EE UU pre­sio­na a Ara­bia Sau­dí pa­ra que pon­ga fin a la gue­rra en Ye­men

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Pom­peo afir­mó en un co­mu­ni­ca­do que “ha lle­ga­do la ho­ra de po­ner fin a las hos­ti­li­da­des, lo que in­clu­ye los dis­pa­ros de mi­si­les y los dro­nes que vie­nen des­de las zo­nas con­tro­la­das por los Hut­hi ha­cia el reino de Ara­bia Sau­dí y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos”. Sus pa­la­bras si­guie­ron a otras si­mi­la­res de Mat­tis en Bah­réin el fin de se­ma­na y el mar­tes enWas­hing­ton. A la pe­ti­ción de Washington se su­mó The­re­sa May, la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca: “Des­de lue­go que apo­ya­mos el lla­ma­mien­to de un mes del ase­si­na­to de Ja­mal Khas­hog­gi, la cre­di­bi­li­dad sau­dí se ha­lla ba­jo ce­ro. Tres son has­ta aho­ra las su­ce­si­vas ver­sio­nes con las que la ca­sa real ha in­ten­ta­do ocul­tar el es­pan­to­so cri­men co­me­ti­do en Estambul. Pri­me­ro, las au­to­ri­da­des sau­díes in­ten­ta­ron es­ce­ni­fi­car una sim­ple des­apa­ri­ción, con el ví­deo de la falsa sa­li­da de Khas­hog­gi del con­su­la­do con uno de los se­cua­ces dis­fra­za­do con su ro­pa. Lue­go en­sa­ya­ron la ver­sión de una de­sigual pe­lea en­tre un gru­po de jó­ve­nes for­zu­dos y el pe­rio­dis­ta se­sen­tón. Aho­ra la co­ro­na sau­dí se ama- EE UU a una deses­ca­la­da en Ye­men”, se­ña­ló tras ser pre­gun­ta­da en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes.

La Ad­mi­nis­tra­ción de Trump quie­re que los ban­dos de es­ta gue­rra ci­vil —la coa­li­ción sau­dí, apo­ya­da po­rWas­hing­ton, y los re­bel­des Hut­hi, res­pal­da­dos por Irán— pac­ten un al­to el fue­go en los pró­xi­mos 30 días pa­ra ne­go­ciar des­pués un fin al con­flic­to. “Los bom­bar­deos aé­reos de la coa­li­ción de­ben ce­sar en­se­gui­da en to­das las zo­nas ha­bi­ta­das de Ye­men”, aña­dió Pom­peo. rra a la pe­lí­cu­la de unos fun­cio­na­rios des­con­tro­la­dos que ac­tua­ron pre­me­di­ta­da­men­te, pe­ro por su cuen­ta o ma­lin­ter­pre­tan­do las ins­truc­cio­nes del prín­ci­pe he­re­de­ro Moha­med bin Sal­mán (MBS).

Has­ta aho­ra no ha co­la­do y, si es por los da­tos in­cri­mi­na­to­rios que pre­su­mi­ble­men­te guar­da Er­do­gan en el ca­jón, no co­la­rá nun­ca. La car­ga de la prue­ba en un ré­gi­men au­to­crá­ti­co es de quien de­ten­ta el po­der má­xi­mo. No va­le una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na, en­ca­be­za­da na­da me­nos que por el fis­cal del reino, de nu­la cre­di­bi­li­dad y de ho­rri­ble tra­yec­to­ria re­pre­si­va,

La re­dac­ción del tex­to de­ja cla­ro que son los re­bel­des Hut­hi quie­nes de­ben dar el pri­mer pa­so. Washington, al igual que sus ni una co­mi­sión real de in­ves­ti­ga­ción pre­si­di­da por el sos­pe­cho­so MBS. Tam­po­co va­len los pro­ce­sa­mien­tos de quie­nes es­tran­gu­la­ron y des­cuar­ti­za­ron a Khas­hog­gi en un edi­fi­cio ofi­cial sau­dí go­zan­do de la ex­tra­te­rri­to­ria­li­dad di­plo­má­ti­ca. To­do lo que se ha vis­to has­ta aho­ra es par­te de un tor­pe en­cu­bri­mien­to, que no sir­ve pa­ra la­var la ima­gen de MBS, la má­xi­ma au­to­ri­dad efec­ti­va del país.

La di­fi­cul­tad es enor­me, en un país tan opa­co y au­to­ri­ta­rio, don­de no es in­fre­cuen­te el uso do­més­ti­co de la vio­len­cia —ejecuciones, tor­tu­ras y se­cues­tros— den­tro de so­cios sau­díes y emi­ra­tíes, con­si­de­ra a es­te gru­po ye­me­ní una pun­ta de lan­za de Irán, a quien atri­bu­ye to­dos los ma­les de la re- la ex­ten­sí­si­ma fa­mi­lia prin­ci­pes­ca. MBS tie­ne to­dos los re­sor­tes del po­der. Con­tro­la al an­ciano rey, de 83 años, pro­ba­ble­men­te in­ca­paz de to­mar de­ci­sio­nes por cuen­ta pro­pia. Tam­bién tie­ne a sus ór­de­nes to­das las ins­ti­tu­cio- El cre­cien­te ma­les­tar del Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se con Ara­bia Sau­dí vol­vió a que­dar pa­ten­te ayer cuan­do un gru­po de se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos pi­dió al pre­si­den­te, Do­nald Trump, tam­bién re­pu­bli­cano, que sus­pen­da un pro­ce­so de diá­lo­go con Riad en asun­tos de ener­gía nu­clear ci­vil. “Las re­ve­la­cio­nes so­bre el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta sau­dí Ja­mal Khas­hog­gi, así co­mo cier­tas ac­cio­nes sau­díes re­la­cio­na­das con Ye­men y Lí­bano han pro­pi­cia­do preo­cu­pa­cio­nes pro­fun­das so­bre la trans­pa­ren­cia, ren­di­ción de cuen­tas y jui­cio de las per­so­nas ac­tua­les que to­man de­ci­sio­nes en Ara­bia Sau­dí”, es­cri­ben en una car­ta cin­co le­gis­la­do­res, encabezados por Mar­co Ru­bio.

Nu­me­ro­sos miem­bros del Con­gre­so pi­den san­cio­nes con­tra Riad por la muer­te de Khas­hog­gi, que vi­vía exi­lia­do en EE UU. An­tes de la des­apa­ri­ción del pe­rio­dis­ta, el Con­gre­so ya ha­bía ele­va­do el tono an­te Riad por la san­grien­ta gue­rra en Ye­men, y tam­bién por el he­cho de que la ma­yo­ría de te­rro­ris­tas en los atentados del 11-S fue­ran sau­díes. gión. De ahí que has­ta aho­ra se ha­ya mos­tra­do es­ca­sa­men­te crí­ti­co con las cre­cien­tes de­nun­cias de bom­bar­deos de zo­nas ci­vi­les por par­te de la coa­li­ción que en­ca­be­za Ara­bia Sau­dí.

Sin em­bar­go, el ase­si­na­to de Khas­hog­gi y la pé­si­ma ges­tión sau­dí del asun­to han ex­pues­to al Reino del De­sier­to a un es­cru­ti­nio in­ter­na­cio­nal sin pre­ce­den­tes. Las de­nun­cias que an­tes so­lo ha­cían ac­ti­vis­tas de de­re­chos hu­ma­nos, iz­quier­dis­tas o di­plo­má­ti­cos en voz ba­ja han pa­sa­do a ocu­par los ti­tu­la­res de pe­rió­di­cos e in­for­ma­ti­vos de to­do el mun­do.

Los le­gis­la­do­res de EE UU han au­men­ta­do la pre­sión so­bre la Ca­sa Blan­ca pa­ra que to­me dis­tan­cias con Ara­bia Sau­dí, país al que no so­lo res­pal­da con apo­yo po­lí­ti­co y ven­ta de ar­mas, sino que ayu­da lo­gís­ti­ca­men­te en su in­ter­ven­ción mi­li­tar en Ye­men. nes mi­li­ta­res y de es­pio­na­je del país, in­clui­da la guar­dia real.

Los­mo­vi­mien­tos han em­pe­za­do. An­ge­la Mer­kel fue pio­ne­ra a la ho­ra de cor­tar la ven­ta de ar­mas. Es­ta­dos Uni­dos ha anun­cia­do, por bo­ca de los se­cre­ta­rios de De­fen­sa y de Es­ta­do, Ja­mes Mat­tis y Mi­ke Pom­peo, res­pec­ti­va­men­te, que de­be­rán ce­sar los bom­bar­deos so­bre Ye­men y em­pe­zar las ne­go­cia­cio­nes de paz en 30 días, exac­ta­men­te en di­rec­ción con­tra­ria a los in­tere­ses de MBS, el prín­ci­pe be­li­cis­ta que se me­tió en es­ta gue­rra. La sú­bi­ta lle­ga­da a Riad de Ah­mad bin Ab­du­la­ziz, her­mano del rey Sal­mán, tío de MBS y uno de los úl­ti­mos hi­jos de la ca­ma­da del fun­da­dor Ab­du­la­ziz bin Saud, ex­tra­ña­do has­ta aho­ra en Lon­dres, ha sus­ci­ta­do to­dos los ru­mo­res so­bre una in­mi­nen­te des­po­se­sión del jo­ven

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.