Cuan­do los fie­ros por­tu­gue­ses asom­bra­ban al mun­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Efi­ca­cia de sus ar­mas

Hu­bo una épo­ca en que los por­tu­gue­ses se con­vir­tie­ron en el asom­bro del mun­do. El pe­que­ño país de un rin­cón de Eu­ro­pa se lan­zó a fi­na­les del si­glo XV a una ex­tra­or­di­na­ria aven­tu­ra na­val que lle­vó a sus bar­cos y ex­pe­di­cio­na­rios a tras­pa­sar los lí­mi­tes del mun­do co­no­ci­do en Oc­ci­den­te. En una em­pre­sa ca­rac­te­ri­za­da por el arro­jo, las pe­na­li­da­des, la co­di­cia, el fa­na­tis­mo re­li­gio­so y una exa­cer­ba­da vio­len­cia, sin ol­vi­dar la cu­rio­si­dad, los por­tu­gue­ses ga­na­ron la ca­rre­ra por lle­gar a la In­dia y se hi­cie­ron los amos del océano Ín­di­co pa­ra con­tro­lar el co­mer­cio de es­pe­cies, con­quis­tan­do a ca­ño­na­zos los vie­jos pre­dios del le­gen­da­rio Sim­bad.

El his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Ro­ger Crow­ley (Cam­brid­ge, 67 años), au­tor de los éxi­tos Im­pe­rios del mar, Cons­tan­ti­no­pla 1453 y Ve­ne­cia, ciu­dad de for­tu­na (to­dos en Áti­co de los Li­bros), pu­bli­ca aho­ra en la mis­ma edi­to­rial El mar sin fin, un en­sa­yo apa­sio­nan­te en el que plas­ma to­da la emo­ción de ese epi­so­dio, des­co­no­ci­do pa­ra mu­chos. Es una his­to­ria de trein­ta años, a par­tir de 1497 (la vuel­ta al ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za), lle­na de mo­men­tos asom­bro­sos, de ma­ra­vi­llas, de anéc­do­tas sen­sa­cio­na­les, de bar­ba­ri­da­des —en Goa ma­ta­ron a tan­ta gen­te que los fa­mo­sos co­co­dri­los lo­ca­les no da­ban abas­to— y de gran­des per­so­na­jes.

Crow­ley cuen­ta co­sas co­mo que los por­tu­gue­ses, que creían ha­ber lle­ga­do a los do­mi­nios del mí­ti­co Pres­te Juan y to­ma­ban el hin­duis­mo por una for­ma ra­ra de cris­tia­nis­mo, lle­va­ron ele­fan­tes y ri­no­ce­ron­tes de la In­dia a Lis­boa, y en­via­ron un ejem­plar de ca­da es­pe­cie a Ro­ma de re­ga­lo pa­ra el Pa­pa.

¿Por qué es tan des­co­no­ci­da la em­pre­sa por­tu­gue­sa? “Tam­bién lo era pa­ra mí”, res­pon­de Crow­ley, un hom­bre sim­pá­ti­co y tan apa­sio­na­do co­mo sus li­bros. “Co­lón y 1942 han he­cho sin du­da som­bra al im­pe­rio de los por­tu­gue­ses”. ¿Se equi­vo­ca­ron de­jan­do pa­sar la opor­tu­ni­dad de ser ellos los que apo­ya­ran a Co­lón? “En ese mo­men­to lo co­rrec­to, se­gún to­das las evi­den­cias que te­nían, era no ha­cer­le ca­so. Los cálcu­los de Co­lón es­ta­ban ob­via­men­te mal. Ha­cía el­mun­do un 25 % más pe­que­ño de lo que en reali­dad era. Re­sul­ta­ba ló­gi­co que los por­tu­gue­ses, que po­seían gran­des as­tró­no­mos, ma­te­má­ti­cos y geó­gra­fos —en­tre ellos ju­díos hui­dos de Es­pa­ña—, con co­no­ci­mien­tos mu­cho más pre­ci­sos, po­co me­nos que se rie­ran de él. Era me­jor ir al Es­te. Evi­den­te­men­te lue­go que­dó cla­ro que Co­lón ha­bía des­cu­bier­to al­go gran­de”, se­ña­la el his­to­ria­dor.

¿Có­mo pu­do Por­tu­gal com­ple­tar esa hazaña? “Sí, pa­re­ce di­fí­cil de en­ten­der, es ex­tra­or­di­na­rio. Pe­ro te­nían 60 años de apren­di­za­je pre­vio en la cos­ta afri­ca­na. Du­ran­te ese tiem­po desa­rro­lla­ron co­no­ci­mien­tos de na­ve­ga­ción, de in­ge­nie­ría na­val, de car­to­gra­fía y un pro­yec­to na­cio­nal. Una di­fe­ren­cia con los es­pa­ño­les es que ese pro­yec­to fue di­ri­gi­do y con­tro­la­do por los re­yes, mien­tras que en el ca­so es­pa­ñol hu­bo mu­chos aven­tu­re­ros que ac­tua­ron por su cuen­ta”.

El au­tor de El mar sin fin afir­ma que la em­pre­sa por­tu­gue­sa ins­pi­ró a la NA­SA: “To­ma­ron ejem­plo de có­mo los por­tu­gue­ses con­sa­gra­ron mu­cho tiem­po al apren­di­za­je de la ex­plo­ra­ción an­tes de lan­zar sus gran­des via­jes”. Sin sa­lir del sí­mil es­pa­cial, a ve­ces pa­re­ce que los por­tu­gue­ses se lan­za­ron so­bre el Ín­di­co y elMar Ro­jo co­mo los in­va­so­res ex­tra­te­rres­tres de In­de­pen­den­ce Day so­bre la Tie­rra. “Hay una com­po­nen­te de vio­len­cia y de­pre­da­ción sin es­crú­pu­los, eran hom­bres ham­brien­tos de ri­que­za, de oro y es­pe­cies, y con sed de po­der. El Ín­di­co era un lu­gar tran­qui­lo, no quie­ro pa­re­cer inocente y ro­mán­ti­co, pe­ro, aun­que ha­bía con­flic­tos pun­tua­les y pi­ra­te­ría, no ha­bía vio­len­cia a gran es­ca­la. Los por­tu­gue­ses lle­va­ron el te­rror y el caos a ese mun­do”, cuen­ta. La vio­len­cia con que en­tra­ron los por­tu­gue­ses en las ciu­da­des y rei­nos de las cos­tas de Áfri­ca, la pe­nín­su­la Ará­bi­ga, la In­dia, es­pe­cial­men­te la cos­ta de Ma­la­bar, y has­taMa­la­ca, re­sul­ta in­com­pren­si­ble y ate­rra­do­ra. “Se ha­bían for­ja­do un fa­na­tis­mo re­li­gio­so en la cru­za­da en Ma­rrue­cos, que fue su campo de en­tre­na­mien­to, y de he­cho hi­cie­ron pla­nes pa­ra des­truir la Me­ca, pro­fa­nar el cuer­po de Maho­ma y li­be­rar Tie­rra San­ta. Aun­que tam­bién es cier­to que la vio­len­cia com­pen­sa­ba el es­ca­so nú­me­ro de sus tro­pas”. Tec­no­ló­gi­ca­men­te, la con­quis­ta por­tu­gue­sa se ex­pli­ca por la ca­li­dad de sus bar­cos y la efi­ca­cia de sus ar­mas, es­pe­cial­men­te su ar­ti­lle­ría, la más mo­der­na. Eso acla­ra (ade­más de la agre­si­vi­dad) que, por ejem­plo, en Mom­ba­sa en 1505 los por­tu­gue­ses ma­ta­ran 700 mu­sul­ma­nes y per­die­ran so­lo cin­co sol­da­dos. La cul­tu­ra de los hi­dal­gos, el ho­nor, la hom­bría, la ne­ce­si­dad de de­mos­trar el co­ra­je per­so­nal, apun­ta Crow­ley, tam­bién in­flu­yó en la des­me­su­ra de la con­quis­ta por­tu­gue­sa y eso sí lo com­par­tían con los es­pa­ño­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.