Te­xas libra la ba­ta­lla de las dos Amé­ri­cas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Be­to O’Rour­ke apa­re­ce en un par­que público de Aus­tin sin que ape­nas na­die se dé cuen­ta. Lle­ga, co­mo es ha­bi­tual, con­du­cien­do su pro­pio co­che, un Dod­ge fa­mi­liar co­lor gris, apar­ca, da unos pa­sos y al­guien que lo re­co­no­ce da la voz: “¡Be­to!”. En­ton­ces, co­mo si se tra­ta­ra de una es­tre­lla rock, se ve ro­dea­do por gen­te que quie­re abra­zar­le, fo­to­gra­fiar­se con él y co­sas más se­rias: pro­me­ter­le que le con­ver­ti­rá en el pri­mer pro­gre­sis­ta que el Es­ta­do de Te­xas en­vía a Washington en 24 años.

Por­que Ro­bert Fran­cis Be­to O’Rour­ke, un con­gre­sis­ta de 45 años, for­ma­do en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia y due­ño de una em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca, se ha con­ver­ti- do en uno de los can­di­da­tos más elec­tri­zan­tes del Par­ti­do De­mó­cra­ta en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas que se ce­le­bran en Es­ta­dos Uni­dos el mar­tes. Al­to, bien pa­re­ci­do y con un don de gen­tes arro­lla­dor, el candidato al Se­na­do es­tá lle­van­do a ca­bo una cam­pa­ña muy per­so­nal, pa­tean­do ca­da rin­cón del Es­ta­do en to­do ti­po de ac­tos —gran­des, pe­que­ños y me­dia­nos— pa­ra pro­mo­ver una agen­da des­acom­ple­ja­da­men­te so­cial­de­mó­cra­ta en un san­tua­rio re­pu­bli­cano co­mo Te­xas.

Ana­lis­tas y ad­mi­ra­do­res lo lla­ma­nel Bob Ken­nedy de Te­xas, pe­ro en ver­sión mo­der­na. Be­to fue ba­jis­ta de una ban­da de punk, Foss, en los no­ven­ta, épo­ca en la que lo arres­ta­ron dos ve­ces, una por sal­tar la va­lla de un cam­pus y otra por con­du­cir ba­jo los efec­tos del al­cohol, aun­que am­bos car­gos se aca­ba­ron desechan­do. Gra­ba ví­deos en Fa­ce­book ca­si a dia­rio, mu­chos mien­tras con­du­ce por la ca­rre­te­ra, y pro­mue­ve la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na.

El pa­sa­do miér­co­les por la tar­de, cuan­do se di­ri­gió a los se­gui­do­res reuni­dos en el par­que deMue­ller La­ke, subido a una es­ca­le­ra y con un al­ta­voz, aren­gó al público más allá del 6 de no­viem­bre: “Es­te país ne­ce­si­ta un cam­bio de li­de­raz­go”, di­jo, “y eso tie­ne que ve­nir de es­te Es­ta­do”. Te­xas no eli­ge a un se­na­dor de­mó­cra­ta des­de 1988 y nin­guno ha ga­na­do una elec­ción de ám­bi­to na­cio­nal des­de 1994, pe­ro la al­ta par­ti­ci­pa­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.