Re­for­ma pro­tes­tan­te y cons­ti­tu­cio­na­lis­mo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

a Re­for­ma pro­tes­tan­te cum­ple 500 años. El epi­so­dio es nu­tri­ti­vo des­de el pun­to de vis­ta teo­ló­gi­co y, por su­pues­to, his­tó­ri­co. Que­rría de­te­ner­me en un as­pec­to que no sue­le con­si­de­rar­se y que, sin em­bar­go, es cru­cial pa­ra en­ten­der eso que lla­ma­mos “cul­tu­ra oc­ci­den­tal”: sus efec­tos po­lí­ti­cos, que lle­gan has­ta hoy. Las Cons­ti­tu­cio­nes son, en efec­to, en ori­gen un “in­ven­to” pro­tes­tan­te. Bi­blia fren­te a pa­pa­do, Cons­ti­tu­ción fren­te a Mo­nar­quía, er­go Cons­ti­tu­ción co­mo “Bi­blia po­lí­ti­ca” (T. Pai­ne). Re­for­ma y cons­ti­tu­cio­na­lis­mo im­pug­nan el prin­ci­pio mo­nár­qui­co ab­so­lu­to (el Pa­pa era po­lí­ti­ca­men­te un rey más) e in­tro­du­cen un nue­vo pa­ra­dig­ma in­di­vi­dua­lis­ta. Las per­so­nas se jus­ti­fi­can só­lo por su fe, lo cual re­mue­ve el pa­pel de to­dos los in­ter­me­dia­rios. En el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, el pun­to de par­ti­da es, tam­bién, la per­so­na y sus de­re­chos y no el Es­ta­do o sus ór­ga­nos. El cons­ti­tu­cio­na­lis­mo pro­tes­tan­te gra­vi­ta so­bre la idea de res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da in­di­vi­duo. Fren­te a la doc­tri­na me­die­val ca­tó­li­ca del pur­ga­to­rio, es­cri­be C. Hill, que con­ci­be a la Igle­sia co­mo una so­la co­mu­ni­dad, de mo­do que los mé­ri­tos de los cristianos (in­clu­yen­do los san­tos muer­tos) eran in­gre­sa­dos en un ban­co ecle­siás­ti­co del cual, a tra­vés de la me­dia­ción de los sa­cer­do­tes y a tra­vés de di­ver­sos ex­pe­dien­tes (ofren­das, pe­ni­ten­cia, et­cé­te­ra), po­dían ser li­qui­da­dos por los cristianos in­di­vi­dua­les, el pro­tes­tan­tis­mo po­pu­la­ri­zó la idea de que el in­di­vi­duo te­nía una ho­ja de sal­dos es­pi­ri­tua­les, de que sus pér­di­das y ga­nan­cias se re­gis­tra­ban en un dia­rio. Es más, a di­fe­ren­cia de la tra­di­ción ca­tó­li­ca, en la pro­tes­tan­te Cris­to no sa­na del to­do los pe­ca­dos, sino que los cu­bre; de ahí el sen­ti­do de cul­pa y res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual. La co­sa no es tan sen­ci­lla co­mo una con­fe­sión.

Las pri­me­ras ex­pe­rien­cias cons­ti­tu­cio­na­les del mun­do las traen los pu­ri­ta­nos, es­to es, una sec­ta no lu­te­ra­na, sino cal­vi­nis­ta: el Ins­tru­ment of Go­vern­ment (1653) in­glés del pu­ri­tano T. Crom­well y las ex­pe­rien­cias pro­to­cons­ti­tu­cio­na­les de las 13 co­lo­nias in­gle­sas en sue­lo ame­ri­cano. Por su­pues­to, el pu­ri­ta­nis­mo no es la úni­ca fuen­te del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, ni es­tas sec­tas re­li­gio­sas eran de­mó­cra­tas. Pe­ro fue­ron el ger­men del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo con­tem­po­rá­neo; de he­cho, no es ca­sual la coin­ci­den­cia en tiem­po y es­pa­cio de la gé­ne­sis del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo y de la ex­pan­sión del cal­vi­nis­mo, en el si­glo XVI, en Gi­ne­bra y en otras par­tes de Sui­za, Ho­lan­da, Es­co­cia e In­gla­te­rra y, en el si­glo XVII, en las co­lo­nias ame­ri­ca­nas de In­gla­te­rra. Por cier­to, una ob­ser­va­ción pa­ra­le­la a la que efec­tuó Max We­ber so­bre la Re­for­ma y el desa­rro­llo del ca­pi­ta­lis­mo, y es que exis­ten evi­den­tes re­la­cio­nes en­tre el li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co (ca­pi­ta­lis­mo) y el li­be­ra­lis­mo po­lí­ti­co (cons­ti­tu­cio­na­lis­mo). La pri­me­ra Cons­ti­tu­ción del mun­do es la fe­de­ral nor­te­ame­ri­ca­na (1787); pues bien, sus fun­da­men­tos se em­pa­ren­tan tam­bién con prin­ci­pios pu­ri­ta­nos: la idea de una Cons­ti­tu­ción co­mo nor­ma fun­da­men­tal y es­cri­ta; la exis­ten­cia de un Go­bierno li­mi­ta­do y re­pre­sen­ta­ti­vo; el fe­de­ra­lis­mo y los de­re­chos ci­vi­les.

El én­fa­sis ame­ri­cano en una Cons­ti­tu­ción es­cri­ta (fren­te a la cos­tum­bre no es­cri­ta in­gle­sa) de­be mu­cho a la in­sis­ten­cia de los pu­ri­ta­nos en que el De­re­cho su­pe- rior de­bía ser un De­re­cho es­cri­to, y esa fue la ex­pe­rien­cia colonial an­tes de lle­gar a la Cons­ti­tu­ción fe­de­ral. En efec­to, los pu­ri­ta­nos emi­gra­dos a Amé­ri­ca crea­ban me­dian­te un tex­to es­cri­to (co­ve­nant) la con­gre­ga­ción re­li­gio­sa. Fue sen­ci­lla la trans­for­ma­ción de es­tos con­tra­tos re­li­gio­sos en do­cu­men­tos de con­tra­tos po­lí­ti­cos (com­pact): bas­tó sus­ti­tuir la idea de Dios por la de so­be­ra­nía po­pu­lar.

La ex­pe­rien­cia colonial pu­ri­ta­na des­con­fia­ba del po­der, que con­si­de­ra­ban de­ma­sia­do in­to­xi­can­te e inductor de abu­sos. Los pu­ri­ta­nos in­sis­tían en que las au­to­ri­da­des de­bían ser mo­de­los mo­ra­les; los man­da­tos se li­mi­ta­ban en el tiem­po, e in- sis­tían en mo­de­los de con­trol del po­der (la pro­pia exis­ten­cia de un de­re­cho es­cri­to, por ejem­plo), y, por su­pues­to, los car­gos eran elec­ti­vos. Tam­bién el fe­de­ra­lis­mo, que es otra apor­ta­ción ori­gi­nal del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, es una for­ma de li­mi­tar al po­der y se asien­ta en la lec­tu­ra que los pu­ri­ta­nos hi­cie­ron de la teo­lo­gía fe­de­ral de alian­za del An­ti­guo Tes­ta­men­to y las 12 tri­bus de Is­rael.

La im­pron­ta cal­vi­nis­ta de la crea­ción de la idea de los de­re­chos hu­ma­nos es más co­no­ci­da gra­cias a la fa­mo­sa po­lé­mi­ca en­tre G. Je­lli­nek y E. Boutmy. Con la irrup­ción de la Re­for­ma, apa­re­ce (no sin de­rra­ma­mien­to de san­gre) el pri­mer de­re­cho en ser re­co­no­ci­do, la li­ber­tad re­li­gio­sa, que con­lle­va otros de­re­chos: el de ex­pre­sión, el ideo­ló­gi­co… la li­ber­tad in­di­vi­dual en ge­ne­ral. La otra ex­pe­rien­cia fun­dan­te de los de­re­chos es la in­gle­sa en re­la­ción con las ga­ran­tías fren­te a la de­ten­ción y otras del pro­ce­so pe­nal, y ahí tam­bién ju­ga­ron un pa­pel los pu­ri­ta­nos en su mo­men­to.

En de­fi­ni­ti­va, es du­do­so que sin Re­for­ma, sin fi­lo­so­fía cris­tia­na, hu­bie­ra exis­ti­do cons­ti­tu­cio­na­lis­mo tal y co­mo lo co­no­ce­mos. Es ob­vio, sin em­bar­go, que el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo no es só­lo pro­tes­tan­te (an­glo­sa­jón y nór­di­co). Tam­bién hay un cons­ti­tu­cio­na­lis­mo de raíz cul­tu­ral ca­tó­li­ca muy im­por­tan­te, nu­clea­do en torno a la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa y en el que se ubi­ca nues­tro país (y tam­bién Ita­lia, Fran­cia, Por­tu­gal o Amé­ri­ca La­ti­na). Am­bos ti­pos de cons­ti­tu­cio­na­lis­mo tie­nen mu­cho en co­mún… pe­ro no to­do. Co­mo he­mos vis­to, el pro­tes­tan­te se fun­da en la idea de res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual y de sos­pe­cha y con­trol del po­der po­lí­ti­co, que no son, na­tu­ral­men­te, prin­ci­pios ex­tra­ños en el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo ca­tó­li­co, pe­ro que, a mi jui­cio, no bri­llan co­mo en aquel. En el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo pro­tes­tan­te hay tan­ta so­cie­dad co­mo sea po­si­ble y só­lo tan­to Es­ta­do co­mo sea im­pres­cin­di­ble; en el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo de im­pron­ta ca­tó­li­ca hay tan­to Es­ta­do co­mo sea po­si­ble y só­lo tan­ta so­cie­dad co­mo re­sul­te ne­ce­sa­ria. Por­que nues­tra cul­tu­ra ado­ra el po­der, es “Es­ta­do­cén­tri­ca”; la cues­tión po­lí­ti­ca cen­tral es con­quis­tar el po­der y re­te­ner­lo to­do lo po­si­ble. La idea de con­trol no es aje­na, cla­ro, y te­ne­mos ins­tru­men­tos, pe­ro de apli­ca­ción pe­re­zo­sa. Y la to­le­ran­cia, de los propios par­ti­dos y de la gen­te, ha­cia la co­rrup­ción es asom­bro­sa. Par­ti­dos con gra­ves ca­sos de co­rrup­ción si­guen sien­do vo­ta­dos ma­yo­ri­ta­ria­men­te por­que son “los nuestros”. No es una so­cie­dad de per­so­nas res­pon­sa­bles in­di­vi­dual­men­te, sino de gru­pos, ca­si sec­tas re­li­gio­sas se­cu­la­ri­za­das, a los que se per­do­na to­do si con ello se de­rro­ta a los enemi­gos.

En nues­tra tra­di­ción, el Es­ta­do es un dios se­cu­lar y, co­mo tal, el pro­vee­dor ili­mi­ta­do de gra­cias, pri­vi­le­gios y pre­ben­das, pe­ro só­lo a los “bue­nos”, es de­cir, a los míos. En es­te con­tex­to, la idea de res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal se di­lu­ye. Só­lo cuen­ta lo que se me de­be in­me­dia­ta­men­te y gra­tis. El Es­ta­do lo pue­de to­do. En de­fi­ni­ti­va, con­ta­mos con la le­tra del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, pe­ro la mú­si­ca no sue­na me­lo­dio­sa del to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.