“Soy un po­co ‘dra­ma queen”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Es­ta mu­jer de 34 años es una ce­le­bri­dad pa­ra el mi­llón de mu­je­res que han com­pra­do sus li­bros so­bre­mu­je­res jó­ve­nes y sus cir­cuns­tan­cias, val­gan las re­dun­dan­cias. In­fluen­cers, be­ca­rias, ami­gas, ad­ver­sa­rias. No­vios, ex, ro­llos, cuer­nos. Brun­ches, af­ter­works, Spo­tify, You­tu­be. Pa­sio­nes y pa­so­tes. O sea, lo de siem­pre pe­ro mi­llen­nial. Con ta­les re­fe­ren­cias, es­pe­ra una vér­se­las con una de esas mo­der­nas de li­bro, per­dón, Ins­ta­gram, que te per­do­nan tus ca­nas de­ma­la ma­ne­ra. Pe­ro no, quien se pre­sen­ta en su edi­to­rial es, o lo pa­re­ce, una chica de mo­da­les ex­qui­si­tos, ge­nui­na sim­pa­tía y un pun­ti­to de con­ven­cio­na­lí­si­ma co­rrec­ción po­lí­ti­ca y de la otra aso­mán­do­le ba­jo el tin­te ver­de lo­ro.

No te­nía el gus­to de co­no­cer­la. Pe­ro mi hi­ja ha de­vo­ra­do sus to­chos y que­ría dar­le las gra­cias.

No, no. Gra­cias a ella por dar­me la opor­tu­ni­dad. Es cier­to que ten­go lec­to­ras muy jó­ve­nes, pe­ro tam­bién que a ve­ces, al ver tan­tas pá­gi­nas, se me echan pa­ra atrás. ¿Qué les da, si pue­de sa­ber­se? Pue­de que ha­ya vis­to per­so­na­jes, pa­la­bras, si­tua­cio­nes que tie­ne al­re­de­dor, que co­no­ce, y se ha­ya sen­ti­do iden­ti­fi­ca­da. Es­pe­ro ha­ber­le ro­ba­do un par de car­ca­ja­das y al­gu­na ho­ra de sue­ño le­yén­do­me. Mi ob­je­ti­vo es en­tre­te­ner. Pues di­ce que es un dra­món. Tam­bién. Me gus­ta dar­les ma­la vi­da a los per­so­na­jes y que su­den la go­ta gor­da, por­que la vi­da tam­bié­nes así. Si nohay­con­flic­to, no hay his­to­ria. Ade­más, yo tam­bién soy un po­qui­to dra­ma queen.

Rup­tu­ras, cri­sis de ima­gen, trai­cio­nes de ami­gas. Sus dra­mas son muy del pri­mer mun­do.

El dra­ma es có­mo se lo to­man los per­so­na­jes: a la tre­men­da. Es­ta­mos en una si­tua­ción pri­vi­le­gia­da y los dra­mi­tas se mag­ni­fi­can. Creo que nos gus­ta re­go­dear­nos y aho­gar­nos en un va­so de agua. ¿Es­ta­mos har­tos de pan ywi­fi? Sí, pe­ro creo que no es­ta­mos tan har­tos. Lo he­mos in­cor­po­ra­do de for­ma tan na­tu­ral, que ya no po­dría­mos vi­vir sin pan y wi­fi. ¿Us­ted no po­dría? Soy adic­ta al­mó­vil, lo con­fie­so. Lo pri­me­ro que ha­go al le­van­tar­me es mi­rar­lo. He in­ten­ta­do ha­cer des­co­ne­xión di­gi­tal y no he aguan­ta­do ni 12 ho­ras. Una pe­na.

Es ma­yor que sus per­so­na­jes. A es­te pa­so, po­dría ser su­ma­dre.

Cla­ro. Yo voy cre­cien­do; mis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.