“No me creo que los hom­bres sean unos psi­có­pa­tas por na­tu­ra­le­za”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ella con­si­guió rom­per to­das las ba­rre­ras de gé­ne­ro, mu­si­ca­les e, in­clu­so, es­pa­cia­les. Con so­lo 21 años ya te­nía su pri­mer dis­co so­nan­do en to­das las ra­dios es­pa­ño­las y La­ti­noa­mé­ri­ca la re­ci­bía con los bra­zos abier­tos. Su tan ca­rac­te­rís­ti­ca voz, su es­ti­lo afla­men­ca­do y sus ga­nas de ha­blar de lo que na­die que­ría hi­cie­ron de ella la em­ba­ja­do­ra de un es­ti­lo úni­co de hip-hop. Una lar­ga lis­ta de co­la­bo­ra­cio­nes la han con­ver­ti­do en una ar­tis­ta tan in­ter­na­cio­nal que in­clu­so Ba­rack Oba­ma la in­clu­yó en su lis­ta de re­pro­duc­ción de Spo­tify en 2015. María Ro­drí­guez (Je­rez de la Fron­te­ra, 39 años), más co­no­ci­da co­mo Ma­la Ro­drí­guez, o sim­ple­men­te LaMa­la, es­tre­na dos nue­vos sin­gles tras man­te­ner­se ale­ja­da de los fo­cos du­ran­te ca­si cin­co años.

“Me que­dé em­ba­ra­za­da y to­do cam­bió”, ex­pli­ca. De pa­dre gi­tano y ma­dre do­mi­ni­ca­na, di­ce que du­ran­te esa eta­pa no te­nía ga­nas de com­po­ner ni de es­tar expuesta. “Yo so­lo que­ría co­mer do­nuts, he­la­do, do­nuts… Vi­vir mi ma­ra­vi­llo­so em­ba­ra­zo”. Pe­ro cuan­do to­mó a su ni­ña en­tre sus bra­zos, le vol­vió la ins­pi­ra­ción: “Esa res­pon­sa- bi­li­dad, te­ner la co­sa más pu­ra del uni­ver­so jun­to a mí, ha apor­ta­do mu­cho a mi tra­ba­jo”.

En su nue­va can­ción Con­ti­go na­rra, jun­to al bri­tá­ni­co Sty­lo G, las sen­sa­cio­nes que pro­vo­ca el enamo­rar­se de al­guien. “A mí no me ha ido muy bien en el amor y aho­ra por fin he co­no­ci­do a al­guien con quien me sien­to ple­na”, ex­pli­ca. Y se pre­gun­ta: “¿Qué me­jor que compartirlo? Es mi vi­da la que es­tá en las le­tras, no es la vi­da de na­die más”. Con una ba­se más re­gue­to­ne­ra de lo ha­bi­tual, La Ma­la se abre en ca­nal pa­ra ha­blar su pro­pia ex­pe­rien­cia y se­ña­la que no te­me que sus fans le va­yan a cri­ti­car por ele­gir ese acom­pa­ña­mien­to mu­si­cal: “El re­gue­tón no tie­ne na­da de ma­lo. El com­ple­jo vie­ne­más bien por al­gu­nos men­sa­jes ma­chis­tas que tie­nen al­gu­nas de sus le­tras, pe­ro eso se ex­tien­den al in­die, a la cum­bia, a la ba­cha­ta, al pop, al fla­men­co... Es­tán en to­dos los gé­ne­ros mu­si­ca­les”.

El te­ma Gi­ta­nas, en cam­bio, sur­gió por las mo­vi­li­za­cio­nes fe­mi­nis­tas que co­men­za­ron ha­ce un par de años, las ma­ni­fes­ta­cio­nes, las mar­chas, las pro­tes­tas, los en­cuen­tros en­tre mu­je­res, las vo­ces que se han al­za­do pú­bli­ca­men­te. “Nun­ca ha­bía­mos vi­vi­do na­da igual. Es la ma­yor re­vo­lu­ción del si­glo”, sos­tie­ne emo­cio­na­da. Pa­ra el te­ma, Ma­la Ro­drí­guez se ha que­ri­do ro­dear de gi­ta­nas por­que “son las pri­me­ras fe­mi­nis­tas” que co­no­ció en Es­pa­ña. “Ellas fue­ron las pre­cur­so­ras de la crian­za na­tu­ral, las que es­ta­ban tra­ba­jan­do en la ca­lle cuan­do aquí no se ha­bla­ba ni una pa­la­bra de feminismo”, re­cal­ca.

Aun­que lle­va 20 años can­tan­do so­bre mu­je­res, so­bre el po­der que tie­nen y so­bre el mal­tra­to, con­si­de­ra que las co­sas no han cam­bia­do mu­cho des­de en­ton­ces. Pe­ro sí con­fía en que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ha­yan ma­du­ra­do, cre­ci­do y “no ten­gan ese ba­ga­je cultural de mier­da”. “No creo que el hom­bre sea ma­lo por na­tu­ra­le­za, no son unos jo­di­dos psi­có­pa­tas. Pe­ro hay que re­edu­car­les”, in­ci­de La Ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.