El peligro de ser ne­gro y mo­rir vien­do la te­le en ca­sa

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Sus­pi­ca­cias ra­cis­tas El ca­so de Rod­ney King

El día que mu­rió a ti­ros, Bot­ham S. Jean, de 26 años, sa­lió de la se­de de la au­di­to­ra PwC en Da­llas, en la que tra­ba­ja­ba co­mo ana­lis­ta, y se fue a ca­sa a ver un par­ti­do de fút­bol ame­ri­cano. Vi­vía en un blo­que cer­cano al cen­tro, de nue­va cons­truc­ción, con una pe­que­ña pis­ci­na en el pa­tio y una zo­na pa­ra bar­ba­coas. Su apar­ta­men­to, que se en­con­tra­ba en la cuar­ta plan­ta, era el nú­me­ro 1.478, un de­ta­lle que no ten­dría nin­gu­na im­por­tan­cia de no ser por­que en el 1.378, exac­ta­men­te de­ba­jo, re­si­día la agen­te Am­ber R. Guy­ger. El 6 de sep­tiem­bre, Guy­ger, de 30 años y ra­za blan­ca, se pre­sen­tó en ca­sa de su ve­cino y lo ma­tó. Se ha­bía equi­vo­ca­do de apar­ta­men­to, se­gún la ver­sión que dio a la po­li­cía, y cre­yó que Bot­ham, de ra­za ne­gra, era un in­tru­so. La puer­ta es­ta­ba me­dio abier­ta, di­jo, así que pu­do en­trar, vio una si­lue­ta y, des­pués de gri­tar­le va­rias ór­de­nes, sin que le hi­cie­ra ca­so —de­cla­ró la mu­jer—, sa­có la pis­to­la. Dis­pa­ró dos ve­ces y aca­bó con el hom­bre des­ar­ma­do.

“No hu­bie­se ocu­rri­do así si Bot­ham hu­bie­se si­do blan­co. In­clu­so com­pran­do su ver­sión de los he­chos, que pen­só que ese era su apar­ta­men­to y se en­con­tró a otra per­so­na… Su cul­tu­ra, su ex­pe­rien­cia, le di­cen que no pue­des dis­pa­rar a un blan­co y li­brar­te de ello, así que das un pa­so atrás y te lo pien­sas, te das un tiem­po, mi­ras un po­co más los mue­bles, las co­sas y di­ces… ‘es­ta no es mi ca­sa”. S. Lee Me­rritt, abo­ga­do de la fa­mi­lia Jean, re­fle­xio­na en su ofi­ci­na en Da­llas, no muy le­jos de don­de mu­rió el jo­ven. Es­pe­cia­li­za­do en ca­sos de muer­tes de afro­ame­ri­ca­nos a ma­nos de la po­li­cía, no re­cuer­da al­go tan bi­za­rro co­mo lo que ocu­rrió ha­ce ca­si dos me­ses.

Prác­ti­ca­men­te a cual­quie­ra que se le pre­gun­te es­tos días en Da­llas por el ca­so sa­be de qué se le ha­bla. Y eso que la me­mo­ria es­tá muy cur­ti­da en es­te tro­zo de Amé­ri­ca. Tie­ne un su­fri­do his­to­rial de vio­len­cia po­li­cial (y tam­bién de vio­len­cia a se­cas), sin ne­ce­si­dad de re­cor­dar que es la ciu­dad que vio ase­si­nar a JFK. En ve­rano de 2016, un fran­co­ti­ra­dor que “que­ría ma­tar a blan­cos” se­gó la vi­da de cin­co agen­tes en me­dio de una ma­ni­fes­ta­ción con­tra la bru­ta­li­dad del cuer­po. Pe­ro la muer­te de Bot­ham Jean ha cau­sa­do un des­con­cier­to y un do­lor nue­vos. Un afro­ame­ri­cano en Es­ta­dos Uni­dos sa­be que sa­car su car­te­ra de la guan­te­ra sin per­mi­so du­ran­te una pa­ra­da de trá­fi­co sig­ni­fi­ca arries­gar­se. El agen­te pue­de creer que bus­ca un ar­ma y ma­tar­le. Un re­gue­ro de ví­deos de muer­tes si­mi­la­res lo ates­ti­guan. Pe­ro en los úl­ti­mos me­ses los ne­gros han des­per­ta­do sus­pi­ca­cias de for­mas mu­cho más in­sos­pe­cha­das. En ju­nio, una mu­jer de Ohio lla­mó a la po­li­cía por­que vio a cua­tro ni­ños ne­gros cor­tan­do el cés­ped cer­ca de su ca­sa (les ha­bía con­tra­ta­do el ve­cino y, sin que­rer, to­ca­ron par­te del jar­dín de la señora). Una no­che, a fi­na­les de abril, un exem­plea­do de la Ca­sa Blan­ca, afro­ame­ri­cano, se es­ta­ba mu­dan­do de apar­ta­men­to en Man­hat­tan, en Nue­va York, y de re­pen­te se le pre­sen­ta­ron seis agen­tes. Al ver el tra­sie­go, un ve­cino, en lu­gar de pen­sar que al­guien es­ta­ba de tras­la­do en el ba­rrio, lla­mó a la po­li­cía por un po­si­ble alla­na­mien­to a car­go de un su­je­to que, de­cía, po­día es­tar ar­ma­do. En Ca­li­for­nia, por las mis- mas fe­chas, las fuer­zas de se­gu­ri­dad tam­bién pa­ra­ron a tres jó­ve­nes ne­gros que aca­ba­ban de de­jar un apar­ta­men­to tu­rís­ti­co tras el avi­so de una mu­jer blan­ca preo­cu­pa­da.

¿Se hu­bie­sen rea­li­za­do esas lla­ma­das a la po­li­cía si los pro­ta­go­nis­tas de esos epi­so­dios hu­bie­sen si­do ni­ños, jó­ve­nes u hom­bres blan­cos? Bot­han Jean inau­gu­ró, pa­ra mu­chos en Da­llas, un nue­vo peligro pa­ra un afro­ame­ri­cano: es­tar en tu ca­sa vien­do la te­le. Me­rritt du­da a la ho­ra de res­pon­der si, ba­jo la Ad­mi­nis­tra­ción de Trump, las co­sas han em­peo­ra­do pa­ra los ne­gros. “Sí y no”, se­ña­la. Por una par­te, la bru­ta­li­dad po­li­cial es al­go muy vie­jo. Cuan­do era ni­ño, en Ca­li­for­nia, se le que­dó gra­ba­da a fue­go la paliza a Rod­ney King, en lo que fue pro­ba­ble­men­te el pri­mer ví­deo vi­ral de es­te ti­po en la his­to­ria. Y en el fa­mo­so dis­cur­so de Mar­tin Lut­her King de ha­ce me­dio siglo, el de Ten­go un sue­ño, “men­cio­na­ba­más ve­ces la vio­len­cia po­li­cial que la se­gre­ga­ción, era un pro­ble­ma en­ton­ces y los es aho­ra”, afir­ma. Sin em­bar­go, sí ve cam­bios con Trump. “No es so­lo la re­tó­ri­ca de un pre­si­den­te que le di­ce a los agen­tes que quie­re que sean du­ros, sino las po­lí­ti­cas, ya que se les es­tá dan­do más equi­pa­mien­to mi­li­tar”, aña­de.

El ra­tio de po­pu­la­ri­dad de Trump en­tre la po­bla­ción ne­gra se en­cuen­tra en el sub­sue­lo. Se­gún los da­tos de Ga­llup, la fir­ma de son­deos más ha­bi­tual pa­ra la va­lo­ra­ción de pre­si­den­tes, so­lo el 13% le da un apro­ba­do, un ni­vel muy in­fe­rior al 20% de los la­ti­nos (el vis­to bueno al­can­za el 55% en­tre los blan­cos).

El ni­vel de des­em­pleo de los afro­ame­ri­ca­nos en­tró es­te año en su mí­ni­mo des­de que hay re­gis­tros (1972) al ba­jar del 7%, pe­ro la bue­na mar­cha de la eco­no­mía no re­sul­ta tan de­ci­si­va pa­ra un co­lec­ti­vo que, a raíz de las pro­tes­tas de 2017 en Char­lot­tes­vi­lle, ha vis­to a su pre­si­den­te equi­pa­rar a los gru­pos neo­na­zis con los ac­ti­vis­tas con­tra el ra­cis­mo.

La po­bla­ción ne­gra de­tes­ta a Trump en ma­sa (el 88% vo­tó a Hillary Clin­ton en 2016), pe­ro la ba­ja­da de la movilización en las pre­si­den­cia­les re­sul­tó cla­ve pa­ra la vic­to­ria de Trump fren­te a la de­mó­cra­ta: su par­ti­ci­pa­ción ca­yó sie­te pun­tos y que­dó en el ni­vel más ba­jo de los úl­ti­mos 20 años, el 59%. Ba­rack Oba­ma, el pri­mer pre­si­den­te afro­ame­ri­cano de EE UU, lo­gró des­per­tar un en­tu­sias­mo que no se re­edi­tó con Clin­ton. Es una in­cóg­ni­ta lo que ocu­rra el 6 de no­viem­bre, en unas le­gis­la­ti­vas que, de por sí, sue­len con­tar con me­nos vo­tan­tes que las pre­si­den­cia­les.

Hay un pro­ble­ma, en­dé­mi­co, que los afro­ame­ri­ca­nos no ven cam­biar: el es­tig­ma. Tony Wood, un con­duc­tor afro­ame­ri­cano de Da­llas, ha­cía una re­fle­xión cru­da el mar­tes al pen­sar en Bot­ham Jean. “El es­te­reo­ti­po es lo que nos ha­ce da­ño, lo sen­ti­mos, yo mis­mo, si veo a un hom­bre ne­gro, pue­do sen­tir más du­das, más peligro”.

El abo­ga­do de la fa­mi­lia Jean ex­pli­ca que Bot­ham, muy cons­cien­te del ses­go con el que se juz­ga a un chi­co ne­gro, so­lía arre­glar­se mu­cho, siem­pre ves­tía con ca­mi­sas por den­tro del pan­ta­lón y evi­ta­ba a to­da costa las su­da­de­ras de ca­pu­cha. La agen­te Am­ber Guy­ger fue de­te­ni­da días des­pués del su­ce­so por ho­mi­ci­dio im­pru­den­te, pe­ro los abo­ga­dos de la fa­mi­lia creen que se tra­ta de un ase­si­na­to. Los pa­dres del jo­ven, di­ce Me­rritt, no le­van­tan ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.