Los po­de­res del Es­ta­do cierran fi­las con la Co­ro­na y la Cons­ti­tu­ción

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Dos po­nen­tes

ada vez que un tsu­na­mi lla­ma­do Bol­so­na­ro, Trump, Or­bán o Sal­vi­ni inun­da nues­tras con­cien­cias, bus­ca­mos in­di­ca­do­res que nos ex­pli­quen el fe­nó­meno. So­ció­lo­gos, po­li­tó­lo­gas y ana­lis­tas en ge­ne­ral es­cru­ta­mos va­ria­bles de edad, cla­se so­cial, ra­za o ni­vel de es­tu­dios in­ten­tan­do en­con­trar la cla­ve, y pa­ra ello, sin du­da, hay que mi­rar con ins­tru­men­tos de pre­ci­sión ca­da vez más afi­na­dos.

Con fre­cuen­cia ve­mos que los per­de­do­res de la glo­ba­li­za­ción ten­drían mo­ti­vos pa­ra apo­yar to­do aque­llo que se eri­ge en cie­lo pro­tec­tor fren­te a un sis­te­ma que les ha aban­do­na­do, pe­ro la reali­dad no es tan sen­ci­lla. Los es­tu­dios post­elec­to­ra­les in­di­can que hay otras va­ria­bles. Qui­zá, apun­ta­mos co­mo hi­pó­te­sis, la cla­ve es­tá en una alian­za en­tre los po­de­ro­sos —los de ver­dad— y aque­llos que te­men ser las si­guien­tes víc­ti­mas de un mun­do glo­bal, cos­mo­po­li­ta, mul­ti­rra­cial y en ple­na re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca.

Mien­tras avan­za­mos en el quién, con­vie­ne pre­gun­tar­se el por­qué. Ome­jor, los por­qués, ya que en so­cie­da­des com­ple­jas ra­ra vez ha­lla­re­mos res­pues­ta en un so­lo fac­tor. La bús­que­da de se­gu­ri­dad en un en­torno ines­ta­ble es un buen mo­ti­vo, pe­ro pa­ra lle­gar a es­to ha te­ni­do que ocu­rrir al­go más gra­ve, al­go que es de­no­mi­na­dor co­mún de mu­chos de es­tos ca­sos: nos he­mos per­di­do el res­pe­to.

¿Có­mo si no pue­de en­ten­der­se el ni­vel de co­rrup­ción y la cloa­ca en la que se con­vir­tió bue­na par­te del co­ra­zón ins­ti­tu­cio­nal de es­te país en los mis­mos años en que la cri­sis se ges­tio­nó a gol­pe de re­cor­tes en el sis­te­ma pú­bli­co y aban­dono de quie­nes caían en des­gra­cia? Lo peor de la co­rrup­ción no es el di­ne­ro ro­ba­do, ni los 10.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les más que po­dría­mos te­ner si con­si­guié­ra­mos ata­jar­la. Lo peor de la co­rrup­ción es que de­mues­tra que los que cha­po­tean en el ba­rro lo ha­cen con una to­tal fal­ta de res­pe­to tan­to al con­jun­to de la so­cie­dad co­mo a sí mis­mos.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal. Es ne­ce­sa­rio ha­ber­se per­di­do el Tras el je­fe del Go­bierno, la pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ana Pas­tor, y el del Se­na­do, Pío Gar­cía Es­cu­de­ro, le pu­sie­ron voz a los ar­tícu­los 3 y 4, re­fe­ren­tes a la len­gua ofi­cial del Es­ta­do y las de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas; la ban­de­ra de Es­pa­ña y las en­se­ñas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Des­pués lle­gó el turno pa­ra el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, Juan José Gon­zá­lez Ri­vas; el del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, Car­los Les­mes, y la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, Car­men Cal­vo, que le­ye­ron su­ce­si­vos ar­tícu­los. Com­ple­ta­ron es­te pri­mer blo­que dos de los po­nen­tes vi­vos de la Cons­ti­tu­ción: José Pe­dro Pé­rez-Llor­ca y Mi­quel Roca Jun­yent. Una in­dis­po­si­ción apeó del ac­to a Mi­guel He­rre­ro y Ro­drí­guez de Mi­ñón.

En la lec­tu­ra tam­bién par­ti­ci­pa­ron va­rios miem­bros del Go­bierno. Dos de ellos, el de Asun­tos Ex­te­rio­res (Jo­sep Bo­rrell) y la de Po­lí­ti­ca Te­rri­to­rial y Fun­ción Pú­bli­ca (Me­rit­xell Ba­tet) le­ye­ron sus ar­tícu­los en ca­ta­lán. La ti­tu­lar de Eco­no­mía, Na­dia Calviño, lo hi­zo en gallego. A la ce­re­mo­nia se su­ma­ron di­ver­sos aca­dé­mi­cos y per­so­na­li­da­des de la cul­tu­ra es­pa­ño­la. El ám­bi­to de la crea­ción es­tu­vo re­pre­sen­ta­do por los es­cri­to­res An­to­nio Muñoz Molina, Es­tre­lla de Die­go y Elvira Sastre, el ci­neas­ta Mariano Barroso o los mú­si­cos Mi­guel Ríos y Ro­sa León. La úl­ti­ma par­te de la se­sión, has­ta com­ple­tar los 169 ar­tícu­los y dis­po­si­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción, es­tu­vo pro­ta­go­ni­za­da por pú­bli­co anó­ni­mo. A una mu­jer que no se iden­ti­fi­có le co­rres­pon­dió leer el ar­tícu­lo 155, al que el Go­bierno re­cu­rrió pa­ra in­ter­ve­nir la au­to­no­mía ca­ta­la­na. res­pe­to, a sí mis­mo y a los de­más, pa­ra que, en una Unión Eu­ro­pea que di­ce fun­da­men­tar­se en el res­pe­to a la dig­ni­dad hu­ma­na, la li­ber­tad, la de­mo­cra­cia, la igual­dad, el Es­ta­do de De­re­cho y el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, al­gu­nos Es­ta­dos no quie­ren oír ha­blar de sus­pen­der la ven­ta de ar­mas y plan­tar­le ca­ra al ré­gi­men sau­dí pe­se al es­cán­da­lo de Khas­hog­gi, los bom­bar­deos in­dis­cri­mi­na­dos en Ye­meno las múl­ti­ples vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos allí per­pe­tra­dos. Y eso, pe­se a ha­ber adop­ta­do en el año 2008 una po­si­ción co­mún por la que se pre­vé la de­ne­ga­ción de li­cen­cias de ven­ta de ar­mas cuan­do exis­ta ries­go de que se co­me­tan vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos, y tras la apro­ba­ción en el Par­la­men­to eu­ro­peo de una en­mien­da a fa­vor del em­bar­go de ar­mas a Ara­bia Sau­dí.

La pró­xi­ma vez que la reali­dad nos ha­ga una im­pug­na­ción a la to­ta­li­dad, qui­zá de­ba­mos pre­gun­tar­nos cuán­do em­pe­za­mos a per­der­nos el res­pe­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.