To­rra di­ce que el diá­lo­go si­gue pe­se a la “pér­di­da de cré­di­to”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Pe­nas de ven­gan­za

“Siem­pre se­gui­re­mos con la ban­de­ra del diá­lo­go pe­ro no vo­ta­re­mos nun­ca es­tos Pre­su­pues­tos”, ad­vir­tió To­rra en su in­ter­ven­ción en el ac­to de ho­me­na­je del aniver­sa­rio del en­vío a pri­sión pre­ven­ti­va de Oriol Jun­que­ras y Quim Forn. An­tes, en la ma­ña­na y tras co­no­cer­se los es­cri­tos de acu­sa­ción, To­rra y el pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, com­pa­re­cie­ron de ma­ne­ra con­jun­ta en la Cá­ma­ra, ro­dea­dos de dipu­tados in­de­pen­den­tis­tas. “Que la Abo­ga­cía del Es­ta­do acu­se de se­di­ción en lu­gar de re­be­lión no es un ges­to, es un me­nos­pre­cio ab­so­lu­to a los de­mó­cra­tas en­car­ce­la­dos”, cri­ti­có To­rra.

El lí­der in pec­to­re de ERC, Pe­re Ara­go­nès, ve en la di­ver­gen­cia de cri­te­rio de am­bas en­ti­da­des —la Fis­ca­lía se que­dó so­la pi­dien­do pe­nas por re­be­lión mien­tras que la Abo­ga­cía in­clu­yó la se­di­ción— “un cam­bio de gra­da­ción, pe­ro no un cam­bio en el con­te­ni­do ma­te­rial de la acu­sa­ción”. Tan­to los re­pu­bli­ca­nos co­mo en el PDeCAT, con di­fe­ren­tes ma­ti­ces, es­pe­ra­ban que el Go­bierno fi­nal­men­te in­flu­ye­ra en el cri­te­rio de la Fis­ca­lía pa­ra mo­du­lar­las acu­sa­cio­nes de re­be­lión.

Pa­ra ello se afe­rra­ban a la li­te­ra­li­dad del ar­tícu­lo oc­ta­vo del Es­ta­tu­to de la Fis­ca­lía, que es­ta­ble­ce que el Eje­cu­ti­vo “po­drá in­tere­sar” al fis­cal ge­ne­ral a que pro­mue­va an­te los tri­bu­na­les “las ac­tua­cio­nes per­ti­nen­tes en or­den de la de­fen­sa del in­te­rés pú­bli­co”. La de­ter­mi­na­ción de lo que es el in­te­rés pú­bli­co, re­cor­da­ban, caía so­bre el Eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez. Sin em­bar­go, pa­ra To­rra, el pre­si­den­te del Go­bierno es aho­ra un “cóm­pli­ce de la re­pre­sión” por­que “ha de­ci­di­do no ac­tuar”. Y To­rra la­men­tó: “Sán­chez ha per­di­do una opor­tu­ni­dad de oro de sa­car de los tri­bu­na­les el con­flic­to ca­ta­lán y vol­ver­lo a la po­lí­ti­ca”.

Junts per Ca­ta­lun­ya, el gru­po par­la­men­ta­rio en el que es­tá re­fun­di­do el PDeCAT, in­clu­so con­si­de­ra que la nue­va si­tua- ción ju­di­cial, don­de la su­ma de las pe­nas ron­da los 200 años, es más gra­ve. La dipu­tada Gem­ma Geis re­cor­dó que, ba­jo el Go­bierno del PP, la acu­sa­ción de la Abo­ga­cía del Es­ta­do se li­mi­ta­ba a la mal­ver­sa­ción y aho­ra aña­de se­di­ción. “Nin­gún ges­to, sino al con­tra­rio”, con­si­de­ró Geis.

“La­men­ta­ble­men­te Sán­chez no ha cam­bia­do la lí­nea re­pre­si­va de Ma­riano Ra­joy. A no ges­to ni mo­vi­mien­to del Go­bierno, im­po­si­ble ges­to ni mo­vi­mien­to por nues­tra par­te”, ex­pli­có Ara­go­nès, en re­fe­ren­cia a un po­si- ble apo­yo a las cuen­tas, en cu­yo trá­mi­te son in­dis­pen­sa­bles los vo­tos de to­das las formaciones na­cio­na­lis­tas en el Con­gre­so.

En una lí­nea si­mi­lar se ex­pre­sa­ron los neo­con­ver­gen­tes. A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do ase­gu­ra­ron que “con el aco­so ju­di­cial al mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta se­rá im­po­si­ble man­te­ner al­gún ti­po de co­la­bo­ra­ción con el Go­bierno es­pa­ñol”. Su lí­der, Da­vid Bon­vehí, fue aún más du­ro y con­si­de­ró que an­te la pe­ti­ción de pe­nas no que­da otro ca­mino que “un no ro­tun­do” a ne­go­ciar las cuen­tas. “Pen­sá­ba­mos que Sán­chez era di­fe­ren­te de Ra­joy y pro­pi­cia­mos un cam­bio de Go­bierno. Aho­ra que se arre­glen con sus Pre­su­pues­tos”, su­gi­rió. El in­de­pen­den­tis­mo tam­bién coin­ci­de en ver las pe­ti­cio­nes de pe­na co­mo una “ven­gan­za” ha­cia el mo­vi­mien­to se­ce­sio­nis­ta y con­si­de­ran que se ba­san en “una far­sa” crea­da pa­ra ha­cer ver una vio­len­cia “inexis­ten­te”. “¿Al­guien cree que pi­dien­do 200 años de pri­sión des­apa­re­ce­rán los dos mi­llo­nes de per­so­nas que quie­ren la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na?”, se pre­gun­tó To­rra. “No pa­ra­re­mos has­ta que los pre­sos sean li­bres, los exi­lia­dos re­gre­sen a ca­sa y se aca­be la re­pre­sión con­tra to­dos aque­llos que ayu­da­ron a dar la voz al pue­blo”, di­jo el pre­si­dent.

En el ac­to de la cár­cel de Lle­do­ners, en el que par­ti­ci­pa­ron mi­les de per­so­nas, se le­ye­ron va­rias car­tas tan­to de los pre­sos co­mo de los hui­dos de la jus­ti­cia es­pa­ño­la en otros paí­ses eu­ro­peos. El ex­pre­si­dent Car­les Puig­de­mont le di­jo a los pre­sos en me­dio de gri­tos pi­dien­do abrir las cár­ce­les: “Vues­tro sa­cri­fi­cio no se­rá en vano, se­rá el pre­cio de la li­ber­tad co­lec­ti­va. Ha lle­ga­do la ho­ra de pa­sar de la in­dig­na­ción a la ac­ción”. La mi­si­va de Jun­que­ras de­cía: “La pri­sión es im­pres­cin­di­ble pa­ra avan­zar, es útil por­que mues­tra nues­tra vo­lun­tad gra­ní­ti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.