Las in­cóg­ni­tas de una Ale­ma­nia sin Mer­kel

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

¿Y aho­ra qué? An­ge­la Mer­kel, la eter­na can­ci­ller ale­ma­na, ha tra­za­do una ho­ja de ru­ta pa­ra su sa­li­da. En di­ciem­bre de­ja­rá la pre­si­den­cia de su par­ti­do, la CDU, y en 2021 pla­nea ter­mi­nar su man­da­to tras 13 años en el po­der y aban­do­nar la po­lí­ti­ca. La no­ti­cia bom­ba ca­yó el lu­nes y re­ver­be­ra aún con in­ten­si­dad en Ber­lín y en to­da Eu­ro­pa, don­de se acu­mu­lan los in­te­rro­gan­tes que abre la era po­sMer­kel. Por­que tan­to pa­ra sus de­fen­so­res co­mo pa­ra sus de­trac­to­res, el anun­cio de la mar­cha de la ex­cep­cio­nal po­lí­ti­ca con­ser­va­do­ra ale­ma­na que ha mar­ca­do el pa­so en Eu­ro­pa du­ran­te ca­si tres lus­tros pro­vo­ca una irre­me­dia­ble sen­sa­ción de va­cío y cier­to vér­ti­go an­te la nue­va era po­lí­ti­ca que arran­ca en su país y en Eu­ro­pa.

¿De­ja­rá Ale­ma­nia de ser la po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca em­pe­ña­da en ejer­cer de freno al des­per­tar po­pu­lis­ta y neo­na­cio­na­lis­ta? ¿Lo­gra­rá Mer­kel se­guir co­mo can­ci­ller has­ta 2012? ¿Re­tor­na­rá la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU) a la de­re­cha tra­di­cio­nal de la que la can­ci­ller se des­vió? ¿Da­rá alas su sa­li­da a la ex­tre­ma de­re­cha ale­ma­na, que can­ta vic­to­ria por la sa­li­da de “la can­ci­ller de los re­fu­gia­dos”? ¿Se­gui­rá en pie la Gran Coa­li­ción con los so­cial­de­mó­cra­tas? La lis­ta de pre­gun­tas es lar­ga y las res­pues­tas de­pen­de­rán en bue­na me­di­da de quién en­ca­be­ce la com­ple­ja su­ce­sión de una po­lí­ti­ca pro­ba­ble­men­te irre­pe­ti­ble.

“Mer­kel ha si­do con­si­de­ra­da un an­cla de es­ta­bi­li­dad en un cli­ma in­ter­na­cio­nal muy vo­lá­til. Su anun­cio ha in­cre­men­ta­do la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad. Aún no sa­be­mos si so­lo aban­do­na la pre­si­den­cia de la CDU o si tam­bién de­ja­rá pron­to la can­ci­lle­ría”, afir­ma Ul­rich Speck, in­ves­ti­ga­dor visitante de la Ger­man Mars­hall Fund en Ber­lín. “Es­ta­mos an­te una si­tua­ción muy abier­ta”, opi­na.

Mer­kel pre­si­de el cen­tro­de­re­cha ale­mán des­de ha­ce 18 años y va por su cuarto man­da­to al fren­te de la gran po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca eu­ro­pea, ha­bien­do si­do ca­paz de so­bre­vi­vir a agu­das cri­sis y a una le­gión de ad­ver­sa­rios. La su­ya es una his­to­ria de éxi­to po­lí­ti­co con es­ca­sos pre­ce­den­tes, eje­cu­ta­da, ade­más, con un es­ti­lo sin­gu­lar, exen­to de va­ni­dad y hu­yen­do del dis­cur­so del mie­do y la pro­me­sa de so­lu­cio­nes fá­ci­les, tan en bo­ga en los úl­ti­mos tiem­pos.

En par­te por eso, el anun­cio de la can­ci­ller ha desata­do es­ta se­ma­na la mer­kel­ma­nía y da­do pie a rau­da­les de nos­tal­gia an­ti­ci­pa­da, pe­ro a la vez ha inau­gu­ra­do en Ale­ma­nia una eta­pa de nue­vas opor­tu­ni­da­des, so­bre to­do en la CDU, un re­fe­ren­te de­ci­si­vo pa­ra el cen­tro­de­re­cha eu­ro­peo. “Es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra la de­mo­cra­cia in­ter­na del par­ti­do y pa­ra la ale­ma­na en ge­ne­ral. Por pri­me­ra vez en ca­si dos dé­ca­das, va­rios can­di­da­tos li­bran una ver­da­de­ra con­tien­da por ha­cer­se con la pre­si­den­cia”, pien­sa Thors­ten Ben­ner, di­rec­tor del Glo­bal Pu­blic Po­licy Ins­ti­tu­te de Ber­lín.

En el con­gre­so del 7 y el 8 de di­ciem­bre, la CDU ele­gi­rá a su nue­vo lí­der en Ham­bur­go. Pe­ro so­bre to­do, la elec­ción mar­ca­rá el nue­vo rum­bo de un par­ti­do que con Mer­kel se ha es­co­ra­do ha­cia el cen­tro has­ta vol­ver­se pa­ra mu­chos irre­co­no­ci­ble. Con su po­lí­ti­ca de re­fu­gia­dos, me­dioam­bien­tal y so­cial, la can­ci­ller atra­pa­lo­to­do abrió un hue­co que co­rrió a ocu­par una ex­tre­ma de­re­cha de Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (AfD), que ha en­tra­do en el Par­la­men­to ien­tras­mi­les de ana­lis­tas han des­cri­to es­tos años el de­rrum­be de la so­cial­de­mo­cra­cia, la clau­di­ca­ción de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel es la prue­ba úl­ti­ma de que tam­bién la de­re­cha su­fre una de­ba­cle sin pre­ce­den­tes. En el ori­gen de am­bos desas­tres es­tán las inexis­ten­tes o erró­neas re­ce­tas de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les an­te la cri­sis fi­nan­cie­ra y la mi­gra­to­ria. Las con­se­cuen­cias, sin em­bar­go, no ame­na­zan so­lo la su­per­vi­ven­cia de esas or­ga­ni­za­cio­nes clá­si­cas, sino la de to­da Eu­ro­pa.

Si los so­cial­de­mó­cra­tas ini­cia­ron su cal­va­rio cuan­do de­mos­tra­ron que no te­nían fór­mu­las pa­ra afron­tar el te­rre­mo­to fi­nan­cie­ro de 2008, los con­ser­va­do­res hi­cie­ron lo pro­pio cuan­do apli­ca­ron co­mo úni­co re- con el 12,6% de los vo­tos y que no de­ja de en­gor­dar.

La CDU se ha es­co­ra­do y tam­bién se ha de­bi­li­ta­do en la úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra, de la mano de los so­cial­de­mó­cra­tas con los que for­ma go­bierno y que atra­vie­san una me­dio una aus­te­ri­dad que pro­lon­gó la en­fer­me­dad y el pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción.

El de­cli­ve de la de­re­cha, no obs­tan­te, es so­bre to­do con­se­cuen­cia de sus erro­res pa­ra fre­nar a la ul­tra­de­re­cha. Los con­ser­va­do­res han en­du­re­ci­do su dis­cur­so y sus po­lí­ti­cas con­tra los mi­gran­tes, lo que ha ce­ba­do aún más a par­ti­dos ra­cis­tas y neo­fas­cis­tas por­que, en­tre el ori­gi­nal y la co­pia, el elec­tor pre­fie­re al ge­nuino.

La de­ri­va ha si­do de­mo­le­do­ra pa­ra la de­re­cha. De un la­do, se ha su­mi­do en gue­rras ideo­ló­gi­cas in­ter­nas —tam­bién con­tra Mer­kel— cu­yas ba­ta­llas han con­clui­do con la elec­ción de un lí­der más du­ro, más ultra que el an­te­rior. Los ejem­plos van de Fran­cia a Aus­tria, pa­san­do por Reino Uni­do o pro­fun­da cri­sis de po­pu­la­ri­dad. La ima­gen que pro­yec­ta el Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción, con­su­mi­do por ba­ta­llas in­ter­nas, no es bue­na, co­mo re­co­no­ció Mer­kel el lu­nes. Mu­chos vo­tan­tes di­cen aho­ra ser in­ca­pa­ces de dis­tin­guir en­tre la CDU y el SPD, dos par­ti­dos que en los úl­ti­mos años pa­re­cen ha­ber­se mi­me­ti­za­do ba­jo la ban­de­ra de una can­ci­ller con­ser­va­do­ra, pe­ro so­cial­de­mo­cra­ti­za­da. En es­te con­tex­to, la CDU bus­ca su lu­gar en la era post-Mer­kel y la ten­ta­ción de es­co­rar­se a la de­re­cha es enor­me.

“Si el par­ti­do gi­ra a la de­re­cha, pue­de ser una opor­tu­ni­dad pa­ra el sis­te­ma po­lí­ti­co. Es bueno que se ofrez­ca a los vo­tan­tes al­ter­na­ti­vas reales y dis­tin­gui­bles en­tre sí. No sa­be­mos si una de­re­chi­za­ción de la CDU ha­rá que los vo­tan­tes que emi­gra­ron a AfD vuel­van, pe­ro ayu­da­rá a que el SPD per­fi­le Es­pa­ña. De otro, ca­da ci­ta con las ur­nas su­po­ne nuevos re­tro­ce­sos elec­to­ra­les. Co­mo en Ale­ma­nia, Fran­cia, Ita­lia o Sue­cia.

Aho­ra, a so­lo me­dio año de las elec­cio­nes eu­ro­peas, el oca­so de la fi­gu­ra po­lí­ti­ca más po­de­ro­sa del con­ti­nen­te de­ja a los con­ser­va­do­res sin su re­fe­ren­te esen­cial. A su vez, des­equi­li­bra el iné­di­to y preo­cu­pan­te pul­so en­tre eu­ro­peís­tas y pro­gre­sis­tas, de un la­do, y na­cio­na­lis­tas y xe­nó­fo­bos, por otro.

En esa bi­po­la­ri­za­ción, el pa­so de Mer­kel agra­va la de­bi­li­dad del blo­que eu­ro­peís­ta an­te los co­mi­cios de ma­yo. Ya ero­sio­na­do por tur­bu­len­cias do­més­ti­cas, el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron se que­da muy so­lo al fren­te de ese gru­po proeu­ro­peo y tam­bién su nue­va iden­ti­dad de iz­quier­das”, cree Hans Kund­na­ni, in­ves­ti­ga­dor de la Chat­ham Hou­se y au­tor de La pa­ra­do­ja del po­der ale­mán. El po­li­tó­lo­go, que se des­mar­ca de la ava­lan­cha de elo­gios que llue­ven so­bre el le­ga­do de la can­ci­ller, cree que una de las he­ren­cias de Mer­kel “es ha­ber con­tri­bui­do a la emer­gen­cia de AfD”, el par­ti­do an­tin­mi­gra­ción que na­ció co­mo pro­tes­ta a la ges­tión ale­ma­na de la cri­sis del eu­ro.

La ca­rre­ra por la su­ce­sión de Mer­kel es­tá muy abier­ta y más allá de es­ló­ga­nes, fal­ta por co­no­cer las in­ten­cio­nes con­cre­tas de los tres con­ten­dien­tes. Frie­drich Merz, ar­chi­rri­val de Mer­kel, re­pre­sen­ta­ría una vuel­ta a las esen­cias del par­ti­do. Jens Spahn, mi­nis­tro de Sanidad, su­pon­dría el gi­ro más cla­ro ha­cia la de­re­cha, con la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria en lu­gar des- ma­nia­ta­do a la ho­ra de apro­bar re­for­mas pac­ta­das co­nMer­kel, co­mo la de la eu­ro­zo­na.

Por el con­tra­rio, el re­tro­ce­so de la de­re­cha de­ja una diá­fa­na au­to­pis­ta a esa coa­li­ción de di­ri­gen­tes eu­ró­fo­bos y au­to­ri­ta­rios que coor­di­na el ul­tra­con­ser­va­dor Ste­ve Ban­non, el hom­bre que hi­zo ga­nar las elec­cio­nes a Do­nald Trump.

Bas­ta­ría ese da­to pa­ra ser vis­to en Eu­ro­pa co­mo un pe­li­gro, pe­ro, le­jos de eso, con él se fo­to­gra­fían es­tas se­ma­nas des­de el hún­ga­ro Vik­tor Or­bán al ita­liano Mat­teo Sal­vi­ni o la fran­ce­sa Ma­ri­ne Le Pen. Y lo ha­cen pe­se a que su abier­to ob­je­ti­vo es aca­bar con la ac­tual UE.

Bas­te re­cor­dar lo que es­cri­bió ha­ce unos me­ses en Daily Beast al di­ri­gir­se a xe­nó­fo­bos y na­cio­na­lis­tas an­te las elec­cio­nes eu­ro­peas: “Vais a ga­nar. Vais a te­ner Es­ta­dos-na­ción, ca­da cual con su iden­ti­dad y sus fron­te­ras”. O sea, la an­ti-Eu­ro­pa que aso­ma en el ho­ri­zon­te an­te cu­yos pro­mo­to­res ha fra­ca­sa­do la de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.