El mis­te­rio del re­gre­so de la he­roí­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Re­duc­ción de da­ños

En San Die­go, un ba­rrio de Ma­drid que pa­re­ce an­cla­do en los 80, el due­ño del bar Cla­ri­sol se­ña­la al­go ocul­to ba­jo el mos­tra­dor: “Es­to es in­so­por­ta­ble. So­lo en es­ta man­za­na hay cua­tro pi­sos en los que se ven­de he­roí­na. Me ame­na­zan a diario y he te­ni­do que traer­me la es­co­pe­ta de ca­za. Aquí la ten­go”. En el co­ra­zón del Ra­val, el vie­jo ba­rrio chino de Bar­ce­lo­na, Emi­li cuen­ta que en su pe­lu­que­ría —si­tua­da ba­jo un edi­fi­cio que ya se co­no­ce co­mo “el por­ta­vio­nes de la dro­ga”— no hay un día que no en­tre un he­roi­nó­mano bus­can­do di­ne­ro pa­ra com­prar una do­sis en al­guno de los 70 nar­co­pi­sos de la zo­na: “La se­ma­na pa­sa­da me ro­ba­ron mis dos pe­rros. Y otro día en­tró un jo­ven con un cu­chi­llo cla­va­do en la es­pal­da. Ni se ha­bía en­te­ra­do de que lo lle­va­ba, se lo tu­ve que de­cir yo”.

Des­de ha­ce me­ses, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­for­man de for­ma re­cu­rren­te de un su­pues­to re­pun­te en el con­su­mo de he­roí­na en Es­pa­ña y de la de­ses­pe­ra­ción de los ve­ci­nos an­te una pla­ga que creían ex­tin­gui­da. Y, sin em­bar­go, no hay da­tos que lo ava­len. So­lo in­di­cios. Muy preo­cu­pan­tes, pe­ro so­lo in­di­cios.

La he­roí­na se ha con­ver­ti­do en un enig­ma. Los ve­ci­nos es­tán preo­cu­pa­dos y la po­li­cía ad­mi­te que ca­da vez lle­gan ali­jos más gran­des pro­ce­den­tes de Af­ga­nis­tán —don­de el pa­sa­do año se ba­tió un nue­vo ré­cord en la pro­duc­ción de opio—, pe­ro las es­ta­dís­ti­cas in­sis­ten en zan­jar el de­ba­te. Los da­tos ofi­cia­les des­car­tan que el con­su­mo de he­roí­na ha­ya au­men­ta­do en los úl­ti­mos años en Es­pa­ña.

La En­cues­ta so­bre Al­cohol y Dro­gas, ela­bo­ra­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, se­ña­la que la he­roí­na se man­tie­ne es­ta­ble: en el año 1995 un 0,8% de la po­bla­ción ha­bía con­su­mi­do es­ta sus­tan­cia al­gu­na vez en la vi­da. Diez años des­pués, en 2005, el por­cen­ta­je fue del 0,7% y en 2015, el 0,6%. “Se tra­ta de nú­me­ros re­si­dua­les. Ape­nas ha ha­bi­do al­te­ra­ción en el con­su­mo de he­roí­na en los úl­ti­mos 20 años”, ex­pli­ca Ig­na­cio Cal­de­rón, ge­ren­te de la Fun­da­ción de Ayu­da con­tra la Dro­ga­dic­ción (FAD).

Tam­po­co pa­re­ce exis­tir un re­pun­te en el res­to de Eu­ro­pa. Se­gún An­drew Cun­ning­ham, portavoz del Ob­ser­va­to­rio Eu­ro­peo pa­ra las Dro­gas y la Adic­ción (EMCDDA se­gún sus si­glas en in­glés), los da­tos que ma­ne­ja el or­ga­nis­mo eu­ro­peo no re­gis­tran nin­gún au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo del con­su­mo en nin­gún país de la Unión. Ni si­quie­ra en aque­llos don­de, úl­ti­ma­men­te, se ha pues­to el fo­co me­diá­ti­co por un su­pues­to cre­ci­mien­to del con­su­mo, co­mo son Reino Uni­do o Por­tu­gal. Si aca­so, lo que los da­tos in­di­can es que la he­roí­na no ha vuel­to por­que nun­ca se fue.

En­ton­ces, ¿por qué exis­te de nue­vo la per­cep­ción de que se es­tá pro­du­cien­do un re­pun­te de la he­roí­na? Se­gún Da­vid Pere Mar­tí­nez, psi­có­lo­go so­cial y coor­di­na­dor de la Uni­tat Po­lí­ti­ques de Dro­gues de la Universitat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na, el fan­tas­ma del re­gre­so de la he­roí­na apa­re­ce de for­ma cí­cli­ca, “pe­ro nun­ca sus­ten­ta­do por los da­tos”. Di­ce que en par­te se de­be “al mie­do atá­vi­co” que la so­cie­dad es­pa­ño­la tie­ne a una dro­ga de tan dra­má­ti­co re­cuer­do: “El da­ño que cau­só man­tie­ne en aler­ta a la so­cie­dad y cual­quier no­ti­cia en es­te sen­ti­do dis- Car­los vi­ve jun­to al nú­me­ro 22 de la ca­lle Roig, un blo­que de tres al­tu­ras bau­ti­za­do co­mo “el por­ta­vio­nes de la dro­ga”. “Has­ta ha­ce unos días, en es­te blo­que ha­bía tres nar­co­pi­sos y una sa­la pa­ra in­yec­tar­se”, de­ta­lla Car­los. “La Po­li­cía nos di­jo que por aquí pa­sa­ban 200 per­so­nas ca­da ho­ra y me­dia. Veía­mos en­trar de to­do, des­de dro­go­de­pen­dien­tes a tu­ris­tas pa­san­do por eje­cu­ti­vos de tra­je. Ha­ce unas se­ma­nas me en­con­tré en mi por­tal a dos ni­ñas pe­que­ñas. Las ha­bía de­ja­do es­pe­ran­do su pa­dre mien­tras iba a com­prar he­roí­na”.

A las afue­ras de Bar­ce­lo­na, los ve­ci­nos del ba­rrio de La Mi­na tam­bién con­vi­ven des­de ha­ce años con la he­roí­na. Aquí fun­cio­na un cen­tro de re­duc­ción de da­ños lla­ma­do El Lo­cal y de­pen­dien­te de la Ge­ne­ra­li­tat. Ca­da día, un cen­te­nar de dro­go­de­pen-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.