Un ‘pre­si­dent’ pa­ra man­te­ner el ór­da­go

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La de­ci­sión de Junts per Ca­ta­lun­ya de pre­sen­tar co­mo can­di­da­to a pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat a Jor­di Sàn­chez, que se en­cuen­tra en pri­sión pre­ven­ti­va por un su­pues­to de­li­to de re­be­lión, se­di­ción y mal­ver­sa­ción, abre un nue­vo en­fren­ta­mien­to con el Es­ta­do. El Go­bierno ve in­via­ble que una per­so­na con car­gas ju­di­cia­les sea el pre­si­dent. El Eje­cu­ti­vo, sin em­bar­go, tie­ne po­co mar­gen de ma­nio­bra pa­ra im­pe­dir el plan de los de Car­les Puig­de­mont y de­ja en ma­nos de la jus­ti­cia la so­lu­ción del pro­ble­ma.

El plan del ex­pre­si­dent fu­ga­do de la jus­ti­cia es­pa­ño­la pa­sa por re­nun­ciar a li­de­rar la Ge­ne­ra­li­tat pe­ro con­ti­nuar su pul­so con el Go­bierno. Pa­ra ello pro­po­ne co­mo re­em­pla­zo al ex­lí­der de la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC) y dipu­tado de Junts per Ca­ta­lun­ya, en pri­sión des­de ha­ce 135 días. Con es­ta can­di­da­tu­ra, Puig­de­mont bus­ca for­zar mo­vi­mien­tos del Eje­cu­ti­vo y de la jus­ti­cia pa­ra im­pe­dir su in­ves­ti­du­ra y así re­for­zar su re­la­to de que el Es­ta­do no res­pe­ta el re­sul­ta­do del 21-D. Se­gún la ley de Pre­si­den­cia, el nom­bra­mien­to del pre­si­dent co­rres­pon­de al Rey, tras ser in­ves­ti­do.

El in­for­me de los le­tra­dos del Par­la­ment so­bre la in­ves­ti­du­ra a dis­tan­cia de Puig­de­mont con­clu­yó que el can­di­da­to de­be es­tar pre­sen­te en la Cá­ma­ra pa­ra po­der ser in­ves­ti­do y que no es via­ble ni la elec­ción te­le­má­ti­ca ni de­le­ga­da. Por ello, si Sàn­chez quie­re ser ele­gi­do ten­drá que pe­dir per­mi­so al juez Pa­blo Lla­re­na pa­ra que le de­je acu­dir al pleno de in­ves­ti­du­ra.

El ins­truc­tor del Tri­bu­nal Su­pre­mo ha re­cha­za­do has­ta aho­ra las pe­ti­cio­nes de ex­car­ce­la­ción tem­po­ral for­mu­la­das por Sàn­chez y Oriol Jun­que­ras, los dos dipu­tados elec­tos que es­tán en pri­sión. El ar­gu­men­to prin­ci­pal es que la ex­car­ce­la­ción tem­po­ral po­dría dar lu­gar a “mo­vi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas co­lec­ti­vas vio­len­tas” que pon­gan en pe­li­gro la con­vi­ven­cia ciu­da­da­na. Pe­ro esos re­cha­zos no pue­den ex­tra­po­lar­se sin más a la nue­va si­tua­ción ya que Lla­re­na con­si­de­ra que los pre­sos pre­ven­ti­vos no pue­den ver pri­va­dos de sus “de­re­chos de re­pre­sen­ta­ción” y la prohi­bi­ción de acu­dir a la in­ves­ti­du­ra pri­va­ría en prin­ci­pio a Sàn­chez del de­re­cho a ser ele­gi­do. La si­tua­ción de­be­rá re­sol­ver­la el juez en un nue­vo au­to. El pre­ce­den­te de Juan Carlos Yol­di, pre­so de ETA al que se per­mi­tió en 1987 acu­dir a un pleno del Par­la­men­to vas­co en el que HB le pre­sen­tó co­mo can­di­da­to a lehen­da­ka­ri, jue­ga a fa­vor de Sàn­chez. Pe­ro la Fis­ca­lía con­si­de­ra que am­bas si­tua­cio­nes no son equi­pa­ra­bles por­que la ex­car­ce­la­ción pun­tual de Yol­di no im­pli­ca­ba ries­go de re­in­ci­den­cia de­lic­ti­va y la de los lí­de­res del pro­cés, sí.

El ins­truc­tor del Su­pre­mo ad­mi­tió en un au­to el 12 de enero que la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal y el Re­gla­men­to del Par­la­ment so­lo con­tem­plan co­mo cau­sas de sus­pen­sión de los “de­re­chos de re­pre­sen­ta­ción” de un dipu­tado que ha­ya una sen­ten­cia fir­me que im­pon­ga pe­na de pri­sión o un au­to fir­me de pro­ce­sa­mien­to con or­den de en­car­ce­la­mien­to. Sàn­chez, que aho­ra es un pre­so pre­ven­ti­vo no pro­ce­sa­do, no pue­de ser pri­va­do del de­re­cho a ser dipu­tado. Pa­ra ga­ran­ti­zar tal de­re­cho sin asu­mir los ries­gos que, se­gún el juez, im­pli­ca el tras­la­do des­de la cár­cel al Par­la­ment, el juez de­cla­ró la “in­ca­pa­ci­dad pro­lon­ga­da” de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.