Ma­cron aler­ta del ries­go de un na­cio­na­lis­mo si­mi­lar al del pe­rio­do de en­tre­gue­rras

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ejer­ci­cio di­plo­má­ti­co

Em­ma­nuel Ma­cron ha abor­da­do los pe­rio­dos más in­có­mo­dos del si­glo XX: el co­la­bo­ra­cio­nis­mo del ré­gi­men de Vichy du­ran­te la ocu­pa­ción na­zi en­tre 1940 y 1944, y los crí­me­nes franceses en la gue­rra de Ar­ge­lia en­tre 1954 y 1962. Aho­ra es el turno de la con­me­mo­ra­ción del fin de la Gran Gue­rra.

Al pre­si­den­te fran­cés no le asus­tan las ana­lo­gías his­tó­ri­cas. “En una Eu­ro­pa di­vi­di­da por los mie­dos, el re­plie­gue na­cio­na­lis­ta, las con­se­cuen­cias de la cri­sis eco­nó­mi­ca, ve­mos có­mo me­tó­di­ca­men­te se rear­ti­cu­la to­do lo que pau­tó la vi­da de Eu­ro­pa en­tre el fi­nal la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y la cri­sis de 1929”, di­ce en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da es­ta se­ma­na en el dia­rio Ouest-Fran­ce. “Hay que te­ner­lo pre­sen­te, ser lú­ci­dos y sa­ber có­mo re­sis­tir­lo”.

Las de­cla­ra­cio­nes de Ma­cron son un pró­lo­go de lo que el Elí­seo lla­ma “iti­ne­ran­cia con­me­mo­ra­ti­va”, un ori­gi­nal via­je por tres re­gio­nes y 11 de­par­ta­men­tos del no­res­te y el nor­te de Fran­cia en­tre el 4 y el 10 de no­viem­bre. Una mez­cla de his­to­ria y me­mo­ria, de re­la­to épi­co y po­lí­ti­ca del día a día. El pre­si­den­te es­ce­ni­fi­ca­rá du­ran­te ca­si una se­ma­na un re­co­rri­do por el fren­te de la Gran Gue­rra. Re­co­rre­rá ce­men­te­rios y ve- on es­tu­por con­tem­pla­ron los ve­ci­nos de Ma­drid có­mo de las ven­ta­nas de un cén­tri­co edi­fi­cio, to­da­vía en obras, iban aso­man­do es­que­le­tos y ca­la­ve­ras. Na­da que te­mer. Era la for­ma de en­ga­la­nar la nue­va y fla­man­te Ca­sa de Mé­xi­co en la ca­pi­tal es­pa­ño­la. Na­die co­mo los me­xi­ca­nos re­cuer­dan a sus muer­tos en días co­mo ayer, y co­mo hoy, con se­me­jan­te fies­ta de co­lor y de hu­mor.

Aun­que pue­de que les que­de po­co. La cien­cia es­tá ya pre­pa­ra­da pa­ra fre­nar el en­ve­je­ci­mien­to y guiar­nos ha­cia la in­mor­ta­li­dad, se­gún los au­to­res del en­sa­yo La muer­te de la muer­te. ¡Si Do­rian Gray le­van­ta­ra la ca­be­za! Es di­fí­cil cal­cu­lar las con­se- rá mo­nu­men­tos. Ho­me­na­jea­rá a sol­da­dos con nom­bres y ape­lli­dos. Se re­uni­rá con je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno de paí­ses que fue­ron alia­dos y enemi­gos. Y vi­si­ta­rá fá­bri­cas e in­dus­trias lo­ca­les.

En sín­te­sis, im­par­ti­rá a la na­ción una lec­ción. So­bre el pa­sa­do. Y so­bre el pre­sen­te, por­que es­tos te­rri­to­rios de fron­te­ra son las re­gio­nes de Fran­cia gol­pea­das por la desin­dus­tria­li­za­ción y un vi­ve­ro del vo­to na­cio­na­lis­ta y po­pu­lis­ta. La se­ma­na del cen­te­na­rio cul­mi­na­rá con una ce­re­mo­nia en Pa­rís el 11 de no­viem­bre, día del Ar­mis­ti­cio, que con­gre­ga­rá a de­ce­nas de lí­de­res cuen­cias de tal ¿lo­gro?, te­nien­do en cuen­ta los enor­mes desafíos ac­tua­les pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad del pla­ne­ta. Pe­ro mien­tras nu­me­ro­sos ex­per­tos ta­chan de pseu­do­cien­cia y char­la­ta­ne­ría di­cha teo­ría, la po­lé­mi­ca dia­léc­ti­ca es­tá ser­vi­da.

Un pa­so más lo dan los de­fen­so­res del trans­hu­ma­nis­mo: la hu­ma­ni­dad, tal co­mo la co­no­ce­mos, es­ta­ría en vías de ex­tin­ción; nues­tro ce­re­bro se be­ne­fi­cia­ría de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial; nues­tros cuer­pos se fun­di­rían con las compu­tado­ras; la tec­no­lo­gía nos lle­va­ría a es­ta­dios de su­per­in­te­li­gen­cia y su­per­lon­ge­vi­dad… se­ría una di­men­sión del ser ¿hu­mano? com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te de la que he­mos co­no­ci­do has­ta aho­ra. La ame­na­za hoy es in­ter­na y ex­ter­na, se­gún Ma­cron. “Eu­ro­pa afron­ta un ries­go: el de des­mem­brar­se por la le­pra na­cio­na­lis­ta y que­dar ban­dea­da por po­ten­cias ex­tran­je­ras. Y por tan­to, per­der su so­be­ra­nía. Es de­cir, ver có­mo su se­gu­ri­dad de­pen­de de las de­ci­sio­nes ame­ri­ca­nas y de sus cam­bios, ver có­mo Chi­na es­tá ca­da vez más pre­sen­te en in­fra­es­truc­tu­ras esen­cia­les y una Ru­sia que a ve­ces sien­te la ten­ta­ción de la ma­ni­pu­la­ción, y gran­des in­tere­ses fi­nan­cie­ros y mer­ca­dos que des­bor­dan a ve­ces los lu­ga­res que pue­den ocu­par los Es­ta­dos”, di­ce.

La gi­ra es un ejer­ci­cio de me­mo­ria, un ho­me­na­je a poi­lus o pe­lu­dos, co­mo se lla­ma­ba a los sol­da­dos franceses, que des­de el fin del con­flic­to fue­ron el cen­tro de to­das las con­me­mo­ra­cio­nes. Ma­cron in­ten­ta se­guir los pa­sos de sus an­te­ce­so­res Char­les de Gaulle, que en 1962 asis­tió a una mi­sa de re­con­ci­lia­ción en la ca­te­dral de Reims con el can­ci­ller Kon­rad Ade­nauer, y Fra­nçois Mit­te­rrand, que vi­si­tó el cam­po de ba­ta­lla de Ver­dún jun­to a Hel­mut Kohl.

Es tam­bién un ejer­ci­cio di­plo­má­ti­co. Co­men­za­rá el do­min­go en Es­tras­bur­go, que fue ale­ma­na en­tre 1870 y 1918, con un con­cier­to de obras de Beet­ho­ven y De­bussy al que asis­ti­rá jun­to al pre­si­den­te ale­mán, Frank-Wal­ter Stein­meier. El mar­tes, en Reims, par­ti­ci­pa­rá, con el pre­si­den­te de Ma­lí, Ibrahim Bou­ba­car Kei­ta, en una ce­re­mo­nia en el mo­nu­men­to al Ejér­ci­to ne­gro, los sol­da­dos de las co­lo­nias fran­ce­sas en Áfri­ca que par­ti­ci­pa­ron en la gue­rra. El vier­nes 9 vi­si­ta­rá jun­to a la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, la ne­cró­po­lis fran­co-bri­tá­ni­ca de Thiep­val. Al día si­guien­te re­ci­bi­rá a la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel en el mis­mo lu­gar del bos­que de Com­pièg­ne, don­de el 11 de no­viem­bre de 1918 franceses y ale­ma­nes fir­ma­ron el ar­mis­ti­cio en un va­gón de tren. Y el día 11 Pa­rís

Fu­tu­ri­bles apar­te, es cier­to que, en ge­ne­ral, ca­da vez vi­vi­mos más y me­jor (des­de el pun­to de vis­ta de la sa­lud) que nun­ca en la his­to­ria. Pe­ro si­gue ha­bien­do una se­rie de to­zu­das reali­da­des que se em­pe­ñan en re­cor­dar­nos lo muy mor­ta­les que so­mos.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, por ejem­plo, el nú­me­ro de­muer­tes por ata­ques te­rro­ris­tas ha au­men­ta­do, se­gún el Ín­di­ce de Te­rro­ris­mo Glo­bal 2017, con un dra­má­ti­co pi­co en 2014 has­ta las más de 30.000, que coin­ci­dió con la irrup­ción de Daesh (Es­ta­do Is­lá­mi­co). Tam­bién lo ha he­cho el nú­me­ro de víc­ti­mas mor­ta­les por desas­tres na­tu­ra­les. Aun­que la me­dia se­rá la ca­pi­tal di­plo­má­ti­ca glo­bal —y Ma­cron, por unas ho­ras, es­ta­rá en el cen­tro del ta­ble­ro geo­po­lí­ti­co y po­drá reivin­di­car su idea del mul­ti­la­te­ra­lis­mo re­fun­da­do— con la ce­re­mo­nia del Ar­co del Triun­fo y, des­pués, el lla­ma­do Fo­ro de la Paz, una reunión de tres días en Pa­rís con lí­de­res y or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Pa­ra Ma­cron, se tra­ta de con­me­mo­rar y de en­viar un men­sa­je: los egoís­mos na­cio­na­les y el uni­la­te­ra­lis­mo, los odios tri­ba­les pue­den cau­sar otra ca­tás­tro­fe. El men­sa­je es glo­bal: a Trump y Pu­tin. Es eu­ro­peo: a sie­te me­ses de las elec­cio­nes al Par­la­men­to de la UE, la his­to­ria sir­ve al pre­si­den­te pa­ra mar­car la di­vi­so­ria en­tre el cam­po que él lla­ma pro­gre­sis­ta, y los po­pu­lis­tas y na­cio­na­lis­tas. Y es fran­cés: una ma­ne­ra de pi­sar te­rreno, de bus­car el con­tac­to de la Fran­cia de pro­vin­cias, de sa­lir del ais­la­mien­to del Elí­seo. anual os­ci­la en­tre 10.000 y 20.000, 2010 fue un año es­pe­cial­men­te mor­tí­fe­ro, con un nú­me­ro inusual de te­rre­mo­tos —el peor de los cua­les fue sin du­da el de Hai­tí, con más de 200.000 fa­lle­ci­dos—, se­ve­ras inun­da­cio­nes en Asia y una du­rí­si­ma ola de ca­lor en to­da Eu­ro­pa, des­de Ru­sia has­ta Por­tu­gal. Es­tá cla­ro que no son fe­nó­me­nos ais­la­dos ni exó­ti­cos: ahí te­ne­mos lo que aca­ba de ocu­rrir en Ba­lea­res, en Fran­cia o en Ita­lia, sin ir más le­jos.

Tam­bién se ha in­cre­men­ta­do drás­ti­ca­men­te la mor­ta­li­dad en el Me­di­te­rrá­neo en­tre los que as­pi­ran a lle­gar a Eu­ro­pa: na­da me­nos que un fa­lle­ci­do por ca­da 18 per­so­nas que lo han in­ten­ta­do en el úl­ti­mo año, una ci­fra abru­ma­do­ra y ver­gon­zan­te.

La cien­cia se­gui­rá ex­plo­ran­do la ma­ne­ra de al­can­zar la in­mor­ta­li­dad, pe­ro mien­tras man­ten­ga­mos nues­tra con­di­ción de se­res hu­ma­nos —otra co­sa es lo que po­da­mos lle­gar a ser, tec­no­lo­gía me­dian­te— es im­po­si­ble con­ce­bir un mun­do sin muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.