Exa­men a la in­to­le­ran­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ba­rri­ca­da y Kor­ta­tu Le­yes y de­man­da so­cial

“Es un pe­rio­do de re­gre­sión, ca­si co­mo de vuel­ta a la os­cu­ri­dad”, opi­na Vi­cent To­do­lí, ex­di­rec­tor de la Ta­te Modern de Lon­dres. “Y hay que ac­tuar, por­que si no se pro­du­ce el efec­to acu­mu­la­ción, el efec­to anes­te­sia: al prin­ci­pio pin­cha un po­co, lue­go me­nos, y al fi­nal ni lo sien­tes. Ha­bría que plan­tar­se. El ar­te es li­ber­tad. Por lo tan­to, no de­be­ría par­ti­ci­par en es­pa­cios don­de es­tá cer­ce­na­da”.

En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do múl­ti­ples ejem­plos de esa vuel­ta a la os­cu­ri­dad de la que ha­bla To­do­lí. Si re­vi­sa­mos la he­me­ro­te­ca de la úl­ti­ma dé­ca­da, re­cor­da­re­mos la fa­mo­sa re­ti­ra­da en Va­len­cia de una ex­po­si­ción de imá­ge­nes so­bre el ca­so Gür­tel; la ce­re­mo­nia de la con­fu­sión cen­so­ra de una con­tro­ver­ti­da obra que re­pre­sen­ta­ba al rey Juan Car­los I so­do­mi­za­do que lle­vó a la di­mi­sión de Bar­to­meu Marí co­mo di­rec­tor del Mac­ba en 2015; la re­cien­te con­de­na de cár­cel al ra­pe­ro ca­ta­lán Pa­blo Ha­sel por en­sal­zar a ETA y a los ex­tin­gui­dos GRAPO o la ame­na­za de dos años y un día que pen­de aho­ra so­bre el gru­po de rap La In­sur­gen­cia, tam­bién por las le­tras de sus can­cio­nes.

En una épo­ca en la que Fran­cia pe­lea con Fa­ce­book en los tri­bu­na­les por cen­su­rar El ori­gen del mun­do, de Cour­bet, y la Na­tio­nal Ga­llery de Was­hing­ton ha pos­pues­to una mues­tra de Chuck Clo­se, acu­sa­do de abu­sos, en una épo­ca en la que la co­rrec­ción po­lí­ti­ca re­co­rre Oc­ci­den­te y las re­des so­cia­les han am­pli­fi­ca­do el im­pac­to del in­sul­to y mul­ti­pli­ca­do el nú­me­ro de ofen­di­dos, Es­pa­ña acu­sa los pro­ble­mas de to­dos y otros muy es­pe­cí­fi­cos su­yos que re­tra­san en dé­ca­das su re­loj ar­tís­ti­co y so­cial, co­mo apun­tan al­gu­nos ob­ser­va­do­res neu­tra­les.

“Al­zar la voz, in­clu­so a tra­vés de las re­des so­cia­les, se ha vuel­to ca­da vez más pe­li­gro­so gra­cias a las re­for­mas en la Ley Or­gá­ni­ca de Pro­tec­ción de la Se­gu­ri­dad Ciu- da­da­na y del Có­di­go Pe­nal, por las cua­les se amor­da­za el ejer­ci­cio de los de­re­chos de reunión pa­cí­fi­ca y de li­ber­tad de ex­pre­sión y se da­ña el de­re­cho a la in­for­ma­ción”. Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal da­ba así la pun­ti­lla a la mar­ca Es­pa­ña, ape­nas unas ho­ras des­pués de que The New York Ti­mes —que tam­bién alu­día al en­car­ce­la­mien­to pre­ven­ti­vo en 2016 de los fa­mo­sos ti­ti­ri­te­ros por mos­trar en el car­tel Go­ra Al­ka-ETA—, The Guar­dian y va­rias re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das se hi­cie­ran eco de la cen­su­ra a Sie­rra por la obra que re­tra­ta co­mo pre­sos po­lí­ti­cos, en­tre otros, al lí­der de ERC, Oriol Jun­que­ras, y los pre­si­den­tes de la ANC y de Òm­nium Cul­tu­ral, Jor­di Sàn­chez y Jor­di Cui­xart, en pri­sión pre­ven­ti­va acu­sa­dos de re­be­lión y se­di­ción.

¿Es­ta­mos re­nun­cian­do a la li­ber­tad de ex­pre­sión, que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ca­li­fi­ca co­mo una de las ba­ses del prin­ci­pio de le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca? Pien­sen en los años ochen­ta y no- ven­ta. La jo­ven de­mo­cra­cia lo per­mi­tía ca­si to­do. Lo­qui­llo se ha har­ta­do de can­tar La ma­ta­ré, de 1987, sin so­bre­sal­tos pe­se a que la can­ción se cie­rra con un: “Por fa­vor, so­lo quie­ro ma­tar­la, a pun­ta de na­va­ja, be­sán­do­la una vez más”. Se pue­de pen­sar, con ra­zón, que la vio­len­cia de gé­ne­ro no es­ta­ba en­ton­ces en la agen­da, pe­ro tam­bién se per­mi­tían le­tras que de ma­ne­ra evi­den­te apo­ya­ban a ETA. “An­tes de 2000 ha­bía ba­rra li­bre en ma­te­ria de can­cio­nes”, ex­pli­ca Ma­nuel Can­cio, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pe­nal de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid. “So­lo hay que re­cor­dar Sa­rri, sa­rri de Kor­ta­tu (“a me­nu­do la gen­te em­pie­za a bai­lar, ten­drá al­go que ver con que fal­tan dos en el “re­cuen­to ge­ne­ral”) o No hay tre­gua de Ba­rri­ca­da (“es­tás asus­ta­do, tu vi­da va en ello, pe­ro al­guien de­be ti­rar de ga­ti­llo”). Pe­ro en ese mo­men­to ha- bría si­do mar­ciano que al­guien ima­gi­na­se que la po­li­cía y los jue­ces pu­die­ran en­trar a ana­li­zar y juz­gar es­tas le­tras. Sim­ple­men­te, no ca­bía en la ca­be­za de na­die”.

Tip y Coll ha­cían chis­tes en pú­bli­co con el ase­si­na­to por ETA de Carrero Blan­co. “Era al­go que for­ma­ba par­te del po­so po­pu­lar de iro­nía, sar­cas­mo y hu­mor ne­gro que siem­pre ha ca­rac­te­ri­za­do a Es­pa­ña des­de Que­ve­do o mu­cho an­tes”, afir­ma Cé­sar Straw­berry, can­tan­te de Def Con Dos, con­de­na­do a un año de cár­cel en 2017 por el Tri­bu­nal Su­pre­mo por enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo por tui­tear que año­ra­ba a los GRAPO y bro­mear con man­dar un ros­cón bom­ba al Rey. “A mí me di­cen en­ton­ces que iban a pa­sar es­tas co­sas en Es­pa­ña y ha­bría creí­do que no era po­si­ble ni en la peor dis­to­pía”, con­clu­ye. “Hay que pen­sar có­mo he­mos lle­ga­do has­ta aquí a ba­se de ce­der pe­que­ñas par­ce­las de li­ber­tad”, aña­de To­do­lí. Las re­for­mas le­gis­la­ti­vas han te­ni­do mu­cho que ver en ese re­tro­ce­so, pe­ro no so­lo. El Có­di­go Pe­nal de la de­mo­cra­cia, en 1995, ya in­cluía los de­li­tos de odio —aun­que de for­ma más res­trin­gi­da— y los cas­ti­ga­ba con cár­cel de uno a tres años. Sin em­bar­go, ape­nas lle­ga­ban a los tri­bu­na­les, co­mo mues­tra el re­cuen­to de ca­sos rea­li­za­do por la ca­te­drá­ti­ca de De­re­cho Pe­nal de la Uni­ver­si­dad Jai­me I de Cas­te­llón, Ma­ri­sa Cuer­da: so­lo tres con­de­nas has­ta 2007.

Des­de en­ton­ces, la de­man­da de cier­tos sec­to­res so­cia­les, en es­pe­cial aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas o co­lec­ti­vos dis­cri­mi­na­dos, y el en­du­re­ci­mien­to de las le­yes, han ido de la mano, de ma­ne­ra que aho­ra lle­gan a los tri­bu­na­les mu­chos más ca­sos de es­te ti­po y los jue­ces los re­suel­ven con nor­mas ca­da vez más se­ve­ras.

En 2000 se in­clu­yó en el Có­di­go Pe­nal el enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo co­mo par­te de la ofen­si­va con­tra ETA y su en­torno. Pe­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.