Chi­na eli­mi­na­rá el lí­mi­te de man­da­tos pa­ra per­pe­tuar a Xi en el po­der

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cam­pa­ña an­ti­co­rrup­ción

El co­mi­té cen­tral ha pro­pues­to eli­mi­nar la fra­se, re­fe­ri­da al je­fe de Es­ta­do y su nú­me­ro dos, que es­ti­pu­la que “per­ma­ne­ce­rá en el pues­to no más de dos man­da­tos con­se­cu­ti­vos” de la Cons­ti­tu­ción, anun­ció la agen­cia es­ta­tal Xin­hua. Ade­más, el co­mi­té cen­tral pro­pu­so ins­cri­bir la ideo­lo­gía de Xi Jin­ping —con el nom­bre ofi­cial de “Pen­sa­mien­to de Xi Jin­ping so­bre so­cia­lis­mo con ca­rac­te­rís­ti­cas chi­nas pa­ra una nue­va era”— en la Ley Fun­da­men­tal chi­na, un ho­nor que so­lo se ha­bía con­ce­di­do en vi­da al fun­da­dor de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar, Mao Ze­dong.

Si se eli­mi­na una cláu­su­la, se le aña­di­rá tam­bién otra, que sub­ra­ya­rá la im­por­tan­cia del li­de­raz­go del Par­ti­do: se­gún Xin­hua, la nue­va en­mien­da pre­ci­sa­rá que es­te li­de­raz­go “es el ras­go que de­fi­ne el so­cia­lis­mo con ca­rac­te­rís­ti­cas chi­nas”.

Se­gún el sis­te­ma ac­tual, Xi Jin­ping, nom­bra­do pre­si­den­te del país en mar­zo de 2013, ten­dría que aban­do­nar el car­go en 2023. La eli­mi­na­ción de la cláu­su­la le per­mi­ti­rá con­ti­nuar en el pues­to de je­fe de Es­ta­do sin li­mi­ta­cio­nes.

Aun­que el car­go que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta en una Chi­na don­de el par­ti­do es­tá por en­ci­ma de las es­truc­tu­ras del Es­ta­do es el de se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PCCh. El re­gla­men­to de la for­ma­ción no im­po­ne for­mal­men­te lí­mi­tes tem­po­ra­les a Xi, pe­ro sí exis­tía —tam­bién has­ta aho­ra— la cos­tum­bre tá­ci­ta de que los al­tos car­gos se re­ti­ra­ran al cum­plir los 68 años. Pe­ro ya en oto­ño, los di­ri­gen­tes del par­ti­do ha­bían in­di­ca­do que esa con­ven­ción no era más que eso, una con­ven­ción, y po­día desechar­se tran­qui­la­men­te.

El anun­cio de ayer con­fir­ma lo que se da­ba por se­gu­ro en Pe­kín des­de ha­ce me­ses, des­de que el 19º con­gre­so del par­ti­do, con­tra la cos­tum­bre, no nom­bró un su­ce­sor: que el ac­tual lí­der, que acu­mu­la ya más po­der que cual­quie­ra de sus pre­de­ce­so­res des­de los tiem­pos de Mao, pre­ten­día con­ti­nuar en el car­go mu­cho más allá de lo que le per­mi­tía el sis­te­ma, y aca­bar con el ré­gi­men de ges­tión con­sen­sua­da en­tre los sie­te miem­bros del co­mi­té per­ma­nen­te, el ór­gano de po­der más al­to del par­ti­do. Es­te sis­te­ma se ha­bía apro­ba­do tras el fa­lle­ci­mien­to de Mao pa­ra evi­tar, pre­ci­sa­men­te, la acu­mu­la­ción de po­der en un so­lo in­di­vi­duo y que pu­die­ran re­pe­tir­se los ex­ce­sos en que in­cu­rrió el maoís­mo du­ran­te eta­pas co­mo el Gran Sal­to Ade­lan- te (1958-1962) o la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral (1966-1976), en las que mu­rie­ron mi­llo­nes de per­so­nas. Tra­ta­ba de evi­tar el cul­to a la per­so­na­li­dad, al­go pa­ra lo que aho­ra no hay freno.

La pro­pues­ta se da a co­no­cer un día an­tes de que co­mien­ce el ter­cer pleno del co­mi­té cen­tral, en el que se es­pe­ra que se anun­cien im­por­tan­tes nombramientos en­tre los al­tos car­gos. Es una reunión de tres días de los je­fes del par­ti­do que es­ta vez se va a ce­le­brar an­te­la­ción: de ha­ber con- Una de las hi­pó­te­sis que los ana­lis­tas han con­je­tu­ra­do a raíz del anun­cio es la po­si­bi­li­dad de que Xi nom­bre vi­ce­pre­si­den­te a su hom­bre de con­fian­za, Wang Qis­han, que has­ta oc­tu­bre es­tu­vo al car­go de la vas­ta cam­pa­ña con­tra la co­rrup­ción den­tro del par­ti­do y que ha des­ti­tui­do o de­te­ni­do a cien­tos de mi­les de fun­cio­na­rios. Aun­que Wang es ma­yor de 68 años, si se aban­do­nan las nor­mas, tá­ci­tas o es­cri­tas, so­bre ju­bi­la­ción de los al­tos car­gos, es po­si­ble que Xi quie­ra con­tar co­mo nú­me­ro dos con un hom­bre que se ha mos­tra­do a lo lar­go de su ca­rre­ra co­mo un há­bil sol­ven­ta­dor de pro­ble­mas.

Des­de su lle­ga­da al po­der, ha­ce cin­co años, Xi ha acu­mu­la­do un enor­me po­der. Ade­más de es­tar al fren­te del par­ti­do, del Es­ta­do y de la co­mi­sión mi­li­tar cen­tral —los tres pi­la­res del sis­te­ma—, en­ca­be­za nu­me­ro­sas co­mi­sio­nes que su­per­vi­san el fun­cio­na­mien­to de las di­fe­ren­tes es­truc­tu­ras del país.

Su man­da­to se ha ca­rac­te­ri­za­do, en el ex­te­rior, por una pre­sen­cia ca­da vez más des­ta­ca­da de Chi­na en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal: Xi se ha pre­sen­ta­do co­mo de­fen­sor de la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca y la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y ha ofre­ci­do a su país co­mo al­ter­na­ti­va a las ten­den­cias ais­la­cio­nis­tas de EE UU du­ran­te el man­da­to de Do­nald Trump.

En el te­rreno in­terno, la era de Xi ha in­ten­si­fi­ca­do fuer­te­men­te los con­tro­les so­bre la so­cie­dad ci­vil. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción han re­ci­bi­do es­tric­tas ór­de­nes de res­pe­tar la lí­nea del Par­ti­do; las re­des so­cia­les es­tán su­per­vi­sa­das y se han lan­za­do du­ras cam­pa­ñas con­tra aque­llos que se per­ci­ben co­mo una ame­na­za al ré­gi­men, de los de­fen­so­res de los de­re­chos de las mi­no­rías a abo­ga­dos de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.