Las cuen­tas pen­dien­tes del ma­fio­so Bul­ger

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Do­ble ca­de­na per­pe­tua

Ja­mes Whi­tey Bul­ger in­gre­só la no­che del lu­nes en si­lla de rue­das en una pri­sión de al­ta se­gu­ri­dad en Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal. A la ma­ña­na si­guien­te no se pre­sen­tó a desa­yu­nar. Ho­ras des­pués, un mé­di­co fo­ren­se cer­ti­fi­có su muer­te. El cuer­po del hom­bre, de 89 años, es­ta­ba en­vuel­to en una man­ta so­bre su ca­ma con la cabeza apo­ya­da en la al­moha­da. Pa­re­cía es­tar dur­mien­do, pe­ro en reali­dad aca­ba­ba de ser ase­si­na­do. Era el ter­cer ho­mi­ci­dio que te­nía lu­gar en la cár­cel de al­ta se­gu­ri­dad Ha­zel­ton (Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal) en los úl­ti­mos seis me­ses. Pe­ro es­te no era un re­clu­so cual­quie­ra. El hom­bre al que ha­bían re­ven­ta­do a gol­pes era el otro­ra pa­drino de la ma­fia ir­lan­de­sa del sur de Bos­ton en la dé­ca­da de los se­ten­ta y ochen­ta. Fue ca­po, chi­va­to y pró­fu­go. Aho­ra es el pro­ta­go­nis­ta a su pe­sar de un cri­men es­pe­luz­nan­te.

El FBI lle­va la in­ves­ti­ga­ción del ase­si­na­to de su vie­jo com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras. En 1975, cuan­do Bul­ger li­de­ra­ba una san­grien­ta ba­ta­lla al fren­te de la ban­da de Win­ter Hill pa­ra ha­cer­se con el ne­go­cio del trá­fi­co de dro­gas y las apues­tas ile­ga­les, el FBI le ofre­ció un tra­to: él en­tre­ga­ba in­for­ma­ción re­le­van­te so­bre sus ri­va­les de la ma­fia ita­lia­na a cam­bio de que los agen­tes no se in­ter­pu­sie­ran en su ca­mino. El con­fi­den­cial acuer­do se res­pe­tó du­ran­te años. Has­ta que en 1994 el agen­te re­ti­ra­do John Con­nolly, que era ami­go del po­de­ro­so gáns­ter des­de la in­fan­cia, le aler­tó de que iba a ser en­cau­sa­do. Bul­ger y su pa­re­ja, Cat­he­ri­ne Greig, des­apa­re­cie­ron del in­fra­mun­do en el que es­ta­ban in­mer­sos. Su fu­ga obli­gó a des­ta­par de­ta­lles ocul­tos de su vi­da, co­mo que ha­bía si­do un so­plón. Ese de­ta­lle le gran­jeó una con­de­na pú­bli­ca al FBI, por ha­ber per­mi­ti­do que co­me­tie­ra ase­si­na­tos uno de sus in­for­man­tes. Y tam­bién el des­pres­ti­gio de Bul­ger en el en­torno cri­mi­nal, que con­de­na a las ra­tas.

Du­ran­te 16 años, Bul­ger fue uno de los cri­mi­na­les más bus­ca­dos de Es­ta­dos Uni­dos. Tras la muer­te de Osa­ma bin La­den en 2011, subió al pri­mer pues­to de la lis­ta. Las agencias de in­ves­ti­ga­ción, ya es­tig­ma­ti­za­das por ha­ber he­cho un tra­to con el pa­drino de la ma­fia ir­lan­de­sa, fue­ron cri­ti­ca­das du­ra­men­te por no dar con su pa­ra­de­ro. Ese­mis­mo año, el FBI de­ci­dió cam­biar de es­tra­te­gia y cen­trar sus es­fuer­zos en en­con­trar a Greig, la com­pa­ñe­ra de Bul­ger. A tra­vés de una in­ten­sa cam­pa­ña en los me­dios, en los que pu­bli­ca­ron fo­tos de cuál se­ría el as­pec­to ac­tual de la mu­jer y cuá­les eran sus afi­cio­nes, el FBI re­ci­bió una lla­ma­da. Era de una rei­na de la be­lle­za. An­na Bjorns­dot­tir, Miss Is­lan­dia en 1974, in­for­mó de que su ve­ci­na de San­ta Mó­ni­ca (Ca­li­for­nia) era la mu­jer que apa­re­cía en los anun­cios y por la que se ofre­cía una re­com­pen­sa de dos mi­llo­nes de dó­la­res. La pa­re­ja se ha­cía lla­mar Char­lie y Ca­rol Gas­ko, unos ju­bi­la­dos del Me­dio Oes­te. Dos años des­pués, Bul­ger fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de 31 de­li­tos de ex­tor­sión, la­va­do de di­ne­ro, trá­fi­co de dro­gas, te­nen­cia de ar­mas y per­te­nen­cia a ban­da or­ga­ni­za­da, ade­más de 11 de los 19 ase­si­na­tos que se le impu­taban. La sen­ten­cia que re­ci­bió fue una do­ble ca­de­na per­pe­tua más cin­co años. Bul­ger pur­gó su pe­na en una pri­sión de Flo­ri­da has­ta que lo tras­la­da­ron por mal com­por­ta­mien­to. En una oca­sión fue re­pren­di­do por mas­tur­bar­se fren­te a un em­plea­do y en fe­bre­ro pa­sa­do por ame­na­zar de muer­te a un asis­ten­te de la en­fer­me­ría. Tras ese epi­so­dio fue con­fi­na­do en una cel­da de ais­la­mien­to has­ta el 23 de oc­tu­bre, cuan­do lo tras­la­da­ron a Oklaho­ma. Se des­co­no­ce por qué le cam­bia­ron de pri­sión nue­va­men­te es­ta se­ma­na. Tam­po­co se sa­be por qué un pri­sio­ne­ro de tal per­fil fue asig­na­do a las cel­das que ocu­pa el res­to de la po­bla­ción re­clu­sa. “Po­ner­lo ahí fue una sen­ten­cia de muer­te”, di­jo an­te­ayer un fun­cio­na­rio del sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­res de la pri­sión.

La vi­da de pe­lí­cu­la que tu­vo Bul­ger fue lle­va­da a la pan­ta­lla gran­de en dos oca­sio­nes: The De­par­ted ( In­fil­tra­dos, en su tra­duc­ción en Es­pa­ña), de Mar­tin Scor­se­se, que ga­nó cua­tro Os­car en 2007 y en la que le dio vi­da Jack Ni­chol­son, y Black Mass (2015) de Scott Coo­per, pro­ta­go­ni­za­da por Johnny Depp. El fa­mo­so gáns­ter ter­mi­nó con­de­na de for­ma pre­ma­tu­ra, víc­ti­ma de una pa­li­za con un can­da­do en­vuel­to en un cal­ce­tín, se­gún afir­ma­ron va­rios fun­cio­na­rios fe­de­ra­les a NBC News. Una vez más, ba­jo el ano­ni­ma­to. Por­que en es­ta his­to­ria, con más muer­tos que vi­vos, na­die quie­re te­ner cuen­tas pen­dien­tes que sal­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.