi­to­sa. Tra­pe­ro la­men­tó en oca­sio­nes el es­ca­so apo­yo de los co­mi­sa­rios en su nue­vo car­go, se­gún fuen­tes po­li­cia­les. A su vez, di­ver­sos man­dos cri­ti­ca­ron el re­ce­lo de Tra­pe­ro, que tra­ba­ja­ba con un re­du­ci­do nú­me­ro de per­so­nas de con­fian­za, en un es­ti­lo de man­do que al- gu­nas fuen­tes de­fi­nen co­mo per­so­na­lis­ta.

Tra­pe­ro ca­ta­pul­tó la fi­gu­ra del je­fe de los Mos­sos, que has­ta en­ton­ces ha­bía ejer­ci­do el co­mi­sa­rio Jo­sep Mi­lan de una for­ma dis­cre­ta con Fe­rran Ló­pez co­mo se­gun­do. “¿Cuán­tas per­so­nas po­drían de­cir el nom­bre del je­fe de la Er­tzain­tza?”, ejem­pli­fi­ca­ba un al­to man­do. Y no du­dó en dis­cre­par de sus man­dos po­li­cia­les si no com­par­tían su cri­te­rio. Po­cas per­so­nas, ase­gu­ran fuen- tes po­li­cia­les, se atre­vían a con­tra­de­cir­le.

En ese con­tex­to, lle­ga­ron los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils del 17 de agos­to. La ges­tión del aten­ta­do “en­cum­bró a Tra­pe­ro y a la vez tras­la­dó la pe­li­gro­sa ima­gen de que Ca­ta­lu­ña era in­de­pen­dien­te, que po­día ac­tuar de for­ma au­tó­no­ma”, ex­pli­can las mis­mas fuen­tes, que sos­pe­chan que en ese mo­men­to la cú­pu­la po­lí­ti­ca y Tra­pe­ro que­da­ron se­ña­la­dos.

Pa­ra el re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre, Tra­pe­ro ya era un lí­der de ma­sas, con ca­mi­se­tas, ta­zas y cho­co­la­ti­nas con su nom­bre. Al­gu­nas fuen­tes po­li­cia­les con­si­de­ran que el éxi­to le per­ju­di­có en la ges­tión del 1-O. Tra­pe­ro cues­tio­nó las di­ver­sas ór­de­nes de la fis­ca­lía y evi­den­ció su pro­fun­do des­con­ten­to an­te el he­cho de que un man­do del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, el co­ro- nel Die­go Pé­rez de los Co­bos, des­em­bar­ca­se en Ca­ta­lu­ña a di­ri­gir un dis­po­si­ti­vo que con­si­de­ra­ba que de­bía ser ex­clu­si­vo de los Mos­sos: ya no asis­tió a nin­gu­na reunión más y de­le­gó esa fun­ción en el co­mi­sa­rio Fe­rran Ló­pez.

Has­ta ese mo­men­to, Ló­pez ha­bía te­ni­do un pa­pel muy dis­cre­to co­mo nú­me­ro dos del cuer­po. In­te­rior re­ci­bió con agra­do a un mos­so “de tra­to más fá­cil”. “Él siem­pre tie­ne una bue­na ca­ra pa­ra to­do el mun­do”, cri­ti­can, sin em­bar­go, al­gu­nos man­dos. Fuen­tes po­li­cia­les ase­gu­ran que Tra­pe­ro, Ló­pez y Joan Car­les Mo­li­ne­ro, el ter­cer co­mi­sa­rio en la cú­pu­la de Mos­sos, es­ta­ban de acuer­do con el dis­po­si­ti­vo ela­bo­ra­do pa­ra el 1 de oc­tu­bre. Los tres con­si­de­ra­ban que en­trar en los co­le­gios con las po­rras por de­lan­te hu­bie­se si­do un error.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.