Los Be­net­ton bus­can un he­re­de­ro pa­ra su im­pe­rio

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Dis­cre­ción y so­brie­dad

Los her­ma­nos Be­net­ton se con­vir­tie­ron en la ver­sión ita­lia­na del sue­ño ame­ri­cano: la his­to­ria de cua­tro jó­ve­nes hu­mil­des, huér­fa­nos de padre, que trans­for­man un mo­des­to ne­go­cio fa­mi­liar en un gi­gan­te in­ter­na­cio­nal. A ba­se de ideas in­no­va­do­ras, te­jie­ron jun­tos un im­pe­rio que se ci­men­tó en la mo­da y des­pués se di­ver­si­fi­có en va­rios sec­to­res, con la so­cie­dad Edi­zio­ne, que aglu­ti­na to­das las com­pa­ñías en­ma­nos de la es­tir­pe. Gil­ber­to, el cuar­to her­mano, fa­lle­ci­do la se­ma­na pa­sa­da, in­vir­tió los be­ne­fi­cios de la mo­da pa­ra ex­pan­dir­se en otros ám­bi­tos. Era vi­ce­pre­si­den­te de Edi­zio­ne. Con su des­apa­ri­ción, se abre un pe­rio­do de su­ce­sión.

El re­le­vo se pro­du­ce en un­mo­men­to crí­ti­co en lo eco­nó­mi­co y de in­cer­ti­dum­bre a ni­vel de ima­gen. El año pa­sa­do, Lu­ciano, tu­vo que vol­ver a to­mar las rien­das de la fir­ma de mo­da. En 2009 los fun­da­do­res, de mu­tuo acuer­do die­ron un pa­so atrás y de­ja­ron la di­rec­ción en ma­nos de ges­to­res ex­per­tos, aun­que con­ti­nua­ron en se­gun­da fi­la y co­mo su­per­vi­so­res. En 2013 un hi­jo de ca­da fun­da­dor —Ales­san­dro de Lu­ciano, Sa­bri­na de Gil­ber­to, Fran­ca Ber­tag­nin de Giu­lia­na y Christian de Car­lo— los sus­ti­tu­yó en el co­mi­té eje­cu­ti­vo del gru­po Be­net­ton. Los 16 hi­jos de los cua­tro her­ma­nos tie­nen di­fe­ren­tes ro­les de con­trol en las múl­ti­ples em­pre­sas del gi­gan­te fa­mi­liar.

Con la muer­te de Car­lo es­te año, la fa­mi­lia adop­tó un mo­de­lo Sa­bri­na es una de las­me­jor si­tua­das, se­gún la pren­sa ita­lia­na. Le si­gue de cer­ca su pri­mo Ales­san­dro, que ya es­tu­vo al fren­te de la ca­sa de mo­da y aca­bó ce­dien­do el tes­ti­go a un gru­po de ge­ren­tes ex­ter­nos a la di­nas­tía, in­ca­paz de cua­drar las cuen­tas.

Sa­bri­na, de 47 años, co­no­ce muy bien la es­truc­tu­ra del ne­go­cio y to­dos sus re­co­ve­cos. De su padre ha he­re­da­do su dis­cre­ción y so­brie­dad. Si fi­nal­men­te se con­vier­te en la su­ce­so­ra, a su la­do ten­drá a su ma­ri­do Er­manno Bof­fa, uno de los au­di­to­res fi­nan­cie­ros más co­no­ci­dos de Tre­vi­so y ase­sor per­so­nal de su sue­gro Gil­ber­to. Aho­ra es ade­más uno de los pa­pa­bles pa­ra asu­mir un pa­pel im­por­tan­te en el gru­po.

Ales­san­dro Be­net­ton, de 54 años, co­lec­cio­nis­ta de ar­te mo­derno, es otro de los nom­bres que sue­na en las qui­nie­las. Es el se­gun­do hi­jo de Lu­ciano y ya re­ci­bió de su padre el ti­món de uno de los ci­mien­tos del im­pe­rio, el gru­po Be­net­ton en 2012, pe­ro no con­si­guió lle­var el bar­co a buen puer­to —la em­pre­sa re­gis­tró las ma­yo­res pér­di­das de su his­to­ria en 2017— y su pro­ge­ni­tor vol­vió al man­do pa­ra in­ten­tar re­com­po­ner el es­plen­dor del co­lo­so de la mo­da y re­cu­pe­rar a los clien­tes que ha­bían hui­do en des­ban­da­da. Ales­san­dro con­ti­nuó co­mo con­se­je­ro de ad­mi­nis­tra­ción de Edi­zio­ne y de Au­to­grill, la mul­ti­na­cio­nal de res­tau­ran­tes de ca­rre­te­ra.

Ade­más de con la cri­sis fi­nan­cie­ra el su­ce­sor de­be­rá li­diar con el des­cré­di­to des­pués de la caí­da del puen­te Mo­ran­di de Gé­no­va, que pro­vo­có la muer­te de 43 per­so­nas. La em­pre­sa con­ce­sio­na­ria era pro­pie­dad de la fa­mi­lia y el gru­po aca­bó en el pun­to de mi­ra del Go­bierno y de la opi­nión pú­bli­ca y con su ima­gen em­pa­ña­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.