De cul­pa­bles.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El club lo apu­ña­la­ba al oí­do de los pe­rio­dis­tas, los pe­rio­dis­tas lo apu­ña­la­ban de­lan­te de los mi­cró­fo­nos y los afi­cio­na­dos lo fue­ron dan­do por apu­ña­la­do en ca­da en­cues­ta. Lo­pe­te­gui si­mu­la­ba es­tar vi­vo. Co­mo pa­só de­ma­sia­do tiem­po, cuan­do el Barça le ase­si­nó ofi­cial­men­te, Ju­len era po­ca víc­ti­ma pa­ra el ta­ma­ño de la cri­sis. Las re­des ya apun­ta­ban ha­cia arri­ba al­can­zan­do a Flo­ren­tino, y so­bre to­do ha­cia aba­jo, dis­pa­ran­do a gra­nel so­bre los ju­ga­do­res. La ma­sa, que tie­ne mu­cha ima­gi­na­ción cuan­do se en­fa­da, tam­bién tie­ne un pa­trón. A los ju­ga­do­res se les acu­sa de te­ner ma­la ac­ti­tud y po­co com­pro­mi­so con el es­cu­do. Ocu­rre des­de que el fút­bol es fút­bol, pe­ro quie­ro que al­guien me trai­ga una so­la prue­ba de fal­ta de pro­fe­sio­na­li­dad. El pro­ble­ma del Ma­drid es fut­bo­lís­ti­co, de mo­do que hay que bus­car la so­lu­ción en la can­cha, no en los es­ti­los de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.