La Abo­ga­cía del Es­ta­do acu­sa de se­di­ción y des­car­ta re­be­lión en el ‘pro­cés’

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En las úl­ti­mas se­ma­nas, el pre­si­den­te Pe­dro Sán­chez y la vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo han su­ge­ri­do que no es­ta­ban de acuer­do con la impu­tación de re­be­lión: el Go­bierno en­tien­de que pa­ra que exis­ta ese de­li­to ten­dría que ha­ber uso de ar­mas. Pe­ro se tra­ta­ba de de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas in­ter­pre­ta­bles; no ha­bía de­ci­sio­nes cla­ras. Fi­nal­men­te, el es­cri­to de la abo­ga­cía des­car­ta la re­be­lión pe­ro sí atri­bu­ye a los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas un de­li­to de se­di­ción, de­fi­ni­do en el Có­di­go Pe­nal co­mo un al­za­mien­to “tu­mul­tua­rio”. Pa­ra los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas, se­rá un ges­to in­su­fi­cien­te. Y pa­ra la opo­si­ción, de­ma­sia­do: al Eje­cu­ti­vo le ha cos­ta­do asu­mir es­te cam­bio por­que sa­be que re­ci­bi­rá du­ros ata­ques por par­te del PP, pe­se a que el Go­bierno de Ra­joy so­lo se per­so­nó en la cau­sa por el de­li­to de mal­ver­sa­ción.

Du­ran­te la fa­se de ins­truc­ción, la abo­ga­cía no ha pe­di­do per­so­nar­se por nin­gún de­li­to más que la mal­ver­sa­ción, aun­que sí se ha ad­he­ri­do a las po­si­cio­nes de la Fis­ca­lía en lo re­la­ti- vo, por ejem­plo, a la pri­sión pre­ven­ti­va. En agos­to, co­mo el res­to de acu­sa­cio­nes, pre­sen­tó un es­cri­to al Su­pre­mo en el que so­li­ci­ta­ba la aper­tu­ra de jui­cio oral por re­be­lión, mal­ver­sa­ción y desobediencia.

La re­be­lión agra­va­da con mal­ver­sa­ción im­pli­ca­ría en­tre 15 y 30 años de cár­cel. La se­di­ción más la mal­ver­sa­ción pue­den su­mar des­de un mí­ni­mo de 14 a un má­xi­mo de 27 años, aun­que la pe­na se re­du­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te si los acu­sa­dos de­vuel­ven el di­ne­ro mal­ver­sa­do.

El nú­cleo du­ro del Go­bierno se reunió el lu­nes en La Mon­cloa pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción. For­mal­men­te, el Eje­cu­ti­vo ha tras­la­da­do la idea de que la abo­ga­cía tie­ne ma­nos li­bres. La reali­dad es que es­te ór­gano, que ac­túa co­mo de­fen­sor de los in­tere­ses del Es­ta­do, de­pen­de de una de­ci­sión po­lí­ti­ca. Y esa es la que to­ma­ron el lu­nes du­ran­te una co­mi­da de tra­ba­jo el pre­si­den­te, el mi­nis­tro de Fo­men­to, Jo­sé Luis Ába­los, la por­ta­voz par­la­men­ta­ria, Adria­na Las­tra, el je­fe de ga­bi­ne­te, Iván Re­don­do, y el se­cre­ta­rio de Tan pron­to co­mo se co­no­cie­ron los pri­me­ros de­ta­lles del es­cri­to de acu­sa­ción que hoy pre­sen­ta­rá la Abo­ga­cía del Es­ta­do, el lí­der del PP, Pa­blo Ca­sa­do, reac­cio­nó de for­ma in­me­dia­ta. “Es in­de­cen­te que el Go­bierno hu­mi­lle a Es­pa­ña for­zan­do a la Abo­ga­cía del Es­ta­do a des­mar­car­se de la fis­ca­lía”, es­cri­bió Ca­sa­do en su cuen­ta de Twit­ter. “Sán­chez es­tá in­ha­bi­li­ta­do pa­ra se­guir al fren­te del Go­bierno y de­be con­vo­car elec­cio­nes ya”.

Al­gu­nos miem­bros de Ciu­da­da­nos tam­bién se apre­su­ra­ron a ata­car al Go­bierno por las ca­li­fi­ca­cio­nes de la Abo­ga­cía del Es­ta­do. En otro tuit, el dipu­tado Die­go Cle­men­te iro­ni­zó so­bre la se­pa­ra­ción en­tre los po­de­res eje­cu­ti­vo, le­gis­la­ti­vo y ju­di­cial. Otro miem­bro de ese par­ti­do, Jor­di Ca­ñas, di­jo que es­te es “el pre­cio de la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez”. Es­ta­do de Co­mu­ni­ca­ción, Mi­guel Án­gel Oliver. El aná­li­sis del Go­bierno, no so­lo de es­te nú­cleo du­ro sino tam­bién de otros mi­nis­tros que tam­bién fue­ron con­sul­ta­dos, es que la acu­sa­ción de re­be­lión es ex­ce­si­va.

El Eje­cu­ti­vo no ha aten­di­do las pre­sio­nes de sus so­cios in­de­pen­den­tis­tas pa­ra ir más le­jos y sua­vi­zar la po­si­ción de la fis­ca­lía. La fis­ca­lía tie­ne to­tal au­to­no­mía y así ha re­dac­ta­do sus con­clu­sio­nes pro­vi­sio­na­les. Las fuen­tes fis­ca­les con­sul­ta­das se­ña­lan que se­man­ten­drá la ca­li­fi­ca­ción de re­be­lión, un de­li­to re­co­gi­do en el ar­tícu­lo 472 del Có­di­go Pe­nal que cas­ti­ga a los que se al­cen “vio­len­ta y pú­bli­ca­men­te” pa­ra una se­rie de fi­nes, en­tre ellos, de­cla­rar la in­de­pen­den­cia de una par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal. Se atri­bui­rá a los nue­ve pro­ce­sa­dos que es­tán en pri­sión, aun­que en­tre ellos la Fis­ca­lía es­ta­ble­ce­rá dis­tin­tos ni­ve­les de res­pon­sa­bi­li­dad.

En el pri­me­ro es­ta­rá Jun­que­ras, a quien el mi­nis­te­rio pú­bli­co con­si­de­ra, jun­to a Puig­de­mont, el prin­ci­pal res­pon­sa­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.