Los so­cia­lis­tas y la es­cue­la ca­ta­la­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

la vis­ta de la de­fen­sa ce­rra­da que ha­cen los so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes de la lla­ma­da in­mer­sión, que se re­afir­ma ca­da vez que es­ta­lla al­gu­na po­lé­mi­ca, se pue­de con­cluir que el ma­yor éxi­to del na­cio­na­lis­mo es ha­ber­les he­cho creer que ellos son los in­ven­to­res del mo­no­lin­güis­mo es­co­lar. Es ha­bi­tual es­cu­char a los di­ri­gen­tes del PSC po­nien­do en va­lor tal co­sa y a los na­cio­na­lis­tas afir­mar que ese mo­de­lo na­ció con un gran consenso. Pe­ro se tra­ta de una ter­gi­ver­sa­ción fru­to de la des­me­mo­ria y la fal­ta de ri­gor en el de­ba­te. El ac­tual mo­de­lo de in­mer­sión no es el que se di­se­ñó en la dé­ca­da de los ochen­ta. Fren­te a la idea ini­cial que pro­po­nía Jor­di Pu­jol de ins­ti­tu­cio­na­li­zar un sis­te­ma de se­gre­ga­ción es­co­lar, en ca­ta­lán y en cas­te­llano se­pa­ra­da­men­te, el PSC y el PSUC con­sen­sua­ron con los otros gru­pos del Par­la­ment un mo­de­lo uni­fi­ca­do. En la pri­me­ra ley de nor­ma­li­za­ción lin­güís­ti­ca (1983) se im­pu­so la no se­pa­ra­ción por len­gua, es de­cir, se adop­tó un sis­te­ma de con­jun­ción con am­bos idio­mas co­mo ins­tru­men­to de apren­di­za­je (bi­lin­güis­mo), in­clu­yén­do­se el de­re­cho del ni­ño a re­ci­bir la pri­me­ra en­se­ñan­za en len­gua ma­ter­na y la obli­ga­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción de ha­cer­lo efec­ti­vo. Na­da que ver con lo que su­ce­de en la ac­tua­li­dad. No se pue­de in­vo­car el nom­bre de la pe­da­go­ga so­cia­lis­ta Mar­ta Ma­ta, que tu­vo un pa­pel des­ta­ca­do en la ela­bo­ra­ción de esa ley, pa­ra apun­ta­lar la es­cue­la so­lo en ca­ta­lán en to­da la eta­pa edu­ca­ti­va obli­ga­to­ria.

La in­mer­sión lle­gó por otros ca­mi­nos. El ori­gen se si­túa en una pri­me­ra ex­pe­rien­cia pi­lo­to a me­dia­dos de los años ochen­ta en San­ta Co­lo­ma de Gra­me­net, jus­ti­fi­ca­da en un en­torno abru­ma­do­ra­men­te cas­te­lla­noha­blan­te, cuan­do to­da­vía el ca­ta­lán es­ta­ba en una si­tua­ción de enor­me fragilidad en cuan­to a su uso so­cial. Po­co a po­co el mo­de­lo em­pe­zó a ex­ten­der­se en la dé­ca­da si­guien­te a tra­vés de los lla­ma­dos “de­cre­tos de in­mer­sión” de la Ge­ne­ra­li­tat. Has­ta 1998 no hu­bo una se­gun­da ley de nor­ma­li­za­ción, en la que se in­tro­du­jo por pri­me­ra vez el con­cep­to de len­gua “vehi­cu­lar” pa­ra el ca­ta­lán, aun­que se man­tu­vo el de­re­cho a re­ci­bir la pri­me­ra en­se­ñan­za en len­gua ma­ter­na y la ga­ran­tía de una pre­sen­cia ade­cua­da de am­bos idio­mas en los pla­nes de es­tu­dio.

Fue en 2009, con la pri­me­ra ley de edu­ca­ción ca­ta­la­na, im­pul­sa­da por el con­se­ller so­cia­lis­ta Er­nest Ma­ra­gall (que des­pués se pa­só al se­ce­sio­nis­mo), y apro­ba­da con el apo­yo de ERC y CiU, don­de esas ga­ran­tías pa­ra el cas­te­llano des­apa­re­cie­ron. Esa ley fue el re­sul­ta­do del subidón na­cio­na­lis­ta del Es­ta­tu­to de 2006, que me­re­ció en la cues­tión es­co­lar la co­rrec­ción del TC (2010) en el sen­ti­do que el cas­te­llano no po­día de ser ex­clui­do co­mo len­gua vehi­cu­lar. Los re­dac­to­res de la ley edu­ca­ti­va sa­bían que es­ta­ban for­zan­do la cons­ti­tu­cio­na­li­dad y op­ta­ron por in­di­car que el ca­ta­lán ten­dría “nor­mal­men­te” la con­di­ción de vehi­cu­lar, en lu­gar de “ex­clu­si­va­men­te” (co­mo se pre­ten­día en un pri­mer mo­men­to). Po­co im­por­ta, sa­bían que gra­cias a la apues­ta por el mo­no­lin­güis­mo en los proyectos edu­ca­ti­vos de los cen­tros pú­bli­cos y con­cer­ta­dos el cas­te­llano que­da­ría igual­men­te arrin­co­na­do a la asig­na­tu­ra de len­gua. An­tes del pro­cés, el na­cio­na­lis­mo ya uti­li­za­ba la as­tu­cia pa­ra lo­grar sus fi­nes.

Que las co­sas ha­yan dis­cu­rri­do así no evi­ta que los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas asu­man afir­ma­cio­nes sin fun­da­men­to co­mo cuan­do la Ge­ne­ra­li­tat sostiene que el ni­vel de cas­te­llano de los alum­nos ca­ta­la­nes es igual o me­jor que en el con­jun­to de Es­pa­ña y que eso es­tá ava­la­do por prue­bas ob­je­ti­vas. So­lo se pue­de es­gri­mir una úni­ca eva­lua­ción coor­di­na­da en 2010 por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción a par­tir de una mues­tra de 50 cen­tros edu­ca­ti­vos por ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma pa­ra 4º de ESO y 2º de Ba­chi­lle­ra­to. Se­gún ese es­tu­dio, los jó­ve­nes ca­ta­la­nes se si­tua­rían en la me­dia es­pa­ño­la en com­pe­ten­cia lin­güís­ti­ca. Pe­ro es una mues­tra muy pe­que- ña y al­go an­ti­gua. Tam­po­co sir­ven los re­sul­ta­dos del in­for­me PI­SA, que se rea­li­za so­lo en ca­ta­lán, y que los po­lí­ti­cos na­cio­na­lis­tas ci­tan co­mo ar­gu­men­to pa­ra ava­lar la in­mer­sión.

Aho­ra bien, tam­po­co se pue­de afir­mar lo con­tra­rio por­que, sen­ci­lla­men­te, no hay da­tos fia­bles (el exa­men de la se­lec­ti­vi­dad es di­fe­ren­te en ca­da au­to­no­mía). No obs­tan­te, hay evi­den­cias de que los jó­ve­nes que vi­ven en en­tor­nos mo­no­lin­gües de fa­mi­lias ca­ta­la­noha­blan­tes fue­ra del área me­tro­po­li­ta­na no se ex­pre­san bien en cas­te­llano, tie­nen un do­mi­nio po­bre de las es­truc­tu­ras gra­ma­ti­ca­les y del re­gis­tro cul­to. El pro­pio Ma­ra­gall en su eta­pa de res­pon­sa­ble de edu­ca­ción lle­gó a re­fe­rir­se al “nen d’Olot” co­mo pro­to­ti­po del ni­ño ca­ta­la­noha­blan­te que ne­ce­si­ta­ría más ho­ras de cas­te­llano. Creer que con unas po­cas ho­ras de len­gua y sin nin­gu­na asig­na­tu­ra en cas­te­llano to­dos los jó­ve­nes ca­ta­la­nes lo do­mi­nan per­fec­ta­men­te es pen­sa­mien­to má­gi­co.

Al mar­gen del de­ba­te so­bre el ni­vel de cas­te­llano, la crí­ti­ca a la in­mer­sión in­ci­de so­bre to­do en la ano­ma­lía que su­po­ne te­ner un sis­te­ma mo­no­lin­güe en una so­cie­dad con dos len­guas ofi­cia­les, y cues­tio­na que ten­ga que ser una fór­mu­la ina­mo­vi­ble, co­mo si la reali­dad so­cio­lin­güís­ti­ca fue­ra ho­mo­gé­nea en to­da Ca­ta­lu­ña y na­da hu­bie­ra cam­bia­do des­pués de cua­tro dé­ca­das de nor­ma­li­za­ción del ca­ta­lán. A ello se aña­de la hi­po­cre­sía de las éli­tes po­lí­ti­cas que lle­van a sus hi­jos a es­cue­las tri­lin­gües mien­tras pre­di­can otra co­sa.

La crí­ti­ca a la in­mer­sión cues­tio­na el po­de­ro­so sin­tag­ma cons­trui­do por el mun­do edu­ca­ti­vo na­cio­na­lis­ta de “es­co­la ca­ta­la­na” en len­gua (so­lo en ca­ta­lán) y con­te­ni­dos (di­se­ña­dos pa­ra re­for­zar la iden­ti­dad na­cio­nal) co­mo al­go in­to­ca­ble y que se de­fien­de co­mo un de­cha­do de vir­tu­des pa­ra to­da la co­mu­ni­dad (éxi­to, cohe­sión, con­vi­ven­cia), ob­vian­do que hay un al­to por­cen­ta­je de fra­ca­so y aban­dono es­co­lar. Los acon­te­ci­mien­tos so­cio­po­lí­ti­cos de la eta­pa fi­nal del pro­cés han pues­to de ma­ni­fies­to que exis­te ade­más un pro­ble­ma con la ins­tru­men­ta­li­za­ción que de la es­cue­la ha­ce el se­pa­ra­tis­mo en sin­to­nía con una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del pro­fe­so­ra­do.

Sor­pren­de que los di­ri­gen­tes del PSC, que en pri­va­do re­co­no­cen mu­chas de es­tas crí­ti­cas, no se atre­van a sa­lir del em­bru­jo de la in­mer­sión y ol­vi­den que la es­cue­la mo­no­lin­güe no fue ja­más el mo­de­lo del ca­ta­la­nis­mo de iz­quier­das sino el re­sul­ta­do de la he­ge­mo­nía na­cio­na­lis­ta has­ta hoy. Pu­do ha­ber si­do útil años atrás en al­gu­nas zo­nas me­tro­po­li­ta­nas, pe­ro es muy cues­tio­na­ble des­de el pun­to de vis­ta de los de­re­chos lin­güís­ti­cos de la mi­tad de la po­bla­ción y des­de­ña el ca­rác­ter afec­ti­vo que tam­bién ten­dría que te­ner la es­cue­la ha­cia la otra len­gua de los ca­ta­la­nes. Ade­más, es ile­gal, co­mo lo prue­ban las re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les que es­ta­ble­cen la obli­ga­ción de un mí­ni­mo del 25% en cas­te­llano. Fi­nal­men­te, pa­ra los so­cia­lis­tas se­rá im­po­si­ble ar­ti­cu­lar una iden­ti­dad fe­de­ral que pue­da com­ba­tir al in­de­pen­den­tis­mo emo­cio­nal a lar­go pla­zo sin una apues­ta cohe­ren­te por el bi­lin­güis­mo en Ca­ta­lu­ña jun­to a un ma­yor re­co­no­ci­mien­to de la reali­dad plu­ri­lin­güe en el con­jun­to de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.