“Ita­lia es un la­bo­ra­to­rio que tu­vo a Trump 25 años an­tes”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La es­cue­la Hol­den, un im­pre­sio­nan­te cen­tro edu­ca­ti­vo ins­ta­la­do en una vie­ja fá­bri­ca de bom­bas tu­ri­ne­sa, en­se­ña a cons­truir re­la­tos— story­te­lling, re­za en la en­tra­da— en­fo­ca­dos al pe­rio­dis­mo, tea­tro o po­lí­ti­ca. Al­go en lo que su fun­da­dor, Ales­san­dro Ba­ric­co (Tu­rín, 1958) au­tor de Se­da o No­ve­cen­to, se­gu­ra­men­te el es­cri­tor ita­liano vi­vo más in­flu­yen­te, es un maes­tro. Qui­zá por eso, Mat­teo Ren­zi bus­có su cer­ca­nía cuan­do lle­gó al po­der y se de­jó acon­se­jar por él. Has­ta que to­do su re­la­to se de­rrum­bó y se abrió de nue­vo la ca­ja de los true­nos en Ita­lia.

Pre­gun­ta. ¿Có­mo se ha lle­ga­do a es­te cli­ma de des­com­po­si­ción?

Res­pues­ta. Aquí la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca nun­ca ha exis­ti­do. Cuan­do era jo­ven se po­día cam­biar de go­bierno tres ve­ces al año. La ano­ma­lía po­lí­ti­ca es que Ita­lia es la van­guar­dia, un la­bo­ra­to­rio. Tu­vi­mos a Trump 25 años an­tes que EE UU. Ela­bo­ra­mos muy rá­pi­da­men­te, so­mos muy apa­sio­na­dos de la po­lí­ti­ca y, ade­más, lle­va­mos a ca­bo esas lo­cu­ras. P. ¿Có­mo cuá­les? R. Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas es al­go que el mun­do de­be­ría es­tu­diar: el úni­co par­ti­do que ha co­nec­ta­do la po­lí­ti­ca con la re­vo­lu­ción di­gi­tal. Y eso pa­sa­rá en to­dos la­dos. El ren­zis­mo tam­bién fue una co­sa ex­tra­ña: en el cre­púscu­lo de to­da la iz­quier­da eu­ro­pea lle­ga un ti­po de me­nos de 40 años y sa­ca el 40% de los vo­tos. Pe­ro esa exu­be­ran­cia de in­ven­ción e in­tui­ción ha­ce de es­te país un lu­gar di­fí­cil pa­ra la po­lí­ti­ca. P. ¿A Ren­zi se le atra­gan­tó? R. Él es un gran ta­len­to de la po­lí­ti­ca. No di­go que sea Mes­si, ni Ney­mar... Pe­ro el jue­go es tan di­fí­cil en Ita­lia que lo han tri­tu­ra­do. Y eso vis­to des­de el ex­te­rior, crea una imagen de con­fu­sión de lo que es es­te país. Pe­ro es con­fu­so co­mo to­dos los la­bo­ra­to­rios, no creo que ha­ya que de­mo­ni­zar nues­tra vi­ta­li­dad.

P. Us­ted es­tu­vo muy cer­ca de él. Fue un ci­clón elec­to­ral y hoy na­die quie­re sa­lir en su fo­to.

R. Es una his­to­ria sha­kes­pea­ria­na. Tie­ne al­go emo­ti­vo y an­ces­tral, de ma­tar al pa­dre. Pe­ro tam­bién in­flu­ye que no tu­vie­ra ni 40 años. In­ter­pre­ta los pro­ble­mas a una ve­lo­ci­dad me­teó­ri­ca, y eso no exis­tía en­ton­ces. Su caí­da fue tam­bién exa­ge­ra­da­men­te rá­pi­da.

P. ¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra Ita­lia su de­rro­ta en el re­fe­rén­dum?

R. Era una gran opor­tu­ni­dad. Un­gru­po de jó­ve­nes bas­tan­te pre­pa­ra­dos que es­ca­la­ron el po­der de for­ma al­ter­na­ti­va, con­tra el apa­ra­to del par­ti­do. Y so­lo que­rían una co­sa: re­for­mar el país. P. ¿Por qué no lo lo­gró? R. Pa­gó ese in­di­vi­dua­lis­mo, la in­ca­pa­ci­dad de cons­truir ver­da­de­ras re­des de in­te­li­gen­cia, de ca- el P. story­te­lling R. P. R. P. R. ber­lus­co­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.