El te­mor al des­plo­me elec­to­ral se ex­tien­de en­tre los di­ri­gen­tes del PP

El País (1ª Edición) - - PORTADA - “De­li­ran­te”

Hoy, Día de An­da­lu­cía, los ánimos se­rán muy di­fe­ren­tes en­tre los di­ri­gen­tes de los dis­tin­tos par­ti­dos. El PSOE se sa­be ga­na­dor de los pró­xi­mos co­mi­cios en esa co­mu­ni­dad, se­gún to­das las en­cues­tas, y Ciu­da­da­nos as­pi­ra a co­lo­car­se se­gun­do y des­ban­car al PP, se­gún el Es­tu­dio Ge­ne­ral de Opi­nión Pú­bli­ca de An­da­lu­cía (Ego­pa). No es eso lo que di­cen los son­deos del PP an­da­luz, que en­car­gó a dos em­pre­sas di­fe­ren­tes la rea­li­za­ción de un es­tu­dio con más de 2.600 en­tre­vis­tas. Pe­ro to­das las alar­mas se han en­cen­di­do en un par­ti­do ya gol­pea­do por el avan­ce mu­ni­ci­pal, au­to­nó­mi­co y na­cio- Ciu­da­da­nos dio ayer una vuel­ta de tuer­ca más en el Con­gre­so de los Dipu­tados al des­en­cuen­tro que vi­ve con el PP. El par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra de­jó de blo­quear en la Me­sa del Con­gre­so la ini­cia­ti­va de va­rios gru­pos de opo­si­ción pa­ra de­ro­gar la ley mor­da­za, uno de los sím­bo­los de la le­gis­la­tu­ra en la que el PP tu­vo ma­yo­ría ab­so­lu­ta (2011-2015). Ciu­da­da­nos hi­zo lo nal de Ciu­da­da­nos, que re­fle­jan el CIS y los son­deos de Me­tros­co­pia.

Tras las elec­cio­nes ca­ta­la­nas del 21-D, la for­ma­ción de Ra­joy si­tuó en An­da­lu­cía el cor­ta­fue­gos con el que de­te­ner el avan­ce de la de Ri­ve­ra. Los es­tra­te­gas de la di­rec­ción na­cio­nal aven­tu­ra­ron en­ton­ces que el li­de­raz­go de Juan Ma­nuel Mo­reno Bo­ni­lla, la ex­ce­len­te im­plan­ta­ción del par­ti­do en esa co­mu­ni­dad y la po­si­bi­li­dad de un ade­lan­to elec­to­ral ofre­cían to­dos los ele­men­tos pa­ra que el PP que­da­ra por de­lan­te de Ciu­da­da­nos. Un re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble, opi­na­ron fuen­tes de la di­rec­ción na­cio­nal, brin­da­ría la opor­tu­ni­dad mis­mo con otras ini­cia­ti­vas que ha­bían si­do acor­da­das por la opo­si­ción y que per­ma­ne­cían en­ca­lla­das des­de en­ton­ces —gra­cias a sus vo­tos y a los del PP— en es­te ór­gano en­car­ga­do de or­ga­ni­zar el tra­ba­jo par­la­men­ta­rio, en el que los po­pu­la­res y Ciu­da­da­nos con­tro­lan cin­co de las nue­ve pla­zas.

La Ley de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, co­no­ci­da co­mo ley mor­da­za, fue apro­ba­da en so­li­ta­rio por el de re­co­brar la ini­cia­ti­va, cam­biar la di­ná­mi­ca y re­cu­pe­rar el ar­gu­men­to de que el efec­to na­ran­ja so­lo bri­lla en Ca­ta­lu­ña. Un plan­tea­mien­to que aho­ra po­ne en du­da el Ego­pa y que tam­bién ro­dea de du­das el son­deo pro­pio en­car­ga­do por el PP en An­da­lu­cía. Se­gún es­ta en­cues­ta, no hay sor­pas­so y Ciu­da­da­nos si­gue por de­trás, pe­ro el PP no ga­na las elec­cio­nes en ca­si nin­gu­na ciu­dad an­da­lu­za, se­gún fuen­tes co­no­ce­do­ras del es­tu­dio. La for­ma­ción de Ra­joy so­lo man­ten­dría la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en Al­me­ría y en Al­ge­ci­ras.

Su as­pi­ra­ción, por tan­to, es­tá en que Ciu­da­da­nos no les so­bre­pa- PP en 2015 y en­tró en vi­gor en ma­yo del año si­guien­te. La nor­ma, am­plia­men­te con­tes­ta­da, su­frió di­ver­sas rec­ti­fi­ca­cio­nes y fue re­cu­rri­da an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Con el cam­bio de ac­ti­tud de Ciu­da­da­nos, que se en­mar­ca en el es­ce­na­rio de des­en­cuen­tros que man­tie­ne con el par­ti­do al que apo­yó pa­ra in­ves­tir a Ma­riano Ra­joy co­mo pre­si­den­te, la po­si­ble reforma de la Ley de Se­gu- se y en que se aven­ga a rea­li­zar pac­tos de go­bierno con el PP y no con los so­cia­lis­tas, se­gún se­ña­lan es­tos in­ter­lo­cu­to­res. Esas en­cues­tas las han rea­li­za­do en las ocho pro­vin­cias an­da­lu­zas y en otras tres ciu­da­des re­le­van­tes, cua­li­ta­ti­va y cuan­ti­ta­ti­va­men­te, de An­da­lu­cía, co­mo son Je­rez de la Fron­te­ra, Mar­be­lla y Al­ge­ci­ras.

El re­sul­ta­do en to­das au­gu­ra un in­ten­so re­tro­ce­so del PP. La desa­zón en­tre los di­ri­gen­tes del par­ti­do de Ra­joy au­men­ta por cuan­to que el can­di­da­to no pa­re­ce im­por­tar mu­cho. Los elec­to­res vo­tan a la mar­ca Ciu­da­da­nos, se­gún se­ña­lan fuen­tes po­pu­la­res, ri­dad Ciu­da­da­na se­gui­rá aho­ra en la Co­mi­sión de In­te­rior su trá­mi­te, que pue­de ser lar­go.

Se tra­ta, en reali­dad, de dos ini­cia­ti­vas: una de de­ro­ga­ción de la ley, que fue pre­sen­ta­da por el PSOE, y otra de reforma, im­pul­sa­da por el PNV. El tex­to del PNV mo­di­fi­ca has­ta 44 ar­tícu­los de la ley pa­ra ga­ran­ti­zar de­re­chos y li­ber­ta­des y eli­mi­nar tam­bién los apar­ta­dos re­cu­rri­dos. Am­bas po­drían fu­sio­nar­se en una ley al­ter­na­ti­va du­ran­te el re­co­rri­do par­la­men­ta­rio, en ca­so de acuer­do. El por­ta­voz par­la­men­ta­rio del PP, Rafael Her­nan­do, arre­me­tió ayer contra Ciu­da­da­nos por fa­ci­li­tar la tra­mi­ta­ción de la pro­po­si­ción de ley pa­ra la de­ro­ga­ción de la ley mor­da­za. Con­si­de­ró “de­li- Ciu­da­da­nos tam­bién es­tá mar­can­do dis­tan­cias con el PP a pro­pó­si­to de las pen­sio­nes. Ayer se mos­tró abier­to a a apo­yar la pe­ti­ción de Uni­dos Po­de­mos y Com­pro­mís pa­ra que el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, y la mi­nis­tra de Em­pleo, Fá­ti­ma Bá­ñez, com­pa­rez­can en el Con­gre­so pa­ra de­ba­tir so­bre el fu­tu­ro de las pres­ta­cio­nes de los ju­bi­la­dos. Tam­bién el PSOE ve con bue­nos ojos que el pre­si­den­te y la mi­nis­tra ex­pli­quen en se­de par­la­men­ta­ria el efec­to de la en­tra­da en vi­gor del fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad en las pen­sio­nes. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ciu­da­da­nos, Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas, a pe­sar de que otras vo­ces del par­ti­do ha­bían ca­li­fi­ca­do de “ocu­rren­cia” la pe­ti­ción re­gis­tra­da por Uni­dos Po­de­mos, la aco­gió con hos­pi­ta­li­dad. “Si es un pleno pa­ra ha­blar de pen­sio­nes de ma­ne­ra glo­bal y po­ner so­lu­cio­nes so­bre la me­sa, no­so­tros lo va­mos a apo­yar”, di­jo. El apo­yo de Ciu­da­da­nos y del PSOE a la pro­po­si­ción de Uni­dos Po­de­mos y Com­pro­mís, que ade­más cuen­ta con el aval del PDeCAT, for­za­rá a Ra­joy a com­pa­re­cer en uno de los ple­nos que se ce­le­bra­rán des­de el 13 de mar­zo. que re­co­no­cen el des­gas­te de la mar­ca PP.

Ese pro­ble­ma ya ocu­pó a los lí­de­res re­gio­na­les que se reunie­ron con Ra­joy en una co­mi­da de tra­ba­jo ce­le­bra­da el pa­sa­do día 12. “Con la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, Ciu­da­da­nos es lo que más preo­cu­pa­ba”, re­su­mió una fuen­te co­no­ce­do­ra de las con­ver­sa­cio­nes que se man­tu­vie­ron aquel día en la se­de na­cio­nal de Gé­no­va.

La con­jun­ción del au­ge de Ciu­da­da­nos con la pro­xi­mi­dad de las elec­cio­nes an­da­lu­zas, lo­ca­les, au­to­nó­mi­cas y eu­ro­peas de 2019 preo­cu­pa es­pe­cial­men­te a los lí­de­res re­gio­na­les del PP. Es­tos te- ran­te y con­tra­dic­to­rio” que Ciu­da­da­nos es­té pi­dien­do por un la­do la equi­pa­ra­ción sa­la­rial de po­li­cías y guar­dias ci­vi­les y por otro per­mi­ta la de­ro­ga­ción de una ley “que tra­ta de pro­te­ger a esos mis­mos agen­tes”. “La­men­to que Ciu­da­da­nos se ha­ya uni­do a los gru­pos de iz­quier­da y se ha­ya su­ma­do a es­ta mis­ma fies­ta”, de­plo­ró.

En cam­bio, el lí­der del PSOE, Pe­dro Sán­chez, se fe­li­ci­tó por la de­ci­sión del par­ti­do de Ri­ve­ra de de­jar de obs­truir el trá­mi­te de la de­ro­ga­ción, in­for­ma El­sa Gar­cía de Blas. Es una “bue­na no­ti­cia”, con­si­de­ró en Cua­tro el se­cre­ta­rio ge­ne­ral so­cia­lis­ta, que apro­ve­chó pa­ra pe­dir a Ri­ve­ra que ex­tien­da ese le­van­ta­mien­to a otras ini­cia­ti­vas so­cia­lis­tas, so­bre to­do de con­te­ni­do so­cial.

Ciu­da­da­nos tam­bién ha cam­bia­do po­si­ción so­bre la pe­na de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.