En An­doain que­dan he­ri­das sin ce­rrar

El País (1ª Edición) - - PORTADA - “Dar­lo to­do”

bos en ma­yo de 2008. Del aná­li­sis de los fi­che­ros in­for­má­ti­cos y las agen­das in­ter­ve­ni­das a Thierry, se con­clu­yó que la cé­lu­la Zi­pi re­ci­bía en Fran­cia so­bres “ta­ma­ño li­bro” que con­te­nían cartas con el se­llo de co­rreos ya pues­to, la di­rec­ción del des­ti­na­ta­rio y un re­mi­ten­te. Ota­ño e Ige­ra­te­gi te­nían se­ña­la­das las fe­chas en que te­nían que bu­zo­near esas cartas de ex­tor­sión. Lle­ga­ron a en­viar 552 mi­si­vas, di­ri­gi­das prin­ci­pal­men­te a cons­truc­to­res que, se­gún ex­pre­sio­nes que Thierry anotó en sus apun­tes, ha­bían lo­gra­do “una fac­tu­ra­ción bes­tial en obras pú­bli­cas”. En­tre los des­ti­na­ta­rios fi­gu- ra­ba la em­pre­sa Altuna y Uria, cu­yo con­se­je­ro de­le­ga­do, Ina­xio Altuna, fue ase­si­na­to a ti­ros en Azpeitia en di­ciem­bre de 2008.

A Ve­la le in­quie­ta que sus con­ve­ci­nos tam­bién se de­di­ca­ban a re­ca­bar da­tos de víc­ti­mas po­ten­cia­les de ETA. Pro­por­cio­na­ron in­for­ma­ción de los mo­vi­mien­tos que ha­cía Pa­ga­za, del cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil de To­lo­sa y de tres agen­tes de la Er­tzain­tza que es­tu­dia­ron con Ige­ra­te­gi, quie­nes “re­ci­bie­ron ata­ques no le­ta­les en su pro­pie­dad, tran­qui­li­dad y ha­cien­da per­so­nal”, se­gún se re­co­ge en la sen­ten­cia con­de­na­to­ria, cu­ya po­nen­te fue la ma­gis­tra­da de En el nú­me­ro 3 de la ca­lle On­da­rre­ta vi­vía José Luis Ló­pez de La­ca­lle, el co­lum­nis­ta y miem­bro del Fo­ro de Er­mua, ata­ca­do con cua­tro cóc­te­les mó­lo­tov que im­pac­ta­ron en el bal­cón de su ca­sa unos me­ses an­tes de que un eta­rra le ma­ta­ra a ti­ros al la­do de su por­tal en 2000. Unos ra­di­ca­les hi­cie­ron ex­plo­tar en 2001 un ar­te­fac­to jun­to a la puer­ta de la ca­sa de Ve­la, pe­ro afec­tó a un ma­tri­mo­nio de ju­bi­la­dos que vi­vía al la­do. En esa mis­ma ca­lle que tan bien co­no­cía Ota­ño, en 2002 le que­ma­ron el co­che a la mu­jer del en­ton­ces con­ce­jal so­cia­lis­ta. Dos me­ses des­pués le co­lo­ca­ron en la puer­ta de su ca­sa un so­bre con la si­guien­te ins­crip­ción: “Go­ra ETA. Boom! Va­mos a dar to­do pa­ra ma­tar­te”. Den­tro ha­bía una lla­ve del por­tal y una car­ta con es­te en­ca­be­za­mien­to: “Que­ri­dí­si­mo sr. VE­LA”. El es­cri­to ter­mi­na­ba con es­ta cruel ame­na­za: “To­ma la lla­ve de tu por­tal, pe­ro no te tran­qui­li­ces de­ma­sia­do pues te­ne­mos 47 co­pias más y 47 per­so­nas es­tán dis­pues­tas a dar­lo to­do por eli­mi­nar­te”.

“Son de­ma­sia­das ca­sua­li­da­des”, di­ce aho­ra Ve­la mien­tras le asal­tan los re­cuer­dos de aque­llos tiem­pos. En ple­na vo­rá­gi­ne te­rro­ris­ta, un día de 2002 re­ci­bió la lla­ma­da del con­se­je­ro vas­co de In­te­rior, Javier Bal­za, pa­ra que se pre­sen­ta­ra en la se­de del Go­bierno vas­co. “Nos sa­lu­da­mos y me di­jo: ‘José Luis, ma­ña­na mis­mo te tie­nes que mar­char de tu ca­sa por­que te van a ma­tar”. Ve­la se mar­chó tres años de An­doain y lle­gó a es­tar pro­te­gi­do por cin­co es­col­tas, re­cuer­da. Tu­vo me­jor suer­te que Ló­pez de La­ca­lle y Pa­ga­za, dos de sus gran­des ami­gos.

An­doain vi­ve ajeno a to­do es­to. “Ya ves que el pue­blo es­tá muer­to”, co­men­ta Ve­la. Ota­ño e Ige­ra­te­gi si­guen re­co­gi­dos “a la es­pe­ra de po­der nor­ma­li­zar sus vi­das”, di­ce Iol­di, con­ven­ci­do de que tie­nen “ga­ran­ti­za­da” la vuel­ta a sus pues­tos de tra­ba­jo. Mien­tras, los per­se­gui­dos por ETA­tra­tan de po­ner ca­ra a aque­llos que tan­to do­lor pro­vo­ca­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.