Brú­ju­la pa­ra des­con­cer­ta­dos

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

las mu­je­res? ¿Soy un buen pa­dre? ¿Es­ta­blez­co re­la­cio­nes igua­li­ta­rias con las mu­je­res de mi en­torno? ¿He so­bre­pa­sa­do al­gu­na vez al­gu­na lí­nea ro­ja en mis re­la­cio­nes? ¿Soy ma­chis­ta? ¿Soy li­bre?

Es co­mo si al Dios to­do­po­de­ro­so de Mi­guel Án­gel, re­pre­sen­ta­do en los te­chos de la Ca­pi­lla Six­ti­na del Va­ti­cano y que da vi­da a Adán, aho­ra le to­ca­se ba­jar a la Tie­rra, mi­rar a los ojos de las mu­je­res de igual a igual y cues­tio­nar­se su na­tu­ra­le­za di­vi­na. Pe­ro no nos equi­vo­que­mos ni lan­ce­mos las cam­pa­nas al vue­lo. Se tra­ta de una cri­sis que tie­ne que ver con la in­ca­pa­ci­dad del vie­jo mo­de­lo de adap­tar­se a una reali­dad emer­gen­te, que si­gue ge­ne­ran­do re­sis­ten­cias al cam­bio y que ali­men­ta el desa­so­sie­go o la vic­ti­mi­za­ción mas­cu­li­na. Sal­van­do las dis­tan­cias, pe­ro in­da­gan­do en las equi­va­len­cias emo­cio­na­les, es­te des­con­cier­to mas­cu­lino pue­de te­ner no­tas con­cor­dan­tes con el mie­do que ge­ne­ra­ba el ad­ve­ni­mien­to de la de­mo­cra­cia en cua­dros fran­quis­tas.

Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que los ago­re­ros del fin del hom­bre, que con tan­ta vi­ru­len­cia es­ta­llan an­te pro­vo­ca­cio­nes gra­ma­ti­ca­les, no se ha­yan pa­ra­do a pen­sar en el im­pac­to que el se­xis­mo tam­bién tie­ne en las vi­das de los hom­bres: vi­vi­mos de me­dia sie­te años me­nos que las mu­je­res, so­mos el 95% de los ho­mi­ci­das a ni­vel glo­bal, el 93% de los de­lin­cuen­tes, el 74% de los sui­ci­das, el 95% de los fa­lle­ci­dos por ac­ci­den­te laboral, et­cé­te­ra. Co­mo nos re­cuer­da Ro­xa­ne Gay, to­do un abo­mi­na­ble es­pec­tácu­lo de hom­bres des­tro­za­do­res y des­tro­za­dos, pe­ro que ge­ne­ra po­co desa­so­sie­go.

Pa­ra Rebecca Sol­nit es ne­ce­sa­rio en­ten­der có­mo la mas­cu­li­ni­dad se trans­mi­te a los ni­ños. Y en Es­pa­ña, ca­da día nos des­per­ta­mos con no­ti­cias ate­rra­do­ras en las que al­gu­nos ni­ños (los nues­tros) son ca­pa­ces de vio­lar a otros, ase­si­nar o abu­sar, des­de cuer­pos, va­lo­res e iden­ti­da­des mas­cu­li­nas de do­mi­na­ción apren­di­das. Mien­tras, mu­chos de no­so­tros se­gui­mos des­orien­ta­dos, du­bi­ta­ti­vos, te­me­ro­sos o re­sis­ten­tes, con ba­jos ni­ve­les de in­dig­na­ción y cues­tio­na­mien­to de las mas­cu­li­ni­da­des tó­xi­cas. Nos re­cor­da­ba de for­ma grá­fi­ca y di­ver­ti­da Betty Frie­dan a prin­ci­pios de los años se­sen­ta que “los hom­bres no son real­men­te el enemi­go, sino víc­ti­mas co­la­te­ra­les que su­fren de una mís­ti­ca mas­cu­li­na an­ti­cua­da que les ha­ce sen­tir in­ne­ce­sa­rios e inade­cua­dos cuan­do no hay osos pa­ra ma­tar”. No so­mos cul­pa­bles ni he­re­de­ros uni­ver­sa­les del pa­triar­ca­do por el he­cho de ser hom­bres, pe­ro sí so­mos res­pon­sa­bles de lo que de­ci­mos y ha­ce­mos. Pa­ra nues­tra tran­qui­li­dad, se­ña­lan­do el nor­te, te­ne­mos la brú­ju­la de las vi­das y luchas de las mu­je­res, de las que te­ne­mos mu­cho que apren­der. WeToo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.