Un mes sin ras­tro del ca­dá­ver de Khas­hog­gi

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ha­ce cin­co años, la Asam­blea Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das de­cre­tó el 2 de no­viem­bre co­mo Día In­ter­na­cio­nal pa­ra Po­ner Fin a la Im­pu­ni­dad de los Crí­me­nes con­tra Pe­rio­dis­tas. Na­da ha cam­bia­do des­de en­ton­ces: el 90% de las de­ce­nas de ase­si­na­tos que se pro­du­cen ca­da año (van 86 en 2018) que­da sin es­cla­re­cer, se­gún la Unes­co. Se im­po­ne la im­pu­ni­dad. Co­mo en el ca­so del sau­dí Ja­mal Khas­hog­gi, de cu­ya muer­te se cum­plió ayer un mes. Su cuer­po si­gue sin ser ha­lla­do.

Ara­bia Sau­dí ha cam­bia­do va­rias ve­ces la ver­sión de lo ocu­rri­do en su con­su­la­do de Es­tam­bul el 2 de oc­tu­bre, cuan­do Khas­hog­gi ac­ce­dió al edi­fi­cio pa­ra ob­te­ner un do­cu­men­to pa­ra con­traer ma­tri­mo­nio. Riad di­jo al prin­ci­pio que el pe­rio­dis­ta sau­dí, crí­ti­co con la for­ma de go­ber­nar del prín­ci­pe he­re­de­ro Moha­med bin Sal­mán, sa­lió por su pro­pio pie del con­su­la­do. Fi­nal- men­te, des­pués de ca­si tres se­ma­nas de fil­tra­cio­nes tur­cas a la pren­sa so­bre los es­ca­bro­sos de­ta­lles de su ase­si­na­to —mu­chos aún sin con­fir­mar—, los sau­díes re­co­no­cie­ron que ha­bía muer­to: pri­me­ro víc­ti­ma de una pe­lea que se fue de las ma­nos, des­pués que ha­bía si­do es­tran­gu­la­do aun­que, ma­ti­za­ron, en una ope­ra­ción de los ser­vi­cios se­cre­tos no au­to­ri­za­da.

Lo que has­ta aho­ra ha po­di­do des­cu­brir la in­ves­ti­ga­ción tur­ca, que su­pues­ta­men­te po­see una gra­ba­ción de au­dio so­bre lo ocu­rri­do que ha si­do com­par­ti­da con la CIA, es que Khas­hog­gi “fue as­fi­xia­do has­ta la muer­te na­da más en­trar al con­su­la­do”, se- gún di­jo es­ta se­ma­na el fis­cal ge­ne­ral de Es­tam­bul, Ir­fan Fi­dan, en­car­ga­do del ca­so.

“¿Dón­de es­tá el ca­dá­ver?”, es una de las cues­tio­nes he­chas por la Fis­ca­lía es­tam­bu­lí que Ara­bia Sau­dí se ha ne­ga­do has­ta aho­ra a res­pon­der. Se­gún la in­ves­ti­ga­ción tur­ca, “tras ser ase­si­na­do por as­fi­xia, y nue­va­men­te si­guien­do un plan idea­do de an­te­mano, el ca­dá­ver fue des­cuar­ti­za­do”. Es­to es to­do lo que se ha he­cho pú­bli­co, si bien en los úl­ti­mos días va­rias fuen­tes han aven­tu­ra­do la hi­pó­te­sis de que fue­se di­suel­to en áci­do. “Se­gún las in­for­ma­cio­nes de que dis­po­ne­mos, la ra­zón por la que des­mem­bra­ron su cuer­po fue pa­ra di­sol­ver­lo más fá­cil­men­te”, ex­pli­có al dia­rio Hü­rri­yet Ya­sin Ak­tay, ami­go de la víc­ti­ma y di­ri­gen­te del par­ti­do go­ber­nan­te en Tur­quía: “Que­rían ase­gu­rar­se de que no que­da­ra ras­tro del cuer­po”. Es­te pun­to no ha si­do con­fir­ma­do de for­ma ofi­cial.

Otro in­te­rro­gan­te que so­lo pue­de so­lu­cio­nar Riad es quién or­de­nó ma­tar a Khas­hog­gi. Por el mo­men­to han si­do de­te­ni­dos 18 in­di­vi­duos. Y han si­do des­pe­di­dos dos im­por­tan­tes co­la­bo­ra­do­res de Bin Sal­mán. Pe­ro la pe­ti­ción de que los de­te­ni­dos sean ex­tra­di­ta­dos y juz­ga­dos en Tur­quía ha si­do de­ne­ga­da por Riad.

Las au­to­ri­da­des tur­cas pre­ten­den de­mos­trar que el pro­pio prín­ci­pe he­re­de­ro es­tu­vo in­vo­lu­cra­do en el com­plot, ya que re­sul­ta im­pro­ba­ble que es­ta ope­ra­ción se pro­du­je­se sin su co­no­ci­mien­to, da­do el fé­rreo con­trol que ejer­ce so­bre el Es­ta­do. Es más, TheWas­hing­ton Post pu­bli­có es­te jue­ves que Bin Sal­mán de­fi­nió a Khas­hog­gi co­mo “un pe­li­gro­so is­la­mis­ta” vin­cu­la­do a los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes du­ran­te una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Do­nald Trump, días des­pués de la des­apa­ri­ción. Su fa­mi­lia lo ha ne­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.