El Go­bierno apro­ve­cha la cri­sis del PP y lo em­pla­za a re­ge­ne­rar­se

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal fue, pe­se a su au­sen­cia del pleno, la gran pro­ta­go­nis­ta de la se­sión de con­trol al Go­bierno tras la pu­bli­ca­ción de las gra­ba­cio­nes de su reunión con el co­mi­sa­rio Jo­séMa­nuel Vi­lla­re­jo. Pe­dro Sán­chez ins­tó a Pa­blo Ca­sa­do a re­ge­ne­rar al PP des­pués de que tras­cen­die­ra el con­te­ni­do de la reunión que la ex se­cre­ta­ria ge­ne­ral de los po­pu­la­res man­tu­vo con el po­li­cía en 2009 en la se­de del par­ti­do. Cos­pe- dal y su ma­ri­do, el em­pre­sa­rio Ignacio Ló­pez del Hie­rro, ofre­cie­ron a Vi­lla­re­jo ha­cer “tra­ba­jos pun­tua­les” tras es­ta­llar el ca­so Gür­tel. El co­mi­sa­rio, en pri­sión pre­ven­ti­va des­de ha­ce un año por los pre­sun­tos de­li­tos de cohe­cho, blan­queo y or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, alar­deó de que in­ten­tó des­truir el pen­dri­ve cla­ve de la tra­ma co­rrup­ta. La Au­dien­cia Na­cio­nal re­co­ge en su sen­ten­cia que el PP se be­ne­fi­ció de un “sis­te­ma de co­rrup­ción ins­ti­tu­cio­nal”.

“¿Qué fa­vo­res de­be us­ted a al­gún dipu­tado o dipu­tada de su gru­po par­la­men­ta­rio pa­ra no lu­char con­tra la co­rrup­ción y abrir de una vez por to­das la re­ge­ne­ra­ción en el PP?”, pre­gun­tó Sán­chez a Ca­sa­do. El res­pal­do de Cos­pe­dal fue de­ci­si­vo pa­ra que el ac­tual lí­der del PP se im­pu­sie­ra a So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría en las pri­ma­rias que la for­ma­ción ce­le­bró en ju­lio.

La ten­sión en­tre las ban­ca­das del PP y del PSOE se avi­vó to­da­vía más en la ron­da de pre­gun­tas di­ri­gi­das a la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno. “Hoy es un mal día pa­ra us­ted. Hoy en vez de pre­gun­tar ten­dría que res­pon­der”, re­pli­có Car­men Cal­vo a la por­ta­voz del PP, Do­lors Monserrat, des­pués de que afir­ma­se que el Go­bierno es­tá “li­qui­dan­do las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do” y “man­tie­ne a mi­nis­tros que mien­ten”, en alu­sión a la co­mi­da que la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Do­lo­res Del­ga­do, man­tu­vo ha­ce una dé­ca­da con Vi­lla­re­jo. “La se­gun­da preo­cu­pa­ción de los es­pa­ño­les es la co­rrup­ción y la iden­ti­fi­can con su par­ti­do, un Go­bierno sa­lien­te y un mo­de­lo, el del se­ñor Az­nar, con tres ex­mi­nis­tros en la cár­cel”, aña­dió Cal­vo.

La dipu­tada del PP Beatriz Es­cu­de­ro vol­vió a sa­car a co­la­ción los au­dios de Vi­lla­re­jo, pe­se a la cri­sis que han abier­to en su par­ti- do. “¿Es cul­pa­ble Cos­pe­dal de no men­tir, de de­cir la ver­dad des­de el pri­mer día? ¿Es cul­pa­ble de ha­ber­se reuni­do con un co­mi­sa­rio a las ór­de­nes de [Al­fre­do Pé­rez] Ru­bal­ca­ba?”, di­jo en re­fe­ren­cia al di­ri­gen­te so­cia­lis­ta, que en 2009 era ministro del In­te­rior.

Cal­vo dis­tin­guió el al­muer­zo con Vi­lla­re­jo de la­mi­nis­tra de Jus­ti­cia, “una ciu­da­da­na par­ti­cu­lar en una co­mi­da pri­va­da de ha­ce nue­ve años”, del en­cuen­tro con la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP los úl­ti­mos diez años, car­go que Teodoro Gar­cía desem­pe­ña des­de la vic­to­ria de Ca­sa­do. “La di­fe­ren­cia es que Cos­pe­dal era la res­pon­sa­ble de un par­ti­do po­lí­ti­co en la se­de de su par­ti­do po­lí­ti­co in­ten­tan­do pa­gar pa­ra obs­truir a la jus­ti­cia. Mi­re el abis­mo que hay en­tre una co­sa y la otra”, sen­ten­ció la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.