Los in­ten­tos del PP pa­ra tor­pe­dear el ‘ca­so Gür­tel’

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Cin­co días des­pués de las pri­me­ras de­ten­cio­nes por el ca­so Gür­tel, el por en­ton­ces je­fe de la opo­si­ción, Ma­riano Ra­joy, lan­zó una pri­me­ra acusación: “Nun­ca, ni con el Go­bierno de Suá­rez, Gon­zá­lez o Az­nar se hi­zo un uso tan par­ti­dis­ta de la Fis­ca­lía”. El ata­que con­ti­nuó, 24 ho­ras des­pués, con la re­cu­sa­ción al juez ins­truc­tor, Bal­ta­sar Gar­zón, por su­pues­ta ene­mis­tad. El pro­ble­ma no era la co­rrup­ción que gol­pea­ba a mu­chos di­ri­gen­tes del PP, sino quie­nes in­ves­ti­ga­ban el ca­so. Jo­sé To­más, je­fe de ven­tas en una tien­da de ro­pa a la que acu­día con fre­cuen­cia la tra­ma co­rrup­ta, de­cla­ró an­te Gar­zón el 11 de mar­zo de 2009. La red Gür­tel, se­gún con­tó a EL PAÍS cua­tro días des­pués, re­ga­la­ba tra­jes al pre­si­den­te va­len­ciano Fran­cis­co Camps. La ad­mi­nis­tra­ción que pre­si­día Camps ad­ju­di­có a la tra­ma co­rrup­ta de­ce­nas de con­tra­tos a de­do o ama­ña­dos. El ex­mi­nis­tro Fe­de­ri­co Tri­llo, au­tor in­te­lec­tual de la de­fen­sa ju­rí­di­ca del PP en el ca­so Gür­tel, vi­si­tó el 17 de mar­zo al due­ño de la tien­da don­de tra­ba­ja­ba To­más. Des­pués, lan­zó una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio con­tra el ven­de­dor de ro­pa: “Ni es tes­ti­go ni es sas­tre, es­tá impu­tado por fal­se­dad y es­ta­fa y ha si­do des­pe­di­do dis­ci­pli­na­ria­men­te de la em­pre­sa pa­ra la que tra­ba- ja”. Los com­pa­ñe­ros fir­ma­ron una de­cla­ra­ción con­tra Jo­sé To­más. Uno de esos em­plea­dos con­tó más tar­de que le ame­na­za­ron con per­der el tra­ba­jo si no fir­ma­ba. Jo­sé To­más re­cu­rrió su des­pi­do. Los tri­bu­na­les le die­ron la ra­zón y obli­ga­ron a la em­pre­sa a in­dem­ni­zar­le.

El co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo era un vie­jo ami­go de Ig­na­cio López del Hie­rro, ma­ri­do de la ex se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP, Do­lo­res de Cos­pe­dal. El agen­te en­tró por el ga­ra­je de Gé­no­va, 13, se­de cen­tral del PP, en la tar­de del 21 de ju­lio de 2009. Du­ran­te ho­ra

y de­jó su es­ca­ño, pe­ro si­guió a suel­do del PP. El te­so­re­ro pi­dió la ba­ja en el par­ti­do y de­jó su es­ca­ño en el Se­na­do en abril de 2010. Pe­ro el PP, por in­di­ca­ción de Ra­joy, le man­tu­vo el suel­do (uno de los­más al­tos de la or­ga­ni­za­ción), la se­cre­ta­ria y el co­che con chó­fer. La cau­sa don­de es­ta­ba impu­tado pa­sa del Su­pre­mo al Tri­bu­nal Su­pe­rior de Ma­drid. El juez ins­truc­tor era An­to­nio Pe­drei­ra. Un ex­dipu­tado del PP, Jorge Trías, abo­ga­do, co­no­ce al ma­gis­tra­do y re­to­mó ese con­tac­to. Bár­ce­nas se acer­có a Trías y al­ber­gó es­pe­ran­zas de que su cau­sa aca­be ar­chi­va­da.

El 29 de ju­lio de 2011, el juez Pe­drei­ra ar­chi­vó la cau­sa con­tra Bár­ce­nas por “fal­ta de in­di­cios só­li­dos”. El ma­gis­tra­do co­mu­ni­có su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.