Un es­cán­da­lo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“En los úl­ti­mos 30 años, el con­te­ni­do de la te­le­vi­sión ha re­sul­ta­do ser­mu­cho más in­tere­san­te que el del ci­ne”. Quien lo afir­ma es Step­hen Frears, uno de los más bri­llan­tes rea­li­za­do­res bri­tá­ni­cos y res­pon­sa­ble de una ex­tra­or­di­na­ria se­rie, A Very En­glish Scan­dal, pro­du­ci­da por la BBC, que se ve en Ama­zon y que re­crea con pre­ci­sión y sen­si­bi­li­dad los ca­si 20 años, de 1960 a 1979, del ca­so Thor­pe, el irre­sis­ti­ble as­cen­so de Je­remy Thor­pe, dipu­tado li­be­ral y des­pués pre­si­den­te de su par­ti­do, con se­rias po­si­bi­li­da­des de ins­ta­lar­se en el 10 de Dow­ning Street, has­ta su es­tre­pi­to­sa caí­da tras un jui­cio en el que se le acu­só de ha­ber or­de­na­do el ase­si­na­to de Norman Scott, su aman­te du­ran­te años, jui­cio en el que fue ab­suel­to pe­se a las evi­den­cias en su con­tra y que su­pu­so el fi­nal de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

Son­mu­chos los as­pec­tos des­ta­ca­bles en la se­rie. En pri­mer lu­gar, el ele­gan­te es­ti­lo del di­rec­tor, su sa­bio re­co­rri­do por las al­tas es­fe­ras de una so­cie­dad bri­tá­ni­ca que co­no­ce per­fec­ta­men­te —ahí es­tá su ex­ce­len­te The Queen—, has­ta el per­se­gui­do mun­do de la ho­mo­se­xua­li­dad. Frears es el res­pon­sa­ble de Ábre­te de ore­jas y Mi her­mo­sa la­van­de­ría. En se­gun­do lu­gar, la ex­ce­len­te in­ter­pre­ta­ción de un Hugh Grant­muy ale­ja­do de sus co­me­dias ro­mán­ti­cas y me­re­ce­dor de to­dos los pre­mios po­si­bles. Frears se em­pe­ñó en reivin­di­car­lo cuan­do­más lo ne­ce­si­ta­ba, y Grant le co­rres­pon­dió con un pro­ta­go­nis­ta di­fí­cil de su­pe­rar. Y, en ter­cer lu­gar, unos diá­lo­gos en los que la im­pe­ca­ble edu­ca­ción no evi­ta la iro­nía in­te­li­gen­te.

Car­los Mendo, en­ton­ces corresponsal de EL PAÍS en Lon­dres, lo na­rra­ba así en 1979: “El jui­cio del siglo ha ter­mi­na­do con una sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria pa­ra el ex­lí­der li­be­ral Je­remy Thor­pe y el res­to de los acu­sa­dos. ‘Pue­den us­te­des mar­char­se’. Con es­tas tres pa­la­bras, el juez Cantley pu­so fin, en la tar­de de ayer, a uno de los pro­ce­sos más sen­sa­cio­na­les de los vis­tos en el ve­tus­to tri­bu­nal de lo cri­mi­nal de Old Bai­ley, tras co­no­cer­se el ve­re­dic­to ab­so­lu­to­rio del ju­ra­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.