Oba­ma se lan­za al res­ca­te de su par­ti­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Mo­vi­li­za­ción

Ha­ce ape­nas cua­tro años, en las an­te­rio­res elec­cio­nes de me­dio man­da­to, Ba­rack Oba­ma era un las­tre pa­ra mu­chos can­di­da­tos de­mó­cra­tas, que evi­ta­ban apa­re­cer con él en pú­bli­co. Iró­ni­ca­men­te, en 2018, el ex­man­da­ta­rio, quien ayer ce­le­bró el dé­ci­mo aniver­sa­rio de su pri­me­ra vic­to­ria elec­to­ral, es­tá más so­li­ci­ta­do que nun­ca: es el me­jor ac­ti­vo de los de­mó­cra­tas pa­ra ha­cer­se, en los re­ñi­dos co­mi­cios de ma­ña­na, con el con­trol del Con­gre­so e in­fli­gir la pri­me­ra gran de­rro­ta po­lí­ti­ca a su su­ce­sor, Do­nald Trump.

“En las úl­ti­mas se­ma­nas ha ha­bi­do con­ti­nuos in­ten­tos de di­vi­dir­nos con una re­tó­ri­ca di­se­ña­da pa­ra en­fa­dar­nos y asus­tar­nos, con imá­ge­nes pa­ra ex­plo­tar nues­tra his­to­ria de di­vi­sión ra­cial y ét­ni­ca, pa­ra co­lo­car­nos en con­tra del otro”, ad­vir­tió el vier­nes en un mi­tin en Atlan­ta en el que fue muy du­ro con el re­pu­bli­cano. “Pue­de que sean las elec­cio­nes más im­por­tan­tes de nues­tra vi­da”, aña­dió.

Sal­vo en con­ta­das ex­cep­cio­nes, Oba­ma man­tu­vo un es­cru­pu­lo­so si­len­cio en el pri­mer año y me­dio de pre­si­den­cia de su su­ce­sor. Era el ob­je­ti­vo que se ha­bía mar­ca­do al aban­do­nar la Ca­sa Blan­ca, si­guien­do el ejem­plo de su pre­de­ce­sor, Geor­ge W. Bush. El 7 de sep­tiem­bre, di­jo bas­ta. En un cal­cu­la­do dis­cur­so uni­ver­si­ta­rio, arre­me­tió con­tra el man­da­ta­rio, a quien, lla­mán­do­le por su nom­bre, ca­li­fi­có de “ame­na­za pa­ra nues­tra de­mo­cra­cia” y cri­ti­có un sin­fín de asun­tos: su con­ni­ven­cia con Ru­sia, su equi­dis­tan­cia con la vio­len­cia de neo­na­zis, sus ata­ques cons­tan­tes a la in­de­pen­den­cia ju­di­cial...

El dis­cur­so mar­có el ini­cio de dos me­ses de cam­pa­ña elec­to­ral. El ex­pre­si­den­te se ha vol­ca­do en las le­gis­la­ti­vas a pe­ti­ción de su par­ti­do, to­da­vía en una fa­se de in­tros­pec­ción tras la de­rro­ta en em­pre­sa Bi­text. Los co­ches sin con­duc­tor, por ejem­plo, lle­van cir­cu­lan­do por aquí tres años. De pron­to, es­ta ar­ca­dia fi­lo­só­fi­ca de crea­do­res del fu­tu­ro se ha vis­to ba­jo la lu­pa por su in­fluen­cia po­lí­ti­ca. Es­tá obli­ga­da a ocu­par­se del pre­sen­te.

La web es­pe­cia­li­za­da Re­co­de ha­cía un re­cuen­to en agos­to de los mi­llo­na­rios de Si­li­con Va­lley que han de­ci­di­do po­ner su di­ne­ro en ayu­dar a los de­mó­cra­tas. Al­gu­nos in­ver­so­res que en el pa­sa­do no se sen­tían con­cer­ni­dos por la po­lí­ti­ca del país han cam­bia­do su ac­ti­tud a par­tir de la elec­ción de Trump. Ron Con­way, fun­da­dor las pre­si­den­cia­les de 2016, y ca­ren­te de un lí­der y un dis­cur­so co­mu­nes que sir­van de con­tra­pe­so a la fi­gu­ra om­ni­pre­sen­te y ex­plo­si­va de Trump.

Oba­ma se ha man­te­ni­do fiel a su ADN po­lí­ti­co. Re­pi­te el men­sa- del fon­do SV An­gel, ha­bía gas­ta­do ya un mi­llón de dó­la­res en­ton­ces. Reid Hoff­man, co­fun­da­dor de Lin­ke­dIn, cua­tro mi­llo­nes. De­vin Pa­rekh, de In­sight Ven­tu­re Part­ners, mon­tó un fon­do con otros so­cios pa­ra in­fluir en de­ce­nas de ba­ta­llas por el Con­gre­so.

Otro análisis, es­te de la re­vis­ta Wi­red, mos­tra­ba el mes pa­sa­do có­mo tam­bién los em­plea­dos de Si­li­con Va­lley es­tán po­nien­do di­ne­ro de su bol­si­llo. Los tra­ba­ja­do­res de Ama­zon, Ap­ple, Facebook, Goo­gle y Mi­cro­soft han do­na­do 15 mi­llo­nes de dó­la­res. So­lo el 1% fue pa­ra can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos.

El de­ba­te so­bre la in­mi­gra­ción, por ejem­plo, es inexis­ten­te en es­te lu­gar. El 34% de la po­bla­ción de Pa­lo Al­to ha na­ci­do fue­ra de EE UU (la me­dia na­cio­nal es je de op­ti­mis­mo que le con­vir­tió en 2008 en el pri­mer pre­si­den­te ne­gro del país. Y ha re­cha­za­do “lu­char con­tra el fue­go con fue­go” ba­jo la pre­mi­sa de que una re­tó­ri­ca ci­vi­li­za­da y fac­tual es la me­jor re­ce­ta con­tra el po­pu­lis­mo di­vi­si- vo del re­pu­bli­cano. En Atlan­ta, aler­tó del in­ten­to de Trump de des­man­te­lar su re­for­ma sa­ni­ta­ria, em­ble­ma de­mó­cra­ta aho­ra, y cri­ti­có la re­ba­ja fis­cal re­pu­bli­ca­na, que be­ne­fi­cia so­bre to­do a los más ri­cos, la de­mo­ni­za­ción de la in­mi­gra­ción y la des­re­gu­la­ción me­dioam­bien­tal. El ob­je­ti­vo de Oba­ma es que los de­mó­cra­tas lo­gren mo­vi­li­zar a la mis­ma coa­li­ción de vo­tan­tes jó­ve­nes, ur­ba­nos y de­mi­no­rías ra­cia­les que hu­bo de­trás de sus vic­to­rias en las pre­si­den­cia­les de 2008 y 2012, pe­ro que en 2016 res­pal­da­ron me­nos a Clin­ton, lo que re­sul­tó de­ter­mi­nan­te pa­ra su de­rro­ta.

“Las con­se­cuen­cias de que­dar­nos [ma­ña­na] en ca­sa son pro­fun­das”, pro­cla­mó en el ac­to en la ca­pi­tal de Geor­gia en apo­yo de Sta­cey Abrams, que pue­de con­ver­tir­se en la pri­me­ra go­ber­na­do­ra ne­gra de EE UU. Ese día es­tu­vo en Flo­ri­da. Ayer, en In­dia­na.

Co­mo mu­chos pre­si­den­tes, cuan­do Oba­ma es­ta­ba en el po­der, su par­ti­do per­dió en las elec­cio­nes de me­dio man­da­to. Ma­ña­na se sa­brá si le ocu­rre tam­bién a un Trump que igual­men­te se ha vol­ca­do en la cam­pa­ña. 13%). “La pri­me­ra res­tric­ción que pu­so Trump fue­ron los vi­sa­dos (H1-B, los más uti­li­za­dos pa­ra traer in­ge­nie­ros)”, di­ce Ji­mé­nez. “Ima­gi­na lo que su­po­ne pa­ra Facebook o Goo­gle”.

“No creo que las elec­cio­nes afec­ten real­men­te a la gen­te de aquí. Seguirá ha­bien­do el mis­mo tra­ba­jo y el­mis­mo di­ne­ro”, ase­gu­ra­ba Va­léry A., una fran­ce­sa que lle­va 20 años en Ca­li­for­nia, al vo­tar el pa­sa­do mar­tes por­que la si­tua­ción na­cio­nal le “da mie­do”.

Ji­mé­nez cree que “Trump ha si­do ne­ce­sa­rio pa­ra mo­ti­var el cam­bio” en Si­li­con Va­lley. “Es­tos gol­pes de reali­dad son bue­nos pa­ra dar­te cuen­ta de que no to­do el mun­do vi­ve en tu nu­be. Exis­te otro Es­ta­dos Uni­dos que tam­bién vo­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.