Tras los tes­ti­mo­nios de víc­ti­mas de pe­de­ras­tia por par­te de re­li­gio­sos pu­bli­ca­dos en EL PAÍS, el es­cri­tor Ma­nuel Vi­las (Bar­bas­tro, Hues­ca, 56 años) re­cuer­da su ca­so: un sa­cer­do­te abu­só de él en el co­le­gio, una ex­pe­rien­cia se­pul­ta­da 46 años

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ni­ño iba a apren­der a lo lar­go de 46 años de vi­da no des­di­ría ese ha­llaz­go de su inocen­te in­te­li­gen­cia. Por eso to­do el mun­do ca­lla, o ca­lló. Tam­bién el pro­ta­go­nis­ta de Or­de­sa di­ce al­go muy im­por­tan­te: “Las víc­ti­mas son siem­pre irre­di­mi­bles”.

Sé que mi ce­re­bro se pro­te­gió de lo que es­ta­ba pa­san­do. Nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra so­bre­vi­vir es uno de los gran­des mis­te­rios tan­to de la vi­da co­mo de la es­pe­cie hu­ma­na. Nues­tro cuer­po eje­cu­ta com­ple­jí­si­mas ope­ra­cio­nes men­ta­les pa­ra sal­var­nos de la des­truc­ción y del te­rror. Mi ce­re­bro or­de­nó el si­len­cio. Ne­gó cuan­to ha­bía pa­sa­do. No di­je na­da a na­die, has­ta que pu­bli­qué Or­de­sa. He tar­da­do 46 años en con­tar­lo. He man­te­ni­do ese si­len­cio du­ran­te 46 años. Mu­rie­ron mi pa­dre y mi ma­dre sin sa­ber­lo. Te­nía pen­sa­do mo­rir­me yo mis­mo sin ha­bér­me­lo di­cho a mí mis­mo. El ni­ño de 1972 me di­jo al fin: “Ocu­rrió, pue­des de­cir­lo, de­bes ha­cer­lo”. Sé que era una épo­ca atroz, llena de ig­no­ran­cia. Pe­ro pa­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.