¿Hay que re­par­tir los vo­tos de otra for­ma?

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Bai­le de cir­cuns­crip­cio­nes

La reunión de Ciu­da­da­nos y el PP el pa­sa­do miér­co­les di­na­mi­tó la po­si­bi­li­dad de una re­for­ma elec­to­ral in­me­dia­ta, pe­ro no ago­ta el de­ba­te so­bre si Es­pa­ña ne­ce­si­ta un sis­te­ma de re­par­to de los es­ca­ños más pro­por­cio­nal que el vi­gen­te. El car­pe­ta­zo si­gue de­jan­do abier­ta la pre­gun­ta ini­cial: ¿Ha lle­ga­do la ho­ra de cam­biar? En las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, al PP le cos­tó ca­da es­ca­ño 57.709 vo­tos; al PSOE, 63.820; a Po­de­mos, 71.123; y a Ciu­da­da­nos, 97.617. Te­nien­do en cuen­ta el ac­tual es­que­ma de vo­to con cua­tro par­ti­dos con as­pi­ra­cio­nes de Go­bierno, ¿es in­jus­to es­te re­sul­ta­do? ¿Hay una al­ter­na­ti­va me­jor?

“El sis­te­ma elec­to­ral ac­tual fue di­se­ña­do du­ran­te la Tran­si­ción pa­ra ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad y la go­ber­na­bi­li­dad en una de­mo­cra­cia na­cien­te y pa­ra per­mi­tir que la UCD de Adolfo Suá­rez fue­ra el pi­lar del nue­vo Con­gre­so”, se­ña­la Pa­blo Eche­ni­que, se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción de Po­de­mos —el par­ti­do del que ha sur­gi­do la pro­pues­ta de re­for­ma—. Se con­fi­gu­ró con 52 cir­cuns­crip­cio­nes pro­vin­cia­les de dis­tin­to ta­ma­ño y po­bla­ción que so­bre­rre­pre­sen­tan el vo­to ru­ral de la Es­pa­ña des­po­bla­da, tra­di­cio­nal­men­te más con­ser­va­dor que el ur­bano, y con un mo­de­lo que es mu­cho más pro­por­cio­nal en unos dis­tri­tos que en otros. “En una si­tua­ción elec­to­ral ra­di­cal­men­te nue­va, cree­mos que lo más jus­to es me­jo­rar la pro­por­cio­na­li­dad”, de­fien­de Eche­ni­que.

Du­ran­te 40 años el sis­te­ma ha fun­cio­na­do con re­la­ti­va cal­ma. Co­mo la in­ge­nie­ría elec­to­ral es im­pre­de­ci­ble —por­que el com­por­ta­mien­to de los vo­tan­tes lo es—, den­tro del mis­mo sis­te­ma na­ci­do pa­ra pro­te­ger a UCD ese mis­mo par­ti­do ha des­apa­re­ci­do, el PSOE lo­gró una ma­yo­ría ab­so­lu­ta aplas­tan­te en 1982, po­pu­la­res y so­cia­lis­tas se han ido al­ter­nan­do en el po­der, los na­cio­na­lis­tas y re­gio­na­lis­tas han te­ni­do su lu­gar… y so­lo los par­ti­dos na­cio­na­les pe­que­ños, co­mo Iz­quier­da Uni­da o UP­yD, se han que­ja­do. No han po­di­do ac­tuar co­mo par­ti­dos bi­sa­gra, pa­pel que han ocu­pa­do los na­cio­na­lis­tas, por­que al te­ner dis­per­so el vo­to les re­sul­ta­ba muy cos­to­so al­can­zar es­ca­ños en la ma­yo­ría de las cir­cuns­crip­cio­nes. En 2008, por ejem­plo, con ca­si un mi­llón de vo­tos, IU so­lo lo­gró dos es­ca­ños mien­tras CiU te­nía 10 con 779.000 vo­tos. “Vi- vía­mos en una he­ri­da elec­to­ral per­pe­tua”, re­cuer­da Gas­par Lla­ma­za­res, coor­di­na­dor ge­ne­ral de la for­ma­ción en­tre 2000 y 2008. “Pe­ro el res­to de los par­ti­dos es­ta­ban có­mo­dos, de for­ma que so­bre es­te te­ma ha ha­bi­do un de­ba­te aca­dé­mi­co pe­ro no po­lí­ti­co”.

Los po­li­tó­lo­gos coin­ci­den en que la pro­por­cio­na­li­dad del sis­te­ma elec­to­ral es­pa­ñol es me­jo­ra­ble. El Con­se­jo de Es­ta­do ya cons­ta­tó en 2009, en un in­for­me so­bre las po­si­bi­li­da­des de una re­for­ma del mis­mo, que es­te te­nía “des­ajus­tes im­por­tan­tes en la co­rres­pon­den­cia en­tre el nú­me­ro de es­ca­ños y el nú­me­ro de vo­tos”. de­cre­to ley de mar­zo de 1977, al­gu­nos prin­ci­pios se blin­da­ron en la Cons­ti­tu­ción de 1978 y en 1985 se apro­bó la Ley Or­gá­ni­ca del Ré­gi­men Elec­to­ral Ge­ne­ral (LOREG). La fór­mu­la ma­te­má­ti­ca ele­gi­da, D’Hondt, jun­to a la cir­cuns­crip­ción —52 pro­vin­cias muy de­sigua­les en po­bla­ción y es­ca­ños con un mí­ni­mo de dos dipu­tados ca­da una—, pro­vo­ca­ron, se­gún ex­pli­ca el po­li­tó­lo­go Al­ber­to Pe­na­dés, que en reali­dad en Es­pa­ña ha­ya tres sis­te­mas en uno. Un sis­te­ma ma­yo­ri­ta­rio que ope­ra de fac­to en las pro­vin­cias más pe­que­ñas que tie­nen de uno a cin­co es­ca­ños; uno pro­por­cio­nal en las más gran­des (con más de 10), y uno in­ter­me­dio en las me­dia­nas (a las que co­rres­pon­den de seis a nue­ve dipu­tados).

Ca­si 10 años des­pués, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos, en­fren­ta­dos en ca­si to­do, han pro­pues­to ha­cer so­lo una pe­que­ña mo­di­fi­ca­ción en la ley elec­to­ral, un cam­bio que no exi­ge una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción: uti­li­zar una fór­mu­la ma­te­má­ti­ca dis­tin­ta —la más pro­por­cio­nal Sain­te-La­guë en vez de la vi­gen­te D’Hondt— pa­ra asig­nar los es­ca­ños en ca­da cir­cuns­crip­ción. Es­te cam­bio me­jo­ra­ría la pro­por­cio­na­li­dad ge­ne­ral y per­mi­ti­ría que en al­gu­nas pro­vin­cias pe­que­ñas en­tra­ra un ter­cer o cuar­to par­ti­do —que po­dría ser Po­de­mos o Ciu­da­da­nos, pe­ro tam­bién cual­quier otro pe­que­ño y re­gio­nal que pu­die­ra sur­gir—. Con la pro­pues­ta de Po­de­mos y Ciu­da­da­nos ha­brían bai­la­do 21 de las 52 cir­cuns­crip­cio­nes en las úl­ti­mas elec­cio­nes. Ciu­da­da­nos ga­na­ría 12 es­ca­ños y Po­de­mos 6, mien­tras que el PSOE se de­ja­ría 1 y el PP, 15. El cam­bio afec­ta­ría a Al­ba­ce­te, Bur­gos, Cá­ce­res y Huel­va, que re­par­ten so­lo cua­tro es­ca­ños ca­da uno, pe­ro tam­bién a Ma­drid y Se­vi­lla, que es­tán en­tre las cir­cuns­crip­cio­nes más gran­des.

Que­dan fue­ra de la pro­pues­ta otras dos po­si­bi­li­da­des que sue­len plan­tear­se pa­ra me­jo­rar la pro­por­cio­na­li­dad, re­co­men­da­das en aquel in­for­me del Con­se­jo de Es­ta­do, y que no ne­ce­si­tan tam­po­co de un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal: au­men­tar el nú­me­ro de dipu­tados de 350 a 400 —al­go que a los par­ti­dos les cues­ta pro­po­ner por la gran desafec­ción de la po­bla­ción es­pa­ño­la ha­cia su cla­se po­lí­ti­ca— o ba­jar el mí­ni­mo de es­ca­ños por pro­vin­cia de dos a uno.

“No­so­tros he­mos tra­ta­do de ser prag­má­ti­cos, y por eso he­mos pro­pues­to cam­biar so­lo la fór­mu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.