La úl­ti­ma es­pe­ran­za de ha­llar a So­nia Igle­sias

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cá­ma­ras de trá­fi­co

Des­de que en la ma­ña­na de agos­to de 2010 el ras­tro de So­nia Igle­sias, de 38 años, se es­fu­mó en el cen­tro de Pon­te­ve­dra, el ca­so pa­re­cía con­de­na­do a ser uno más de los mi­les que que­dan sin re­sol­ver. Pe­ro la se­ma­na pa­sa­da su fa­mi­lia re­ci­bió un po­co de luz, una po­si­bi­li­dad tal vez re­mo­ta de en­con­trar su cuer­po o al­gún in­di­cio só­li­do que per­mi­ta por fin de­te­ner al au­tor de su inex­pli­ca­ble des­apa­ri­ción.

Aun­que los in­ves­ti­ga­do­res del ca­so guar­dan si­len­cio, las úl­ti­mas pes­qui­sas han da­do al­gu­nas pis­tas que re­afir­man la te­sis del ho­mi­ci­dio y apun­tan de nue­vo a su en­ton­ces pa­re­ja, Ju­lio Araú­jo, de 60 años, co­mo prin­ci­pal sos­pe­cho­so, y a un her­mano de es­te, Da­vid, co­mo po­si­ble cóm­pli­ce. Los agen­tes en­car­ga­dos del ca­so han vuel­to a re­gis­trar al­gu­nos es­ce­na­rios ya ins­pec­cio­na­dos al prin­ci­pio de la bús­que­da, pe­ro tam­bién otros co­mo el pan­teón de la fa­mi­lia Araú­jo y una ca­pi­lla cer­ca­na al ce­men­te­rio. La bri­ga­da de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca tam­bién re­gre­só a la pri­me­ra ca­sa que ha­bi­tó la pa­re­ja con el hi­jo de am­bos, que tie­ne 16 años. Allí se va­ció un po­zo de barrena, se ras­treó la fin­ca con un geo­rra­dar y du­ran­te día y me­dio se in­ten­tó en­con­trar al­gún ras­tro bio­ló­gi­co de Igle­sias. Por los cálcu­los que ha he­cho la po­li­cía, es­ta vi­vien­da ya des­ha­bi­ta­da y a la ven­ta, tam­bién pro­pie­dad de la fa­mi­lia Araú­jo, es un pun­to cla­ve en la des­apa­ri­ción. La po­li­cía tam­bién ha re­vi­sa­do las cá­ma­ras de trá­fi­co de la Po­li­cía Lo­cal pa­ra ha­cer una re­cons­truc­ción de la tra­yec­to­ria que hi­zo el co­che de Araú­jo aque­lla ma­ña­na, cuan­do ha­cia las 9.30 lle­vó a su mu­jer al zapatero y lue­go, se­gún él mis­mo de­cla­ró, ella se ba­jó del vehícu­lo por­que en­con­tra­ron un atas­co y pre­fi­rió con­ti­nuar a pie has­ta la tien­da de Mas­si­mo Dut­ti don­de te­nía que en­trar a tra­ba­jar a me­dio­día.

Ju­lio Araú­jo, un au­tó­no­mo que se de­di­ca a la com­pra y ven­ta de mue­bles, de­cla­ró que re­gre­só a ca­sa, apar­có su co­che y lue­go ba­jó a un bar que fre­cuen­ta­ba a dia­rio. Su due­ña así lo co­rro­bo­ró. Re­ci­bió dos lla­ma­das en su do­mi­ci­lio que que­da­ron re­gis­tra­das por la po­li­cía, una de su her­ma­na y otra de una com­pa­ñe­ra de la tien­da pa­ra pre­gun­tar por qué So­nia no ha­bía ido a tra­ba­jar. Allí se pre­sen­tó Ju­lio y por la tar­de, acom­pa­ña­do de fa­mi­lia­res de su mu­jer, re­co­rrie­ron los hos­pi­ta­les de Pon­te­ve­dra en su bús­que­da. Ha­cia las nue­ve de la no­che, Araú­jo de­nun­ció su des­apa­ri­ción.

Al día si­guien­te un hom­bre en­con­tró en una cu­ne­ta la car­te­ra de So­nia. Las ba­ti­das se cen­tra­ron en­ton­ces en el mon­te Cas­tro­ve pe­ro ni la juez ins­truc­to­ra ni la Au­dien­cia au­to­ri­za­ron la uti­li­za­ción del geo­rra­dar en el te­rreno. En es­ta pri­me­ra fa­se de la in­ves­ti­ga­ción apa­re­ció una tes­ti­go, ami­ga de So­nia del ins­ti­tu­to, que de­cla­ró ha­ber­la sa­lu­da­do esa ma­ña­na por la ca­lle, so­bre a las 11.00.

Con la reaper­tu­ra del ca­so des­pués del archivo que de­cre­tó la juez de Vio­len­cia de Gé­ne­ro el 21 de abril de 2015, la ins­truc­to­ra ha de­le­ga­do el pri­mer trá­mi­te en la po­li­cía que el miér­co­les pa­sa­do ci­tó a de­cla­rar a los her­ma­nos Araú­jo pe­ro nin­guno de los dos qui­so ha­cer­lo sin co­no­cer el ates­ta­do y los re­sul­ta­dos de las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes. Am­bos aban­do­na­ron la co­mi­sa­ría de Pon­te­ve- dra co­mo in­ves­ti­ga­dos; Ju­lio por pre­sun­to ho­mi­ci­dio y su her­mano co­mo pre­sun­to cóm­pli­ce.

El co­che de Ju­lio Araú­jo y el re­co­rri­do que hi­zo ese día vol­vie­ron a cen­trar el in­te­rro­ga­to­rio de la po­li­cía. Tam­bién el que uti­li­za­ba su her­mano por aque­llas fe­chas y que vol­vió a ser ins­pec­cio­na­do ocho años des­pués. Pe­ro el juz­ga­do to­da­vía no les ha ci­ta­do a de­cla­rar y for­mal­men­te no hay nin­gu­na impu­tación con­tra ellos.

“To­do es­to re­sul­ta muy­des­con­cer­tan­te aun­que en­tien­do que el ca­so sea muy com­pli­ca­do, pe­ro su­pon­go que si hu­bie­ra nue­vas prue­bas con­tun­den­tes ha­bría al­gu­na de­ten­ción”, re­fle­xio­na Jesús San­ta­ló, el abo­ga­do de Ju­lio Araú­jo. “No sé qué no­ve­da­des pue­de ha­ber pe­ro lo que sa­be­mos de las di­li­gen­cias que se ar­chi­va­ron es que no hu­bo tiem­po ma­te­rial pa- ra aca­bar con la vi­da de So­nia y des­ha­cer­se del cuer­po”, aña­de. La abo­ga­da que re­pre­sen­ta a los pa­dres de Igle­sias cree que hay un in­di­cio só­li­do de que ella es­tá muer­ta. “Creo que an­tes tam­bién lo ha­bía pe­ro aho­ra es­tá cla­ro” in­ci­de Isa­bel Mar­tí­nez Co­chón.

En la in­ves­ti­ga­ción se han ex­plo­ra­do to­das las lí­neas abier­tas so­bre el desen­la­ce de So­nia, in­clu­so la de que el cuer­po fue­ra in­ci­ne­ra­do, se­gún fuen­tes del ca­so. De he­cho, lle­gó a es­tar en­tre una lar­ga lis­ta de sos­pe­cho­sos un ami­go de Araú­jo, due­ño de un ta­na­to­rio en Pon­te­ve­dra, pe­ro esa hi­pó­te­sis tam­po­co se ha po­di­do sos­te­ner has­ta aho­ra por fal­ta de prue­bas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.