Irán cri­ti­ca a EE UU por las san­cio­nes, pe­ro no aban­do­na el acuer­do nu­clear

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

l pró­xi­mo mar­tes, mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses vo­ta­rán por Do­nald Trump. Más pre­ci­sa­men­te: no vo­ta­rán di­rec­ta­men­te por el ac­tual pre­si­den­te, sino por los can­di­da­tos a se­na­do­res, re­pre­sen­tan­tes, go­ber­na­do­res y le­gis­la­do­res lo­ca­les a quie­nes él apo­ya. Pe­ro, es­tas elec­cio­nes se­rán un re­fe­rén­dum so­bre Trump. Aun­que las en­cues­tas pro­nos­ti­can que al pre­si­den­te no le irá tan bien co­mo en las pa­sa­das elec­cio­nes, lo cier­to es que los son­deos in­di­can que cer­ca del 40% de los vo­tan­tes lo apo­yan.

Es­te es un nú­me­ro te­rri­ble. Quie­re de­cir que un 40% de los ame­ri­ca­nos le per­do­nan a Trump con­duc­tas y de­ci­sio­nes que en un mun­do de­cen­te de­be­rían ser im­per­do­na­bles. Co­mo, por ejem­plo, men­tir cons­tan­te y des­ver­gon­za­da­men­te. O la cruel­dad de al­gu­nas de sus de­ci­sio­nes. A sus se­gui­do­res eso no les im­por­ta. Ca­be no­tar, por su­pues­to, que mu­chos sim­pa­ti­zan­tes de Trump sien­ten que no tie­nen na­da que per­do­nar­le, ya que acep­tan, y has­ta ce­le­bran, las con­duc­tas del pre­si­den­te. Co­mo, por ejem­plo, la de ha­ber di­cho que la no­to­rie­dad me­diá­ti­ca es una es­pe­cie de pa­ten­te de cor­so que tie­nen los hom­bres fa­mo­sos pa­ra to­car­le los ge­ni­ta­les a cual­quier mu­jer que les ape­tez­ca.

Han pro­li­fe­ra­do las teo­rías que in­ten­tan ex­pli­car la fuer­te atrac­ción que al­gu­nas per­so­nas sien­ten por po­lí­ti­cos ca­ris­má­ti­cos a quie­nes apo­yan in­con­di­cio­nal­men­te. sen­cuen­tro con Washington se con­vir­tió en un cla­ro obs­tácu­lo pa­ra la paz en la re­gión.

De ahí el re­ce­lo con el que Ja­me­nei acep­tó el acuer­do nu­clear de 2015, pe­ro tam­bién su enor­me sig­ni­fi­ca­do más allá de lo que se fir­mó. La re­ti­ra­da de EE UU le re­afir­mó en su des­con­fian­za ha­cia ese país y, por ex­ten­sión, a Oc­ci­den­te. A la vez, el enor­me cos­te que es­tá te­nien­do pa­ra Irán la re­im­po­si­ción de san­cio­nes, an­tes in­clu­so de su pues­ta en prác­ti­ca, im­pi­de que pue­da con­gra­tu­lar­se de lo que pa­ra él era un fra­ca­so anun­cia­do. So­lo le que­da la pa­ta­le­ta.

Y el ge­ne­ral Qa­sem So­lei­ma­ni. El je­fe de la Fuer­za Qods de En el ca­so de los se­gui­do­res de Trump se han pro­pues­to teo­rías psi­co­ló­gi­cas (la bús­que­da de iden­ti­dad, de dig­ni­dad), eco­nó­mi­cas (el au­men­to de la de­sigual­dad), in­ter­na­cio­na­les (la glo­ba­li­za­ción) y so­cio­ló­gi­cas (el ra­cis­mo), en­tre otras. Pe­ro tam­bién es cier­to que­mu­chos de quie­nes apo­yan a Trump lo ha­cen por­que les gus­tan al­gu­nas de sus pro­pues­tas y, a cam­bio de ver­las he­chas reali­dad, es­tán dis­pues­tos a per­do­nar ac­cio­nes del pre­si­den­te que en otras cir­cuns­tan­cias cri­ti­ca­rían.

La re­ba­ja de los im­pues­tos es un buen ejem­plo de es­to. Los ri­cos que de­tes­tan pa­gar im­pues­tos es­tán en­can­ta­dos con los re­cor­tes im­po­si­ti­vos que ha he­cho Trump y, agra­de­ci­dos por esas re­ba­jas, en­mu­de­cen an­te con­duc­tas del pre­si­den­te que de­be­rían re­pu­diar. Otro ejem­plo es la re­gu­la­ción de las em­pre­sas. Pa­ra mu­chos lí­de­res em­pre­sa­ria­les, la eli­mi­na­ción de las re­gu­la­cio­nes que li­mi­tan la au­to­no­mía de sus com­pa­ñías o au­men­tan sus cos­tes jus­ti­fi­can te­ner a Trump en la Ca­sa Blan­ca. Ellos tam­bién le per­do­nan to­do, con tal de que les des­re­gu­len sus ne­go­cios. Mu­chos es­tán fe­li­ces por­que los lo­bis­tas a quie­nes an­tes pa­ga­ban pa­ra in­fluir so­bre el Go­bierno aho­ra son el go­bierno. Trump ha pues­to a un gran nú­me­ro de lo­bis­tas a car­go de las agencias res­pon­sa­bles de re­gu­lar las em­pre­sas pa­ra las que an­tes tra­ba­ja­ban y a las cua­les se­gu­ra­men­te vol­ve­rán al ter­mi­nar su “ser­vi­cio público”. los Guar­dia­nes de la Re­vo­lu­ción (Pas­da­rán) res­pon­dió al omi­no­so tuit de Trump anun­cian­do que “se acer­can las san­cio­nes” con una ima­gen ins­pi­ra­da en la se­rie Jue­go de tro­nos, con un in­quie­tan­te “te ha­ré fren­te” en su cuen­ta de Ins­ta­gram.

Más cir­cuns­pec­to, el Go­bierno de Ha­san Roha­ni, a tra­vés de su Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, sub­ra­yó que las san­cio­nes vio­lan el acuer­do nu­clear y las re­so­lu­cio­nes de la ONU. “Irán no va a per­mi­tir que el ré­gi­men de Trump con­si­ga sus ob­je­ti­vos ile­gí­ti­mos”, afir­ma el co­mu­ni­ca­do. Nin­gu­na men­ción a una even­tual res­pues­ta ira­ní.

La con­ten­ción del men­sa­je es

Pe­ro el apo­yo a Trump no es­tá so­lo mo­ti­va­do por in­tere­ses eco­nó­mi­cos. Los gru­pos evan­gé­li­cos cu­yos pas­to­res re­gu­lar­men­te de­nun­cian con­duc­tas co­mo las que ha ex­hi­bi­do Trump (in­fi­de­li­dad, men­da­ci­dad, ava­ri­cia, ma­te­ria­lis­mo, cruel­dad, ego­la­tría, et­cé­te­ra) for­man par­te en­tu­sias­ta de su elec­to­ra­do. Ver co­mo be­bés lac­tan­tes son se­pa­ra­dos de sus ma­dres en la fron­te­ra y lue­go des­apa­re­cen, per­di­dos en un hue­co ne­gro de la in­sen­si­ble bu­ro­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se, no hi­zo me­lla en el in­con­di­cio­nal apo­yo de al­gu­nos lí­de­res evan­gé­li­cos a Trump. Ig­no­rar los vi­cios y pe­ca­dos del pre­si­den­te es un pre­cio que es­tán dis­pues­tos a pa­gar con tal de que él pro­mue­va ini­cia­ti­vas que di­fi­cul­ten el abor­to, el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo o bo­rren a Dar­win de los tex­tos es­co­la­res.

Que los ciu­da­da­nos vo­ten por can­di­da­tos que re­pre­sen­tan sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res o que re­fle­jan sus va­lo­res no tie­ne na­da de nue­vo. Eso for­ma par­te de la de­mo­cra­cia. La sor­pre­sa es que Do­nald Trump ten­ga el apo­yo de vo­tan­tes que son con­sis­ten­te con la per­ci­bi­da por va­rios ana­lis­tas y par­la­men­ta­rios europeos que en las úl­ti­mas se­ma­nas han vi­si­ta­do Tehe­rán. “Los ira­níes es­tán ha­cien­do ga­la de pa­cien­cia es­tra­té­gi­ca”, ase­gu­ra una de esas fuen­tes. “Na­die du­ran­te las nu­me­ro­sas en­tre­vis­tas que he man­te­ni­do allí ha he­cho alu­sión a re­ti­rar­se del PIAC [Plan In­te­gral de Ac­ción Con­jun­ta, el nom­bre ofi­cial del pac­to nu­clear] co­mo ocu­rría en abril”, aña­de. Se­gún es­tos ob­ser­va­do­res, los ira­níes quie­ren man­te­ner a los europeos de su la­do y es­tán a la es­pe­ra de ver has­ta qué pun­to sus me­di­das per­mi­ten sor­tear las san­cio­nes an­tes de to­mar me­di­das más drás­ti­cas. los más per­ju­di­ca­dos por sus po­lí­ti­cas. La re­ba­ja de los im­pues­tos que im­pul­só el ac­tual pre­si­den­te es al­ta­men­te re­gre­si­va; be­ne­fi­cia des­pro­por­cio­na­da­men­te a una mi­no­ría muy ri­ca y pe­na­li­za a las cla­ses de in­gre­sos me­dios y ba­jos a las cua­les per­te­ne­cen la gran ma­yo­ría de sus se­gui­do­res. Mu­chas de las re­gu­la­cio­nes al sec­tor pri­va­do que han si­do eli­mi­na­das, pro­te­gían a esos con­su­mi­do­res de me­no­res re­cur­sos de las prác­ti­cas abu­si­vas de al­gu­nas em­pre­sas. Lo mis­mo va­le pa­ra la re­for­ma sa­ni­ta­ria im­pul­sa­da por Ba­rack Oba­ma y fe­roz­men­te ata­ca­da por Trump, quien co­mo pre­si­den­te se ha em­pe­ña­do en des­man­te­lar­la y sa­bo­tear­la. De nue­vo, la gran pa­ra­do­ja es que quie­nes más per­de­rán ac­ce­so a los ser­vi­cios de sa­lud son sus se­gui­do­res que más los ne­ce­si­tan.

La lis­ta de de­ci­sio­nes y con­duc­tas de Trump que de­ben per­do­nar­le quie­nes le apo­yan es lar­ga y cre­cien­te. La evi­den­cia de que las ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les de la Or­ga­ni­za­ción Trump con fre­cuen­cia vio­la­ron la ley son abru­ma­do­ras. La lis­ta de sus eje­cu­ti­vos y más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res en los ne­go­cios, la po­lí­ti­ca y el Go­bierno que es­tán sien­do juz­ga­dos, o que ya fue­ron con­de­na­dos, ha re­ve­la­do un eco­sis­te­ma cri­mi­nal de lar­ga da­ta que ha gi­ra­do al­re­de­dor del aho­ra pre­si­den­te. Pe­ro to­do eso tam­bién se lo per­do­nan sus par­ti­da­rios, con­fir­man­do así la exe­cra­ble afir­ma­ción que hi­zo Do­nald Trump en enero de 2016: “Po­dría pe­gar­le un ti­ro a al­guien en la Quin­ta Ave­ni­da y no per­de­ría ni un so­lo vo­to”.

Es­te mar­tes ve­re­mos si es­to si­gue sien­do cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.