Un pre­cio que jue­ga.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ba­le ejem­pli­fi­ca lo di­fí­cil que es ten­der puen­tes en­tre el fút­bol y el ne­go­cio. Pa­ra el club es una gran in­ver­sión, pa­ra los en­tre­na­do­res un gran ta­len­to que te da “hoy un ju­ra­men­to y ma­ña­na una trai­ción” (tan­go di­xit). En el úl­ti­mo par­ti­do de Zi­da­ne (fi­nal de Champions), Ba­le fue su­plen­te y en el úl­ti­mo de Lo­pe­te­gui (el Clá­si­co) fue sus­ti­tui­do. Son par­ti­dos con mu­cha car­ga sim­bó­li­ca don­de los en­tre­na­do­res nos cuen­tan co­sas so­bre el es­ta­tus de los ju­ga­do­res y es­ta es fá­cil de in­ter­pre­tar. Sa­be­mos que en el pró­xi­mo par­ti­do Ba­le pue­de mar­car el gol del cam­peo­na­to, pe­ro que le fal­ta el ca­ris­ma, la am­bi­ción y has­ta la sa­lud pa­ra lle­nar las ex­pec­ta­ti­vas de su co­lo­sal co­ti­za­ción. Por su­pues­to que él no tie­ne la cul­pa del pre­cio que le pu­so el mer­ca­do, pe­ro sí es res­pon­sa­ble de re­cla­mar una li­ber­tad en el cam­po que su ren­di­mien­to no au­to­ri­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.