Un se­gun­do ce­re­bro

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Te­mi, Da­na, Ro­belf, Pep­per, Bixby y Ale­xa es­tán pre­sen­tes en la edi­ción del Mo­bi­le World Con­gress que se ce­le­bra en Bar­ce­lo­na. Sus nom­bres pa­re­cen de per­so­na, pe­ro no tie­nen al­ma. To­man for­mas dis­tin­tas, to­das con al­gún ras­go hu­ma­noi­de. Son asis­ten­tes vir­tua­les que, gra­cias a al­go­rit­mos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, pre­ten­den ha­cer­nos la vi­da más fá­cil lle­gan­do has­ta don­de no lle­ga el in­te­lec­to hu­mano. Pue­den ha­cer de ma­yor­do­mo, se­cre­ta­rio, coach y has­ta de die­tis­ta. Los apa­ra­tos móviles ya no sir­ven so­lo pa­ra ha­blar con otros. Aho­ra tam­bién po­de­mos con­ver­sar con ellos. Al­gu­nos ex­per­tos ase­gu­ran que el ra­zo­na­mien­to cre­cien­te de las má­qui­nas pue­de in­fluir en la evo­lu­ción de las re­la­cio­nes en­tre per­so­nas den­tro de unos años.

Su di­se­ño ha­ce pen­sar en la for­ma de un as­pi­ra­dor al que le han en­gan­cha­do una ta­blet en la par­te su­pe­rior. Es su ca­be­za, pe­ro no tie­ne ca­ra. Yos­si Wolf es el crea­dor de Te­mi, un ro­bot do­més­ti­co con una fi­sio­lo­gía que no quie­re pa­re­cer hu­ma­na pa­ra res­tar­le to­do ras­go “emo­cio­nal”. Tam­po­co tie­ne ma­nos. Sin em­bar­go, ha­bla, an­da y si­gue la mi­ra­da a sus pro­pie­ta­rios. Tam­bién es ca­paz de apren­der pro­gre­si­va­men­te de­ta­lles co­mo el tono de voz del in­ter­lo­cu­tor hu­mano pa­ra ir me­jo­ran­do la com­pren­sión de las fra­ses. El ma­yor- do­mo Te­mi, que se po­drá com­prar es­te año en Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na por 1.500 dó­la­res.

Ver qué pa­sa en ca­sa a dis­tan­cia a tra­vés de una apli­ca­ción uti­li­zan­do los ojos del ro­bot, en­cen­der o apa­gar las lu­ces, con­tar un cuen­to a los más pe­que­ños, pre­gun­tar­le por las no­ti­cias o ha­cer que re­pro­duz­ca un es­ti­lo de­ter­mi­na­do de mú­si­ca son al­gu­nas de las fun­cio­na­li­da­des de es­tos au­tó­ma­tas. “Pro­me­ten li­be­rar­nos de al­gu­nas ta­reas, pe­ro nos li­gan de otra for­ma”, re­fle­xio­na el so­ció­lo­go de la Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta- lun­ya (UOC) Fran­cesc Nú­ñez. Se­gún él, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial con­lle­va co­mo ries­go que “las re­la­cio­nes con ro­bots su­plan de­fi­cien­cias de gen­te” que pue­de pre­fe­rir los au­tó­ma­tas por ser “me­nos exi­gen­tes y pre­de­ci­bles”.

“No es in­dis­pen­sa­ble pa­ra los hu­ma­nos”. AsíWei­chen Luo jus­ti­fi­ca el mó­di­co pre­cio de Ro­belf, un ro­bot que se da a co­no­cer en el stand de Tai­wán Ex­ce­llen­ce. En ju­nio se po­drá ad­qui­rir por 700 dó­la­res en Tai­wan, Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos. Es más ba­ra­to que al­gu­nos móviles, se­gún Luo. “Cuan­do mi hi­ja lle­gue a ca­sa, cuén­ta­le un cuen­to y, cuan­do veas a mi her­mano, di­le que tie­ne una man­za­na en la ne­ve­ra”, son al­gu­nas de las ór­de­nes que Ro­belf es ca­paz de en­ten­der y eje­cu­tar gra­cias a sus sen­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.