Bol­so­na­ro emu­la a Trump y de­cla­ra la gue­rra a los me­dios

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Agre­sio­nes en cam­pa­ña

Teodoro Pet­koff, po­lí­ti­co, es­cri­tor, in­te­lec­tual, ex­lí­der gue­rri­lle­ro, ex­can­di­da­to pre­si­den­cial, pe­rio­dis­ta y edi­tor ve­ne­zo­lano, pre­mio Ma­ría Moors Ca­bot, en 2012, y pre­mio Or­te­ga y Gas­set en 2015, fa­lle­ció ayer en Caracas a los 86 años tras una lar­ga en­fer­me­dad. Con el pa­so del tiem­po ha­bía lle­ga­do a con­ver­tir­se en uno de los opositores más ilus­tres de Hu­go Chá­vez y en uno de los po­lí­ti­cos más res­pe­ta­dos de la ór­bi­ta la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Hi­jo de emi­gra­dos ju­díos de ori­gen búl­ga­ro y po­la­co, Pet­koff ha­bía na­ci­do en El Ba­tey (Es­ta­do Zulia), en enero de 1932. En­tró en po­lí­ti­ca du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar de Mar­cos Pé­rez Ji­mé­nez, en los años cin­cuen­ta, in­te­gran­do cé­lu­las clan­des­ti­nas en la re­sis­ten­cia y lle­gan­do a ocu­par res­pon­sa­bi­li­da­des en la es­truc­tu­ra ju­ve­nil y la di­rec­ción na­cio­nal del en­ton­ces pros­cri­to Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Ve­ne­zue­la (PCV).

De­pues­to el dic­ta­dor en 1958, la na­cien­te de­mo­cra­cia plan­tó ca­ra a la in­fluen­cia que tu­vo la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na en la ju­ven­tud ve­ne­zo­la­na de en­ton­ces. Las ten­sio­nes con el Go­bierno de Ró­mu­lo Be­tan­court abrie­ron las com­puer­tas de un tur­bu­len­to pe­rio­do en el cual Pet­koff, y otros di­ri­gen­tes del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y el Mo­vi­mien­to de Iz­quier­da Re­vo­lu­cio­na­ria, abrie­ron fren­tes gue­rri­lle­ros en el país con el ob­je­ti­vo de ins­tau­rar una re­vo­lu­ción ins­pi­ra­da en los va­lo­res an­tim­pe­ria­lis­tas de La Ha­ba­na.

La in­va­sión de Che­cos­lo­va­quia por la Unión So­vié­ti­ca, en 1968, pro­du­jo un enor­me cisma per­so­nal en Pet­koff, que cues­tio­nó el he­cho aca­lo­ra­da­men­te e ini­ció una cri­sis in­ter­na en el PCV que con­tri­bu­yó a con­so­li­dar el oca­so de los mo­vi­mien­tos gue­rri­lle­ros. De re­gre­so a la le­ga­li­dad de­mo­crá­ti­ca, Pet­koff fue fun­da­dor del Mo­vi­mien­to al So­cia­lis­mo (MAS), un par­ti­do de iz­quier­das que plan­teó la ru­ta de­mo­crá­ti­ca al po­der. Por es­te par­ti­do fue dos ve­ces can­di­da­to pre­si­den­cial en los años ochen­ta.

La fi­gu­ra de Pet­koff co­men­zó a ser vis­ta co­mo una re­fe­ren­cia en el país ha­cia los no­ven­ta, una vez que le to­có ocu­par, con acep­ta­bles re­sul­ta­dos, la car­te­ra de La di­rec­to­ra de Hu­man Rights Watch en Bra­sil, Ma­ría Lau­ra Ca­ni­neu, cri­ti­có las agre­sio­nes a los pe­rio­dis­tas en cam­pa­ña. “Cual­quie­ra pue­de dis­cre­par de un re­por­ta­je, y de­be te­ner el de­re­cho de ha­cer­lo pú­bli­ca­men­te, pe­ro ame­na­zar al pe­rio­dis­ta e in­ci­tar a otros a ha­cer lo mis­mo no só­lo po­ne en peligro la se­gu­ri­dad per­so­nal de los pe­rio­dis­tas, sino que per­ju­di­ca la li­ber­tad de ex­pre­sión y la li­ber­tad de­mo­cra­cia”, afir­mó.

El an­tro­pó­lo­go Pie­ro Leir­ner, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de San Car­los, des­cri­be así los me­ca­nis­mos por los que el fu­tu­ro pre­si­den­te —to­ma­rá po­se­sión el 1 de enero— se con­si­de­ra víc­ti­ma de los me­dios y las fa­ke news: “Él con­si­guió co­lo­car la ver­sión de que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son, en sí mis­mos, fa­ke news. De mo­do que ca­pi­ta­li­za to­da la po­lé­mi­ca que pu­bli­ca [la pren­sa] co­mo mues­tra de que es un an­ti­sis­te­ma que lu­cha con­tra el es­ta­blish­ment”. El PT tam­bién ha ge­ne­ra­do des­con­fian­za ha­cia los me­dios de co­mu­ni­ca­ción al re­fe­rir­se a los me­dios crí­ti­cos co­mo el “par­ti­do de la Pren­sa Gol­pis­ta”, en alu­sión a lo que con­si­de­ra un gol­pe per­pe­tra­do me­dian­te la des­ti­tu­ción de la ex­pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff.

San­dra Korst­jens, del ca­nal de te­le­vi­sión ho­lan­dés RTL Nieuws, se que­jó pú­bli­ca­men­te en Fa­ce­book del aco­so de se­gui­do­res de Bol­so­na­ro el do­min­go en las ce­le­bra­cio­nes de su vic­to­ria en São Paulo. Uno de ellos in­clu­so si­guió in­ti­mi­dán­do­la unos 20 mi­nu­tos, se­gún su re­la­to. “Fui aco­sa­da por dis­tin­tos hom­bres que pen­sa­ban que es­ta­ba bien to­car­me o ha­cer co­men­ta­rios so­bre mi as­pec­to”, es­cri­bió, ase­gu­ran­do que tras cu­brir las pro­tes­tas de los úl­ti­mos años en el país, “nun­ca ha­bía su­fri­do un aco­so de se­me­jan­te ni­vel”. La no­che elec­to­ral, dos mu­je­res pe­rio­dis­tas lo­ca­les fue­ron agre­di­das en For­ta­le­za. Pla­ni­fi­ca­ción du­ran­te el se­gun­do man­da­to de Ra­fael Cal­de­ra en un Go­bierno de coa­li­ción de so­cia­lis­tas y de­mo­cris­tia­nos.

En 1999, Pet­koff re­nun­ció al MAS, par­ti­do del cual ha­bía si­do ar­qui­tec­to ideo­ló­gi­co, una vez que es­te de­ci­die­ra acom­pa­ñar la pri­me­ra can­di­da­tu­ra de Hu­go Chá­vez. En el año 2000, Pet­koff fun­da el ro­ta­ti­vo Tal Cual, e ini­cia su se­gun­da eta­pa co­mo hom­bre pú­bli­co, al aban­do­nar la po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta yme­ter­se de lleno en el pe­rio­dis­mo y los de­ba­tes de opi­nión. Es­te pe­rió­di­co lle­gó a ha­cer­se cé­le­bre por el con­te­ni­do de los agu­dos editoriales de Pet­koff, en los cua­les ter­mi­nó con­ver­ti­do en uno de los crí­ti­cos más im­pla­ca­bles en con­tra de los ex­ce­sos y ex­tra­víos de Hu­go Chá­vez en el po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.