De que­re­res.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El fút­bol es co­sa de ju­ga­do­res. De to­dos los ju­ga­do­res, los que lle­gan a Wem­bley y los que jue­gan en un par­que. Los del par­que de­ri­van en afi­cio­na­dos y sien­ten que tie­nen el mo­no­po­lio del amor. Los pro­fe­sio­na­les, en cam­bio, son acu­sa­dos de in­tere­sa­dos, una ma­cha­co­na in­jus­ti­cia. En­tre el afi­cio­na­do y el pro­fe­sio­nal se in­ter­po­ne un gran pre­jui­cio: el di­ne­ro. Pe­ro no ten­go nin­gu­na du­da de que el fut­bo­lis­ta es fru­to de mu­chos amo­res su­per­pues­tos. Em­pie­za en el amor a la pe­lo­ta, se extiende al amor por el jue­go y fi­nal­men­te al fút­bol, que abar­ca el es­pec­tácu­lo en­te­ro. So­lo esa pa­sión per­mi­te de­di­car ho­ras y ho­ras al apren­di­za­je de eso que se lla­ma ofi­cio, tér­mino de­ma­sia­do téc­ni­co pa­ra de­fi­nir el do­mi­nio de una ma­te­ria tan in­fan­til. Que que­de cla­ro, cuan­do lle­ga el día del par­ti­do, el afi­cio­na­do y el pro­fe­sio­nal lle­van al cam­po, por lo me­nos, el mis­mo amor por el fút­bol. Y el mis­mo odio a per­der. Cuan­do en el úl­ti­mo mer­ca­do de in­vierno, en la se­cre­ta­ria téc­ni­ca del Bar­ce­lo­na se en­te­ra­ron de que Inies­ta ha­bía pues­to pun­to y fi­nal a su eta­pa en el club, vol­vie­ron a la car­ga por Cou­tin­ho. Ya lo ha­bían in­ten­ta­do en vano en la ven­ta­na de ve­rano pa­ra, jun­to al fi­cha­je de Dem­bé­lé, ta­par el va­cío de Ney­mar. Pe­ro en­ton­ces el Li­ver­pool ju­gó con la an­sie­dad del Barça y pi­dió 200 mi­llo­nes. “El Bar­ce­lo­na es de los so­cios, no de un con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción, no íba­mos a en­trar en la irres­pon­sa­bi­li­dad de po­ner­lo en ries­go”, re­co­no­ció Al­bert So­ler, por en­ton­ces di­rec­tor de de­por­tes pro­fe­sio­na­les del club. Cua­tro me­ses más tar­de, el Bar­ce­lo­na pes­có a Cou­tin­ho por 120, más 40 en va­ria­bles. “Se ten­drá que adap­tar al jue­go del Bar­ce­lo­na, pe­ro es el fut­bo­lis­ta ideal pa­ra re­em­pla­zar a An­drés. Em­pe­za­rá de ex­tre­mo, co­mo tam­bién lo hi­zo mu­chas ve­ces Inies­ta”, apun­ta­ban des­de el club.

A Er­nes­to Val­ver­de, sin em­bar­go, no le con­ven­cía mu­cho esa teo­ría de que Cou­tin­ho po­día ejer­cer las fun­cio­nes de Inies­ta. “Son ju­ga­do­res di­fe­ren­tes y se pue­den com­ple­men­tar. Es po­si­ble que uno pue­da ju­gar en la mis­ma po­si­ción que el otro, pe­ro ya lo ve­re­mos”, se­ña­la­ba, la tem­po­ra­da pa­sa­da, el pre­pa­ra­dor azul­gra­na. En el ini­cio de es­ta cam­pa­ña, el Txin­gu­rri, con la in­ten­ción de mez­clar a sus cua­tro ases—Mes­si, Luis Suá­rez, Cou­tin­ho y Dem­bé­lé—, co­lo­có al bra­si­le­ño de in­te­rior iz­quier­do, en la po­si­ción que ha­bía de­ja­do va­can­te Inies­ta, pa­ra dar­le vue­lo al fran­cés co­mo ex­tre­mo. La fór­mu­la no le ter­mi­nó de con­ven­cer. “La for­ma de ju­gar de Cou­tin­ho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.